En el país se le regalan ₵40 mil millones anuales a los importadores de agrotóxicos

Con exoneraciones y atención medica el Estado financia el negocio de los agrotóxicos.

0
17

El estudio Uso Aparente de Plaguicidas en la Agricultura de Costa Rica del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) da cuentas del altísimo costo monetario para el país por el uso de cientos de agrotóxicos que son altamente perjudiciales para la salud y el ambiente. Anualmente se gastan ₵40,2 mil millones por exoneraciones a la importación de pesticidas y fertilizantes y por los gastos médicos derivados de la atención de las intoxicaciones.

Las exoneraciones a los plaguicidas implican el no pago de impuestos por entre $22 y $27 millones y si se incluyen los fertilizantes la cifra sube a $50 millones. Si bien es cierto los fertilizantes y otros compuestos son necesarios dentro del modelo de agricultura intensiva, el hecho es que las exoneraciones benefician principalmente a los empresarios importadores y no al sector agricultor.

Además, hay que tener en consideración qué tipo de sustancias son las que están aprobadas y se fomentan. Esto esta relacionado con el otro componente del calculo del PNUD que son los costos asociados a la atención de las intoxicaciones agudas, que ascienden a $9 millones. Ese monto no contempla todo el gasto relativo a las enfermedades producidas por la exposición sostenida a esos químicos, como el cáncer o las alergias.

La mayoría de los plaguicidas utilizados en el país son de alta peligrosidad y una buena parte están prohibidos en otros países. “Se mantienen en el mercado 1884 plaguicidas con más de 10 años de haber sido registrados y hasta con 37 años con los plazos de registro vencidos o que nunca han tenido establecida una fecha de vencimiento”.

El 93% de estas sustancias son altamente peligrosas: hay 80 ingredientes activos asociados a efectos agudos para los seres humanos, 58 ligados a diferentes tipos de cáncer y 95 relacionados a otros efectos adversos para salud. Además, se usan 119 moléculas que generan afectaciones ambientales graves.

El uso de estos químicos es desproporcionado en las actividades agrícolas. Costa Rica tiene una las tasas de uso más altas del mundo con 34,45 kg de ingrediente activo por hectárea por año. Análisis de residuos en vegetales para consumo humano realizados por el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) determinaron que el 13% no cumplió los niveles permitidos por la normativa, es decir, mostraban concentraciones altas de estos químicos, además, solo un 36% no mostró ningún residuo.

Esto hace parte del capitalismo agroproductor que explota la naturaleza y a los trabajadores y trabajadoras en grandes monocultivos que agotan los minerales de la tierra y desequilibran completamente los ecosistemas, por lo que utilizan grandes cantidades de agrotóxicos para mantener y mejorar los rendimientos en pro, únicamente, de la generación de ganancias. Por esto, es necesario un modelo productivo y de relación con la naturaleza diferente, que en el marco del capitalismo es imposible, la única opción es anticapitalista y ecologista.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí