La “recuperación del empleo” excluye a las mujeres

La mitad de todas las personas que no regresaron a la fuerza de trabajo son mujeres que debieron atender labores domésticas y de cuido.

0
8
14/10/2020 EMBARGADO PARA NACIONALES HASTA EL DOMINGO 18 DE OCTUBRE. San José, bulevar de la avenida central. Vendedores ambulantes y personas que cotidianamente se instalan en las calles y avenidas de la capital se exponen todos los días al contagio de covid-19. La difícil situación económica, admiten algunos de ellos, los obliga a "jugársela" para tratar de llevar algo a casa. Foto: Rafael Pacheco

La Encuesta Continua de Empleo del Inec reportó un desempleo de 11,8% para el trimestre de mayo a julio, esto representa unas 296 mil personas, de las cuales 144 mil son hombres (tasa de 9,7%) y 151 mil mujeres (15%). De esta forma la tasa aumenta 0,1 p.p. con respecto al anterior reporte y se estabiliza en el nivel previo a la pandemia cuando se estimaba en 12,2% (febrero 2020).

La fuerza de trabajo aumenta ligeramente a 2,49 millones de personas mayores de 15 años (1,49 millones de hombres y 1 millón de mujeres). La población ocupada se calcula en 53% (2,20 millones), de los cuales 1,34 millones son hombres y 854 mil son mujeres. Esta cifra es menor en 20 mil personas a la registrada en febrero del 2020 cuando eran 2,22 millones (y una tasa de 56,1%).

La tasa de participación laboral se coloca en 60,1%, manteniéndose estable con respecto al trimestre anterior, pero 4,1 p.p. menor al del 2020. Se refleja la gran disparidad por género, ya que, mientras en los hombres la cifra es de 71,6%, para las mujeres es de apenas 48,5%, evidenciando la exclusión de estas. El subempleo disminuye al pasar de 9,4% en el trimestre anterior a 9% en julio. Para esta medición el empleo informal alcanza a 944 mil personas, de las cuales 564 mil son hombres y 380 mil mujeres, estas reflejan un aumento interanual de 58 mil personas.

A pesar de que los indicadores porcentuales muestran una mejora, lo cierto es que en términos absolutos el mercado laboral aún se encuentra comprimido con respecto a inicios del 2020. En esos dos años y medio 200 mil personas abandonaron la fuerza de trabajo y no se han reincorporado (pasando de 1.435.000 a 1.638.000).

De acuerdo con análisis del economista Andrés Fernández de esas personas 85 mil son mayores de 65 años, por lo que se puede suponer que se jubilaron. Las restantes 115 mil personas se dividen en 77 mil mujeres y 38 mil hombres. Finalmente concluye que la mitad de todas las personas que no regresaron a la fuerza de trabajo son “mujeres adultas que debieron abandonar la búsqueda de empleo o sus trabajos activos para atender obligaciones en sus hogares, como el cuido de personas dependientes”.

En lo que los sectores empresariales llaman la “nueva normalidad” una gran cantidad de personas son excluidas del acceso al empleo y empujadas a aceptar las condiciones de precarización que representa la informalidad. Mientras tanto, el gobierno con sus medidas de “reactivación económica” únicamente asegura la continuación de las ganancias empresariales a costa del empobrecimiento y el ajuste de los sectores trabajadores y populares.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí