Figueres metería (formalmente) a las iglesias en Casa Presidencial e intervendría el MEP ante la “colonización de la ideología de género”

0
18

 

  • Esto hace parte de la continuidad en la avanzada conservadora y ajustadora que tiene como uno de sus sostenes al fundamentalismo religioso.

Johan Madriz

José María Figueres se reunió hace algunos días con la junta directiva de la Alianza Evangélica Costarricense (AEC) en su búsqueda de apoyos de cara a la segunda vuelta electoral en abril. En dicha reunión Figueres aseguró que abrirá una oficina en Casa Presidencial para “facilitar programas espirituales y sociales de las iglesias”. Con esto se formalizaría la injerencia de las iglesias en las políticas públicas, intervención que ya sucede, pero guardando las apariencias.

El candidato presidencial aseguró que “vamos a establecer una oficina para asuntos de la fe, una oficina de enlace para asuntos de la fe, en donde, al más alto nivel político, se podrá mantener una coordinación, una comunicación constante y podamos, como gobierno, intervenir cuando vemos que hay instituciones en el sector público que no están facilitando o que, más bien, están dificultando lo que tiene que ver con la vida espiritual, con las congregaciones, con las reuniones”.

Tan solo dos días después de la histórica marcha del 8M Figueres aseguró en una entrevista realizada en una emisora cristiana que la “ideología de género colonizó la educación costarricense”. Este termino acuñado por la derecha conservadora es un eufemismo para ocultar su agenda contra las mujeres y la comunidad LGBTI+. Al respecto dejó en claro que las conquistas educativas, como por ejemplo la educación sexual (a pesar de las críticas que se le puedan tener), van a ser atacadas en un eventual gobierno suyo: “Pastor, he sido muy claro en decir que la primera institución que vamos a intervenir es el Ministerio de Educación, porque es un ministerio que hoy no está cumpliendo con el objetivo que las y los costarricenses queremos que cumpla en términos de valores, en término de enseñanza”.

Además, les aseguró que tendrán privilegios materiales con la banca como ningún otro sector tiene. “Le menciono otro campo, pastor, que me preocupa: muchos pastores para agrandar sus templos solicitaron préstamos, se vino la pandemia, no se pudo congregar la comunidad, se cayó el diezmo y hoy están en problemas con los bancos y tengo entendido que hay bancos que dicen, ‘bueno, la garantía es el templo, lo vamos a tomar’. Eso no puede ser, y si es con bancos del Estado lo vamos a parar”.

Estos anuncios hacen parte de una avanzada conservadora y ajustadora que tiene como uno de sus sostenes al fundamentalismo religioso. La AEC es una organización que aglutina a un gran número de iglesias y medios de comunicación que tienen una gran influencia política. En las elecciones de 2018 públicamente utilizaron su palestra religiosa a nivel nacional para nutrir la campaña de Restauración Nacional y su candidato Fabricio Alvarado, logrando colocarlo en el primer lugar de la primera vuelta con un discurso conservador de odio y discriminación. Posteriormente perdieron el balotaje, pero lograron colocar una fuerte bancada legislativa.

En esta campaña se abstuvieron de realizar algún llamado público para votar a alguna candidatura, lo que no implica en el ámbito privado no lo hayan hecho. Lo cierto es que el auge del neopentecostalismo surge de sus entrañas y ahora con Nueva Republica en la Asamblea Legislativa darán continuidad a su línea ultraconservadora y antiderechos. El PLN profundiza la relación simbiótica con las iglesias que, en el ámbito legislativo, le ha significado una alianza para atacar los derechos de las mujeres y la diversidad, impulsando e imponiendo ajustes contra los sectores trabajadores.

Figueres no es una opción para las mujeres, la juventud y la clase obrera, como tampoco lo es Rodrigo Chaves. Ambos son continuadores de los planes de ajuste esgrimidos bajo el amparo del FMI y completamente conservadores. Hay que luchar por el Estado laico en el país para sacar a las iglesias del gobierno y de las decisiones políticas, además, hay que salir a las calles contra los ataques del gobierno y el FMI para que sean las grandes empresas y fortunas las que paguen la crisis.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí