• Los psiquiatras también deben funcionar de manera dinámica y trascender de los psicofármacos como única opción para asegurar la buena recuperación del afectado.
  • La patología mental tiene una naturaleza de origen mixto que exige la capacidad de englobar el significado de salud mental.
Publicamos un artículo de opinión enviado por uno de nuestros lectores sobre el tema de salud mental y la atención psiquiátrica, muy adecuado en medio de una pandemia que ha agudizado los problemas de la salud mental. El autor es estudiante de medicina en la Universidad de Costa Rica. La foto de ilustración del artículo es de Gabriela Téllez.
José Daniel Cascante Calderón
Si bien la calidad de consultas que ofrecen algunos psiquiatras es dudosa, en realidad los psicofármacos han demostrado ser eficaces en el tratamiento de distintos problemas mentales. Únicamente que los médicos especialistas en esta área muchas veces no toman en cuenta datos esenciales del paciente como su estilo de vida u otros medios alternativos de recuperación más allá de los psicofármacos. Algunos sobremedican sin necesidad provocando disfunciones importantes en el diario vivir y otros tornan crónicos tratamientos farmacológicos que en realidad pudieron ser puntuales.
Por ejemplo, son comunes los casos de personas con trastornos de personalidad que toman una extensa cantidad de fármacos en dosis elevadas, cuando si bien se tratan síntomas asociados al trastorno como la depresión o la ansiedad, estas condiciones psicológicas tienen en realidad un centro más psicosocial que clínico. Por ello los psiquiatras también deben funcionar de manera dinámica y trascender de los psicofármacos como única opción para asegurar la buena recuperación del afectado.
Podemos contemplar también las limitaciones de tiempo que tienen los profesionales en psiquiatría dentro de los hospitales centrales y periféricos, pues la duración de la consulta por paciente no debe exceder los 15 minutos. Sin embargo, en hospitales especializados en psiquiatría y en consulta privada esta falta de dinamismo también suele ocurrir. Muchos médicos psiquiatras se enfocan en rellenar recetas farmacológicas y prestan poca atención en ofrecer una psicoeducación y una terapia no medicamentosa a su paciente. Sin saber (¿o sí?) que esto es fundamental.
La patología mental tiene una naturaleza de origen mixto que exige por parte del psiquiatra la capacidad de, no sólo recetar medicamentos para controlar algunos síntomas de origen bioquímico que resultan desagradables para el paciente, sino también la capacidad de que este englobe ampliamente el significado de salud mental y tenga en cuenta que su consultorio también puede ser un espacio de psicoeducación, de valoración integral de las emociones, de discusión y de psicoterapia, entre muchas otras formas alternativas de terapia con base científica que aumentan significativamente la posibilidad de un mejoramiento más pleno en la salud mental. Los psiquiatras de Costa Rica tienen el deber y la preparación para hacerlo.

 

Contactos del autor:

Correo electrónico: josedaniel302009@gmail.com

Teléfono: 6479-2287

 

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre