Salgamos a las calles el 8 de mayo contra el gobierno neoliberal, conservador y misógino de Chaves

0
45

 

  • El próximo 8 de mayo, día del traspaso de poderes, salgamos a marchar contra el ajuste y el FMI.

Comité Ejecutivo Nuevo Partido Socialista

Hoy se llevó a cabo la segunda ronda de las elecciones presidenciales entre José María Figueres del Partido Liberación Nacional (PLN) y Rodrigo Chaves del Partido Progreso Social Democrático (PPSD). Desde el Nuevo Partido Socialista nos colocamos con una postura clara de independencia de clase llamando a votar nulo, ya que ambos candidatos representan intereses empresariales y conservadores.

En el tercer corte provisional del TSE esta noche, con el 93,54% de las mesas escrutadas, esta ganando Rodrigo Chaves con 52,89% de los votos, por su parte, Jóse María Figueres logra el 47,11% de los votos válidos. Además, el porcentaje de abstencionismo aumentó al colocarse en 42,72%, lo que evidencia nuevamente la deslegitimidad del sistema político burgués.

Estas cifras no deben sorprender ya que, dentro de las últimas encuestas publicadas por el CIEP de la UCR, dos semanas atrás, se reflejaba que tres de cada cuatro electores rechazaban a ambos candidatos, es decir, el 73% no se identificaba ni con Chaves ni con Figueres. Esto se evidenció en los resultados de la primera ronda donde ambos obtuvieron las primeras minorías: Figueres con 570 mil votos logró el apoyo del 16% del padrón electoral (27,3% de los votos válidos) y Chaves se colocó con 350 mil votos (16,8% de los votos válidos), solo una décima parte del padrón. El gran ganador, al igual que en esta segunda ronda, fueron quienes no votaron, que representaron el 40%, la cifra más alta desde 1958.

Rodrigo Chaves es un tecnócrata con treinta años de aplicar las recetas del Banco Mundial alrededor del mundo y tuvo que salir de ese organismo ante las denuncias de acoso sexual de varias mujeres. Siendo brevemente ministro de Hacienda del actual gobierno siguió la línea ajustadora de su predecesora, Rocío Aguilar, y propuso la aprobación de un impuesto “solidario” sobre los salarios superiores a 500 mil, lo que de haberse logrado habría significado un nuevo golpe a los salarios y ampliaría la desigualdad del sistema tributario. En la campaña se ha colocado como un outsider de la política, pero los compadrazgos y los ilícitos manejos de las finanzas de su partido reflejan las mismas costumbres corruptas que dice criticar, además, se ha colocado de rodillas ante las iglesias evangélicas comprometiéndose con un programa absolutamente conservador (incluso contra la fertilización in vitro).

La composición de la próxima Asamblea Legislativa refleja la derechización de la campaña electoral, producto de las dos administraciones del PAC que lograron avanzar con un ajuste sin precedentes en la historia reciente contra los sectores trabajadores y populares. El PPSD logró apenas 10 de las 57 curules, lo cual le coloca en una posición de debilidad, sin embargo, su posición es similar a las condiciones de minoría legislativa en las que Carlos Alvarado logró pasar un ajuste brutal. Debido a la esencia burguesa y conservadora del PLN, PUSC, Liberal Progresista y Nueva República, no hay duda de que en los proyectos de ajuste estructural se alinearán contra los sectores populares.

Por su parte, el Frente Amplio (FA) no representó –en las últimas administraciones y hasta el momento una alternativa para organizar y luchar contra los ataques del gobierno; de hecho, su dirigencia profundizó el giro al “centro” y la consecuente adaptación a la institucionalidad burguesa durante el período que gobernó el PAC. Prueba de eso, es que, durante la pandemia, Villalta votó a favor de la reducción de las jornadas de trabajo y, además, se plegó al acuerdo con el FMI (¡no se sumó a las protestas en octubre del 2020 y llamó a desmovilizar!), una institución imperialista que, por donde pasa, deja una estela de pobreza. A pesar de esto, se mantiene como un referente para algunos sectores honestos y luchadores, los cuales votaron por este partido con la expectativa de contar con una oposición de “izquierda” que coloque sus diputaciones para potenciar las luchas; dudamos que la dirigencia del FA tenga esa orientación, pues su eje es hacer el lobby y oposición estrictamente en el ámbito parlamentario, por lo cual les instamos a que presionen a la cúpula y diputaciones del FA para que abandone esa orientación y realmente coloque sus curules en función de las luchas populares.

Desde el Nuevo Partido Socialista utilizamos nuestra palestra electoral e intervención callejera para denunciar la avanzada neoliberal que tiene como punta de lanza el acuerdo con el FMI y nos planteamos como una alternativa anticapitalista, feminista y ecologista que luche en todos los frentes por los intereses de la clase trabajadora, las mujeres y la juventud. Es por esto por lo que consideramos necesario que desde diferentes sectores activistas, luchadores y de izquierda se impulse, como una primera acción para luchar contra el ajuste que sin duda llevará adelante el próximo gobierno, una movilización el próximo 8 de mayo, día del traspaso de poderes, contra el ajuste y el FMI, retomando las experiencias de 2006 y 2010 contra la toma de posesión de Oscar Arias y Laura Chinchilla, además, acogiendo las lecciones del pasado 8M que realizó una movilización histórica no solo contra la violencia patriarcal, sino, también contra el ajuste neoliberal y con independencia del gobierno y los dos candidatos.

De igual manera, encontramos fundamental construir un espacio unitario y de articulación de todos los sectores contra el ajuste y el FMI, el cual pueda reunir a dirigencias sindicales regionales, organizaciones del movimiento de mujeres, ecologistas, estudiantiles y partidos de izquierda. Una instancia de esta índole sería fundamental para coordinar esfuerzos y realizar acciones callejeras conjuntas contra el próximo gobierno que de entrada tiene muy poca legitimidad social (incluso expresada en su votación) y muchos anticuerpos acumulados con la figura de Chaves que es un tecnócrata ajustador, populista, autoritario, conservador y misógino. Con esto se puede marcar la cancha desde el primer momento en el terreno de los sectores populares: las calles y, así, romper la inercia y la pasividad producto de las recientes derrotas y las orientaciones desmoralizantes de las burocracias sindicales.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí