El voto (in)útil: a propósito de una publicación de Monserrat Sagot

0
14

 

  • En el voto útil se resigna a votar por la candidatura del “mal menor” sin reparar en el programa que sostiene y sus posibles implicaciones para las enormes mayorías explotadas y oprimidas.

Víctor Artavia

El pasado 16 de febrero, la reconocida socióloga Monserrat Sagot publicó una imagen en su perfil de Facebook, donde calificó el voto nulo por parte de la izquierda como una forma de “protesta nula”. En la imagen en cuestión –que en realidad es una frase de la antropóloga mexicana Marta Lamas- también se responsabiliza a la izquierda que anula el voto por el futuro del país, pues eso deja el camino libre a la derecha que vota para definir quién ocupará la presidencia.

Aunque no lo dice explícitamente, la publicación alude al contexto electoral para la segunda ronda, pues desde diferentes sectores de la izquierda –entre esos el NPS- llamamos a votar nulo, dado que, en caso de resultar electo Figueres o Chaves, ambos proseguirán con las medidas de ajuste fiscal y el acuerdo con el FMI, con efectos perjudiciales para la clase trabajadora, las mujeres y la juventud.

En vista de lo anterior, queremos debatir con el contenido de la publicación de Monserrat Sagot, sobre todo porque es una figura reconocido por su larga trayectoria académica. A continuación, apuntamos algunas valoraciones generales y específicas sobre el voto (in)útil, además de reiterar nuestro llamado a votar nulo en esta ocasión.

  1. El voto es táctico y, en razón de eso, es factible el voto crítico (o ultra-crítico) por una candidatura burguesa o reformista bajo condiciones excepcionales, particularmente cuando se trata de frenar el ascenso -o propiciar la caída- de gobiernos autoritarios que atentan contra las libertades democráticas elementales; en ese sentido, el voto crítico es válido para preservar los espacios mínimos de organización y lucha para los sectores trabajadores y movimientos sociales.
  2. Para explicarnos mejor, veamos algunos casos a nivel internacional que ilustran eso. Por ejemplo, desde la corriente internacional Socialismo o Barbarie -SoB, de la cual el NPS hace parte- llamamos a votar contra Bolsonaro y Kast en la segunda ronda de las elecciones de Brasil y Chile respectivamente, debido a sus posturas abiertamente neofascistas, sus fuertes vínculos con sectores de ultraderecha en las fuerzas armadas y el peligro real de que instauraran regímenes autoritarios de ultra-derecha. Una postura similar sostuvimos para las elecciones en Honduras, donde llamamos a votar críticamente por Xiomara Castro de Libre para derrotar al régimen dictatorial y corrupto que surgió tras el golpe militar de 2009, producto del cual fueron asesinadas cientos de personas luchadoras.
  3. Pero que el voto sea táctico no equivale a un “cheque en blanco” para que, en cada proceso electoral –particularmente cuando hay segunda ronda-, se caiga en el juego de llamar a votar por el “menos malo” a partir de una agenda de intereses parciales (gremiales, por género u orientación sexual, etc.). Esa es la lógica subyacente en el voto útil que, atrapado en los marcos de la institucionalidad democrático-burguesa, se resigna a votar por la candidatura del “mal menor” en ese momento, sin reparar en el programa que sostiene y sus posibles implicaciones para las enormes mayorías explotadas y oprimidas.
  4. Eso fue lo que sucedió en la elección anterior, en ese caso bajo el argumento de frenar el ascenso del fundamentalismo encarnado en la figura de Fabricio Alvarado. Con el nombre de la “revolución de las crayolas” se llamó a votar masivamente por Carlos Alvarado del PAC y, peor aún, se romantizó ese movimiento como una muestra de unidad nacional en pro de los derechos humanos y la democracia.
  5. El resultado de esa táctica fue el desastroso gobierno de Carlos Alvarado, el cual podemos describir así: a) un presidente que gobernó en alianza directa con el gran capital; b) aprobó un plan fiscal regresivo que empobreció aún más a los sectores populares e instauró la “regla fiscal” para recortar automáticamente el presupuesto y congelar salarios en el sector público; c) reprimió fuertemente los principales movimientos de protesta, sentando las condiciones para la aprobación de la antidemocrática “ley anti-huelgas”, la cual en los hechos cercenó el derecho a huelga; d) durante su mandato el movimiento de mujeres tuvo que luchar para conquistar la norma técnica y contra la impunidad en casos de femicidios en el sistema judicial; por último, sometió al país a un acuerdo con el FMI, con la consecuente profundización del ajuste contra los sectores trabajadores y explotados del país.
  6. En suma, el voto útil por el PAC en las pasadas elecciones, dio paso a la profundización de la agenda neoliberal, un fortalecimiento de las medidas represivas contra la lucha social y una contrarreforma contra el derecho a huelga. Sería oportuno que, todos los sectores políticos y figuras académicas que promovieron la “Coalición Costa Rica”, hicieran un balance de su voto útil por el PAC, pero evitan esa discusión incómoda para no hacerse cargo de sus orientaciones y, en vez de eso, les resulta más cómodo atacar a los sectores de izquierda que llamamos a votar nulo.
  7. De cara a esta segunda ronda, algunas figuras académicas y de activistas del movimiento de mujeres, plantean –abiertamente o de forma tácita- votar por Figueres para evitar que triunfe el acosador sexual de Chaves. Sin duda alguna, nos repugna la posibilidad de que un depredador sexual asuma el poder, pero también que lo haga un personaje que se fugó del país para no afrontar las acusaciones de corrupción. Asimismo, ambos concuerdan en proseguir con el ajuste contra la clase trabajadora –con efectos muy nocivos para las mujeres y la juventud- y, a pesar de sus matices, ninguna plantea romper con el FMI (Chaves llama a “renegociar” el acuerdo, la misma línea del FA).
  8. En las últimas semanas, se sumó la denuncia a Chaves por sus poses autoritarias y “anti-sistémicas”, particularmente por sus ataques a ciertos sectores de la prensa y denuncias al TSE. A partir de eso, algunos sectores plantean que, un eventual gobierno de Chaves, representaría un peligro para el “Estado social de derecho” (bastante maltrecho por la regla fiscal del PAC, pero de eso nada dicen), por lo cual es preferible votar por el PLN porque se adapta a las “reglas del juego” democrático (algo absurdo cuando su candidato estuvo prófugo y, durante su gobierno, les reventó la cabeza a docentes durante la huelga de 1995).
  9. Diferimos totalmente de eso. Chaves no cuenta con un movimiento de masas para tratar de romper el orden institucional –al estilo Bolsonaro con bandas neofascistas o milicias armadas-; ni siquiera contará con el control de la Asamblea Legislativa, pues su partido es la segunda minoría (no tiene estructura de base en realidad) y eso bloquea las opciones de operar un giro autoritario al estilo Bukele en El Salvador. Además, ninguna de sus propuestas apunta a desbordar por la derecha la institucionalidad y, a lo sumo, sostiene que convocará a referéndums para dirimir temas complejos. Chaves es un tecnócrata neoliberal formado en las oficinas del Banco Mundial y dentro de los parámetros del “Consenso de Washington”, carente de experiencia política y, por ende, con el “tacto de un elefante en un bazar”. Un gobierno suyo tendrá muchos rasgos comunes con Carlos Alvarado, cuya presidencia justificó sus medidas económicas de forma tecnocrática –en lo cual subyace una lógica autoritaria, al estilo de la regla fiscal-.
  10. Por lo anterior, gane Figueres o Chaves, el próximo gobierno va aplicar un ajuste brutal contra la clase trabajadora, las mujeres y la juventud, aprovechándose de los retrocesos del movimiento sindical y social durante estos ocho años de gestión del PAC. Ante eso, desde el NPS llamamos a votar nulo y preparar la lucha contra el acuerdo con el FMI; en la coyuntura actual es fundamental reconstituir los espacios de organización y lucha dentro del movimiento sindical, estudiantil y social en general, para impulsar las luchas contra los ataques que impulsará el próximo gobierno.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí