Conferencia de Prensa del gobierno: Sálvese quien pueda, cuidemos las ganancias capitalistas

0
4

  • El vocero de la CNE dice que no se declara alerta roja porque eso es hasta que se sobrepase la capacidad de la institución y ¿121% de saturación en UCI que es?

  • Se omitió la discusión del control estatal sobre hospitales privados y también la de liberar las patentes para la producción masiva de vacunas.

Deby Calderón Vega

El gobierno capitalista de Carlos Alvarado, mediante sus voceros – Alexánder Solís de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) y Victoria Hernández ministra de Economía, Industria y Comercio– acaba de anunciar en conferencia de prensa las nuevas medidas “sanitarias integrales” para las próximas semanas de mayo. El principal anuncio fue la compra de 2 millones de vacunas Pfizer/BioNTech para esta año, pero principalmente se centraron en las preocupaciones de la “economía nacional”, que en realidad son la preocupación por la ganancias de los capitalistas.

Prevalece un enfoque individualista del “sálvese quien pueda”, que deja a los sectores sociales laborales, desempleados, precarizados y empobrecidos a su suerte, quienes en muchos casos no cuentan con los recursos materiales ni culturales para tomar medidas sanitarias adecuadas para proteger la salud. Desde este enfoque es imposible una respuesta “integral” a la emergencia, que vea la salud como un asunto público y donde existan respuesta a las necesidades y demandas de los de abajo.

Todo el comercio va abrir con aforos más o menos restringidos nuevamente, muy similar a como estaba previo a la última semana de restricciones a comercios como bares, tiendas, estéticas o gimnasios. La restricción vehicular se mantiene igual (de 9pm a 5am) pero se unifica para todo el país.

No se dijo nada para garantizar empleos dignos para los de abajo, ni mucho menos hacer que las grandes empresas, evasores y corruptos paguen para aportar a la crisis económica y sanitaria que sufrimos mayoritariamente los sectores trabajadores y populares. También se omitió la discusión de poner bajo control estatal los hospitales privados como recientemente venimos sosteniendo diferentes sectores sociales de abajo (1).

La prensa consultó sobre la solicitud de declaratoria de alerta roja por parte de los gerentes de la CCSS y la ministra de economía evadió, diciendo cualquier otra cosa. Por su parte, el vocero de la CNE comunicó que “las medidas que están tomando para reducir la tasa de contagios y mantener la “holgura” en la economía. Alerta roja es el máximo estado de alerta y supone que se sobrepasa la capacidad de respuesta institucional para atender cualquier emergencia o desastre” (2).

No hay declaratoria de alerta roja pero los hospitales están saturados, el personal de salud exhausto, sobrecargado y se están viendo obligados a disminuir la atención de patologías no-Covid. Si una saturación de 121% en camas de cuidados intensivos y mas de mil pacientes hospitalizados no es para decretar una alerta roja, ¿cuándo se podría considerar sobrepasada la capacidad de la CCSS?

La vocera de la Cámara Costarricense-Norteamericana de Comercio Guisela Sánchez llamó a la “unidad público-privada” e hizo dos propuestas: 1) que el presidente Alvarado solicite la donación de de un millón vacunas al presidente estadounidense Joe Biden, y 2) que se acredite la compra de las vacuna rusa Sputnik V (2). Por supuesto que no mencionaron nada para que el país se posiciones por la liberación de las patentes que se está discutiendo a nivel internacional, y que permitiría ampliar la producción de vacunas y masificar la inmunización de toda la población mundial, necesario para cortar el crecimiento de nuevas cepas y garantizar la salud de toda la población.

Las “mesas de diálogo” del gobierno son con los sectores: turismo, empresariado, deportes, cultura, salud (privado), Conferencia Episcopal y Alianza Evangélica. No está invitada la clase trabajadora, ni trabajadores de la salud pública, ni mucho menos a organizaciones locales o comunales, de mujeres, estudiantes o ecologistas. Tienen alerta roja para garantizar las ganancias de los capitalistas, a costa de que los de abajo aguantemos el desempleo, la precariedad, el hambre y la incertidumbre del futuro que nos depara este podrido sistema.

Debemos seguir luchando por la liberación de las patentes de vacunas, para se puedan producir masivamente en muchos más laboratorios, sin costos de propiedad intelectual. Debemos exigir una declaratoria de alerta roja, para tomar control de hospitales privados y tener más camas para atender la pandemia. Debemos exigir una declaratoria de emergencia nacional que cree impuestos solidarios directos a las ganancias de las empresas que siguen acumulando: cadenas de supermercados, aplicaciones de delivery y transporte, call centers, zonas francas, autopistas, constructoras, fincas de monocultivos, entre muchas otras.


Notas:

1. IzqWebCR. http://izquierdaweb.cr/nacional/alerta-roja-con-control-estatal-sobre-hospitales-privados/

2. Conferencia de Prensa, Gobierno de Costa Rica. https://fb.watch/5pmco2vMFN/

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí