Cada semana se denuncian 10 casos de pornografía infantil

Hay una epidemia de violencia patriarcal que hay en el país donde las mujeres son asesinadas y violadas impunemente y las personas menores de edad son utilizadas como simples objetos sexuales.

0
8

Información del Ministerio Publico da cuentas de la severidad de la violencia sexual hacia las personas menores de edad. Según sus registros entre enero de 2019 y marzo de 2022 se recibieron 824 denuncias relacionadas a la distribución o comercialización de pornografía infantil. De sobra esta decir que cientos o miles de casos no son reportados a las autoridades.

En 2019 se registraron 251 denuncias, el siguiente año fueron 230, en 2021 fueron 207 y en el primer trimestre de este año fueron 136. Este ultimo dato implica que en promedio cada semana se presentaron a la Fiscalía 10 casos y que de seguir esa tendencia este año tendría un aumento significativo con respecto a los previos.

Este panorama muestra la epidemia de violencia patriarcal que hay en el país, donde no solo las mujeres son asesinadas y violadas impunemente, sino que también se utilizan a las personas menores de edad como simples objetos sexuales.

Esto es amparado por un Estado que es cómplice. El mismo Poder Judicial reconoce que “la tasa de impunidad en casos es altísima”, al referirse al hecho de que solo el 4% de los casos de violencia hacia mujeres y menores llega a juicio. Datos de la Sala II exponen que en un año ingresaron 32 mil denuncias de este tipo y solo 1.400 casos llegaron a juicio, muchos menos los que concluyeron en una condena.

Mientras tanto las autoridades no asumen sus obligaciones y le atañen la responsabilidad al hecho de que niños, niñas y adolescentes tienen un amplio acceso a internet y redes sociales, sitios donde usualmente se les engaña, extorsiona y violenta. Eso es innegable, pero no le resta responsabilidad a que el Estado se cruza de brazos, reproduciendo el machismo y aplicando recortes y ataques que limitan la inversión para prevenir la violencia y sumen en la pobreza a miles, colocándoles en condiciones de vulnerabilidad social.

Ante esto es evidente que no se puede abordar el tema de forma aislada, sin relacionarlo con la violencia estructural estatal y la sociedad capitalista y patriarcal, por lo que la lucha por que la niñez y la adolescencia tengan un mejor futuro, libre de violencia y sin las ataduras de la dictadura burguesa pasa por traerse abajo todo el sistema actual.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí