El despido por estar embarazada es la principal causa de denuncias de las trabajadoras domesticas

El 27% de todas las denuncias laborales de empleadas domesticas es porque las despidieron por estar embarazadas o en período de lactancia.

0
15

Las trabajadoras domésticas siempre han estado dentro de los sectores trabajadores con las condiciones de empleo más precarias. Históricamente se les han incumplido sus derechos por el hecho de que el trabajo doméstico en general no es considerado socialmente como un trabajo. Ese mismo esquema justifica que el vital trabajo social de las “amas de casa” no sea remunerado ni tenga ningún tipo de reconocimiento como parte del proceso productivo y reproductivo.

Una muestra de esto es que la categoría de trabajo doméstico tiene la remuneración mas baja consignada en la lista de salarios mínimos y actualmente es de tan solo ₵214 mil mensuales, pero, incluso las condiciones que se les imponen son tan inestables que una gran mayoría trabaja por horas (₵2.500 la hora), es decir, sin jornadas máximas diarias, sin prestaciones, sin vacaciones ni días libres y sin seguridad social.

No bastando con esas circunstancias también se les castiga por ser madres. Datos del Ministerio de Trabajo señalan que entre las empleadas domesticas la principal causa de denuncias laborales corresponde al despido por estar embarazada o en periodo de lactancia. Desde 2020 se han presentado 117 casos que representan el 27,35% del total de infracciones. Sin embargo, la Asociación de Trabajadoras Domésticas (Astradomes) revela que reciben hasta 100 denuncias al mes y la mayoría son por este motivo, pero solo la minoría es presentada ante el ministerio.

A ese motivo le siguen la no entrega del certificado de conclusión de contrato, el cual es necesario para el cálculo de prestaciones o como elemento de prueba en denuncias o procesos judiciales. En tercer lugar, está el no aseguramiento ante la CCSS, con lo cual quedan completamente desprotegidas ante enfermedades, accidentes y sin cotizar para una pensión. Esa institución reporta que solo hay aseguradas 15.987 personas en esa categoría, sin embargo, el Inec estima que hay 113.691 mujeres que trabajan en la actividad “hogares como empleadores”.

La exministra de Trabajo, Silvia Lara Povedano, declaró hacia el final de su gestión que: “lo que más me ha sorprendido es el nivel de incumplimiento de los derechos laborales, es altísimo”, además, que en general no se denuncia y que la causa de esto principalmente es el miedo ante las represalias patronales: “hay muchos trabajadores y trabajadoras en este país que se están exponiendo a sanciones vedadas de empresas por haberse atrevido a hacer la denuncia”.

Esto es justamente porque su ministerio es completamente pro patronal y no atiende los reclamos de las trabajadoras y los trabajadores en el tiempo y en las condiciones necesarias. La legislación laboral es letra muerta en muchos casos, ya que, dentro de las empresas, plantaciones o de las casas empleadoras la dictadura patronal es lo que impera. Por eso los sectores trabajadores solo pueden confiar en su organización colectiva para hacer valer sus derechos. No se puede confiar en el gobierno que claramente privilegia los intereses patronales y esta completamente matriculado con avanzar en el plan de ajuste y precarización de las y los de abajo.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí