365 mil toneladas de alimentos se pierden al año en Costa Rica

0
1

 

  • En Costa Rica se desperdician unas 365 mil toneladas mientras 1,3 millones están en la pobreza.

Johan Madriz

Un estudio basado en datos de la FAO estima la perdida de alimentos en Costa Rica en 365.609 toneladas anuales, es decir, unos 72 kilos per cápita. Mientras tanto unas 383 mil familias se encuentran en pobreza, con lo que les es muy difícil o no logran acceder a las cantidades de alimentos necesarios.

Según esta organización de Naciones Unidas en América Latina y el Caribe se desperdicia el 11,6% de los alimentos, es decir, unos 220 millones de toneladas. En la región 60 millones de personas padecen hambre, lo que representa el 8% de las personas subalimentadas en todo el mundo.

A nivel global la perdida corresponde a 1.300 millones de toneladas. Por categorías se pierde un 30% de los cereales, entre un 40% y 50% de las raíces, frutas y verduras, el 20% de la carne y los lácteos y el 35% de pescado. Estos alimentos serían suficientes para cubrir las necesidades de 2 mil millones de personas.

Se categorizan como “perdidas de alimentos” las que se dan en las etapas de producción, cosecha, manejo postcosecha, transporte, ferias y mercados y exhibición de productos en estantes comerciales. Por otro lado, se clasifica como “desperdicio” el malgasto en restaurantes, hoteles y hogares.

Este desperdicio no solo afecta a miles de personas que no logran cubrir sus necesidades nutricionales, sino que también perjudica al ambiente. Se estima que entre el 8% y 10% de emisiones globales de gases de efecto invernadero están asociadas a alimentos que no se consumen.

Todo esto hace a la lógica capitalista de producción ilimitada en función de las ganancias. Es así como se configura un sistema económico para el consumismo y el despilfarro, sin ningún tipo de planificación. La industria alimenticia produce comestibles sin parar, abarrotando los mercados, pero solo donde los consumidores puedan pagar. Así, la comida se configura como una mercancía más, desposeída de su valor de uso y regida bajo las reglas económicas del mercado.

La organización social, ligada a ese sistema económico, se configura bajo estas condiciones. De esta forma, el factor “cultural” de desperdicio esta condicionado socialmente por el sistema productivo. Asimismo, quienes no pueden pagar por los alimentos simplemente son dejados a su suerte, excluidos como una “amenaza” a la rueda mercantil.

De esta forma la idea del capitalismo como el “sistema más eficiente” es un engaño. La humanidad ha logrado un gran desarrollo de sus fuerzas productivas, pero estas son utilizadas bajo el autoritarismo del mercado que tiene como único objetivo la generación de ganancias para unos pocos y no asegurar cubrir las necesidades de todas las personas. Una vez más, la única solución es por fuera del sistema económico y social vigentes, es decir, con medidas anticapitalistas.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí