• Las pensiones del futuro se deben defender en las calles prontamente.

Marcela Ramírez Aguilar, coordinadora de la regional 15 de APSE

La siguiente nota se basa en la exposición sobre la reforma al régimen de Invalidez, Vejez y Muerte por Marta Rodríguez en el Consejo Nacional del 5 de junio. Ella es la representante de la clase trabajadora en la junta directiva de la CCSS, y es miembro del sindicato Unión de Empleados de la CCSS (UNDECA).

El déficit de la CCSS por la atención a la pandemia es de 375 mil millones de colones. La atención al Covid-19 ha afectado finanzas de la CCSS. Además hay un déficit en pensiones por bajar la tasa mínima contributiva. El gobierno tiene una deuda de más de dos billones de colones. Hay desconfianza en el sectores de trabajadores en los estudios actuariales presentados por la Junta Directiva de la CCSS porque siempre están mal realizados.

Parte del contexto que comentó Marta Rodríguez consiste en que 40% de la población nacional no tiene acceso a pensión. Las pensiones del régimen no contributivo son de 80 mil colones, “accesibles” solo para personas en extrema pobreza, es decir que no tengan posibilidades para comer. Muchas personas trabajadoras no logran aportar el monto mínimo de pensión. Ella plantea que sí es necesario reformar las pensiones para favorecer a las personas trabajadoras.

Los partidos responsables de las contra reformas en la CCSS son el Partido Liberación Nacional, el Partido Unidad Social Cristiana y el Partido Acción Ciudadana. El gobierno del expresidente Oscar Arias disminuyó los aportes del Estado. Por su parte el de Miguel Ángel Rodríguez aceleró la privatización de CCSS. Las administraciones del PAC no han saldado la deuda estatal con la institución. Estos tres partidos han causado un gran daño a la CCSS.

Reforma al IVM para perjudicar a las y los trabajadores

Las afectaciones de la reforma planteada se enmarcan en subir la edad de retiro hasta los 65 años (los hombres deberían trabajar 3 años más y las mujeres 5 años más), disminución del monto que reciben las personas por la pensión que han cotizado durante su vida laboral en un 15% según cálculo de UNDECA, y menos beneficios. Además, se prohíbe la edad anticipada para pensionarse (lo cual en este momento es posible con muchos requisitos).

Los organismos imperialistas como la OCDE y el FMI (que con orgullo el gobierno costarricense ha entablado relaciones, de hecho en el primero Costa Rica recientemente ingresó) plantean que hay que precarizar las pensiones en todo el mundo.

La reforma también plantea la inversión de pensiones en obra pública, es decir, pasar la plata de regímenes de pensiones a instituciones privadas que comercian con aportes de pensiones en mecanismos de inversión en obra pública. Externo este comentario a título personal para la reflexión, ¿qué hubiera pasado si parte del fondo de pensiones del IVM se hubiera invertido en la trocha fronteriza? La trocha nunca se construyó y el Estado no ha cumplido en judicializar a los irresponsables de tal estafa.

La reforma actual está planteada por hombres y afecta especialmente a las mujeres, que por lo general ganan menos que los hombres. En instituciones públicas por lo general los puestos más altos están en manos de hombres. Estadísticamente, en el sector privado se le paga hasta 27% menos a mujeres que hombres, en igualdad de condiciones. Las mujeres aportan hasta 23% por trabajo doméstico y cuido de infantes y adultos mayores no valorado en los sistemas de pensiones. Los embarazos y enfermedades relacionas hacen que las mujeres coticen menos que hombres.

El gobierno dice que el Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP) va a suplir las necesidades de pensiones pero todos sabemos las dificultades para que la gente tenga acceso a su fondo de ROP. No hay representantes de la clase trabajadora en las operadoras de ROP, por lo que el sector queda sin nadie que defienda sus intereses y necesidades en este aspecto.

En resumen, esta reforma viene a afectar a las y los trabajadores y no viene a resolver los problemas de las pensiones de este país. Como ejemplo, muchísimas personas que en el 2050 no van a tener pensión que responde a ese 40% de personas que actualmente no cotiza a ningún régimen de pensiones. Las personas trabajadoras debemos oponernos a esta reforma que de aprobarse afectaría el principal régimen de pensiones del país.

En el magisterio nacional un gran sector cotiza al régimen de la Junta de Pensiones del Magisterio (JUPEMA), sin embargo, Henry Porras del Departamento de Pensiones de APSE indicó que hay una población grande del magisterio que cotiza en el régimen del IVM. Son personas que empezaron a laborar en puestos administrativos del 2005 al 2009 o que en el 95 decidieron pasarse al IVM. Algunas otras personas ingresaron a laborar en el magisterio con más de 55 años que estuvieron en el sector privado o el estado, sobretodo en puestos administrativos.

Como Marta Rodríguez mencionó cuando se resfría el IVM también se resfrían los demás regímenes de pensiones. Personalmente considero que como magisterio debemos movilizarnos contra la reforma al IVM, ya sea que coticemos al IVM o la CCSS.

La presidenta de APSE, Zaray Esquivel comenta que el movimiento sindical realizará una campaña con estos temas y que APSE participa en el Foro Mario Devandas para valorar las propuestas sobre reformas a la CCSS. APSE está por la defensa de la CCSS. Se recomienda ver el programa “Desde la Otra Acera” en APSE Informa de la semana pasada que trata sobre los ataques a las pensiones.

En el consejo se votó una moción para que APSE inicie una campaña en contra de la reforma del IVM por ser regresiva con la clases trabajadora.

Cierro con las siguientes líneas a modo de conclusión. Es claro que el gobierno y los organismos imperialistas quieren precarizar las pensiones en el mundo entero pasándole la factura a las y los trabajadores. No es casualidad que la Junta Directiva de la CCSS y el gobierno estén planteando una reforma regresiva del IVM sobre la clase trabajadora en este momento pandémico en que nos han planteado quedarnos en casa a menos que sea necesario. Por eso la clase trabajadora debemos presionar en las calles para defender y mejorar los sistemas de pensiones. Como mencionó Marta Rodríguez, “este es un asunto de presión de las y los trabajadores.

En este momento, la gente del sector público y privado debemos unirnos como lo que somos: gente que dependemos del salario para sobrevivir. Los sindicatos deben convocar a movilizaciones unificadas para defender hoy las pensiones del futuro. Las campañas en redes deben servir para informar y motivar a la población trabajadora para defender las pensiones en las calles. Así lo han hecho miles de personas en muchos países del mundo ante los ataques a las pensiones y la calidad de vida que en algunos años o décadas tendremos las personas que hemos cotizado décadas para nuestra jubilación.

¡Exijamos que los grandes evasores paguen impuestos de manera justa para que no precaricen las pensiones!

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre