Crisis del agua en San José: parte del resultado del ajuste del gobierno

Este no sería el primer reporte que recibe el AyA de contaminación en el agua durante los últimos meses, lo cual denota una evidente crisis del servicio en San José debido al abandono y desfinanciamiento de las instituciones correspondientes.

0
70

El pasado martes 23 de enero vecinos de las comunidades de Tibás, Moravia, Guadalupe y Montes de Oca denunciaron un fuerte olor a gasolina proveniente del agua, por lo que el Ministerio de Salud en conjunto con el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AYA) y la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) dieron inicio a investigaciones de las posibles causas.

El mismo martes se emitió un comunicado según el cual no se confirma contaminación en las fuentes de agua de dichos cantones, lo cual dejó a las comunidades con aún más incertidumbre acerca de la potabilidad del agua y por cuánto tiempo no contarán con el servicio.  Como solución inmediata, el AyA habilitó camiones cisterna para distribuir el líquido esencial a las zonas afectadas, sin embargo, no existe información clara de los puntos de distribución.

No fue hasta dos días después que se confirmó la contaminación del agua con hidrocarburos, la doctora Mary Munive Angermüller, Ministra de Salud, quién no hace nada por atender la emergencia para lo cual da excusas absurdas como estarse bajando de un avión y tener “jetlag” (problema del sueño al atravesar varios usos horarios), cuando miles de personas llevan días sin agua. La Ministra se limitó a reiterar las recomendaciones de abstenerse de consumir y entrar contacto con el agua hasta que se identifique que tipo de sustancia se encuentra en la misma.

Hasta la fecha seis personas han requerido de atención médica y las autoridades aún siguen sin dar con el tipo de hidrocarburo que ocasiona dicha contaminación. Este no sería el primer reporte que recibe el AyA de contaminación en el agua durante los últimos meses, lo cual denota una evidente crisis del servicio en San José debido al abandono y desfinanciamiento de las instituciones correspondientes.

El ajuste aplicado por el gobierno autoritario y antiderechos de Chaves repercute cada vez más en las condiciones de vida de los sectores trabajadores del país, también es de señalar que no existe la “mano invisible del mercado” pues ni siquiera las empresas han logrado ”satisfacer la demanda de agua”, pues en muchos supermercados las estanterías con botellas o garrafas de agua permanecen vacíos.

Desde ¡Ya Basta! y el NPS hacemos un llamado a organizarnos para exigir una inversión para el sistema de acueductos y alcantarillados a nivel nacional, que se encuentran en franco abandono desde hace décadas, pero también exigimos un mejor mantenimiento y servicio de los acueductos ya que la clase trabajadora y las comunidades tienen el derecho al acceso de agua potable sin poner en riesgo su salud y sus vidas, en especial si se toma en cuenta las necesidades de otros sectores vulnerables como las personas con discapacidad, quienes ocupan agua para lavar sondas, etcétera.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí