Actividad agropecuaria y construcción con fuertes caídas

La situación recesiva internacional y las políticas públicas recortistas explican el parazo en la producción nacional.

0
5

La producción nacional continua su tendencia de menor crecimiento debido al “proceso de desaceleración de la actividad económica, principalmente por las caídas en la producción de la construcción, la industria agropecuaria y la administración pública”, según el Banco Central (BCCR).

El BCCR explica que este comportamiento se debe a que se está acabando el efecto de una base comparativa baja, producto de la caída productiva durante la pandemia y la perdida de impulso de la demanda externa en algunos de los sectores más dinámicos. Sin embargo, no se toman en consideración las políticas publicas recortistas que contraen la inversión pública.

En el último Índice Mensual de Actividad Económica con corte a julio se informa que la tasa de crecimiento interanual fue de 8,1%, lo que significa una pérdida de 9,8 p. p. con respecto al año previo y 0,7 p. p. menor al mes anterior. Entre enero y julio la variación fue de 6% y en ese último mes de 3,3%.

Las actividades con mayor crecimiento en los primeros siete meses fueron los de alojamiento y servicios de comida (27,1%), transporte y almacenamiento (14,2%) e información y comunicación (12%). Los servicios aumentaron un 6,3% y el comercio y reparación de vehículos un 3,8%. Por su parte, la manufactura avanzó un 4,4%, especialmente por la producida en los regímenes especiales (+6,4%), compensando el bajo desempeño del régimen definitivo (+0,3%).

En el terreno negativo se colocan la construcción que presenta un crecimiento negativo de 25,9%, la actividad agropecuaria cae 3,5%, principalmente, debido a la menor producción de piña y banano. Los productos agrícolas exportables disminuyeron un 7,6% y los productos agrícolas para consumo local muestran bajas en el arroz, hortalizas, pollo, huevos y porcinos. Finalmente, los servicios de administración pública continúan cayendo, en esta ocasión un 2,9%.

En cuanto al régimen de comercio, la producción del régimen definitivo tiene un crecimiento de 2,7% y los regímenes especiales (donde se incluyen las zonas francas) duplican esa cifra (5,7%), aunque muy por detrás de las tasas de crecimiento de dos dígitos que venía registrando en el periodo previo de hasta 31,8%.

En medio de esta desaceleración la tasa de desempleo alcanza al 11,8% y la inflación llega hasta el 12,13%. Este combo de valores son la excusa perfecta para el gobierno y el empresariado en la continuación de su agenda de “reactivación económica” que solo es un eufemismo para avanzar en los ataques a los derechos y las condiciones laborales, flexibilizando y precarizando. El proyecto en corriente legislativa para la implantación de las jornadas de 12 horas y la jornada anualizada son parte de ello. Hay que organizarse para plantarle cara a las contrarreformas neoliberales que quiere imponer la burguesía.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí