2.700 personas aun sufren suspensiones y reducciones: cámaras empresariales lo justifican

Las cámaras empresariales son claras, mientras la ley lo permita seguirán suspendiendo contratos y reduciendo jornadas.

0
14

Tras 27 meses desde que la Asamblea Legislativa y el gobierno de Carlos Alvarado aprobaron la legislación que les permitieron a las patronales reducir las jornadas laborales (y los salarios) y suspender los contratos de trabajo, todavía mas de 2.700 personas trabajadoras sufren sus consecuencias.

Según información del Ministerio de Trabajo (MTSS) unas 100 empresas mantienen suspensiones a 1.284 personas y otras 125 compañías aun aplican reducciones de jornada a 1.471 personas. Esta situación lejos de eliminarse se mantiene, ya que, son siete veces mas las empresas que solicitan prorrogas de las medidas que las que las levantan.

El viceministro de Trabajo, Walter Villalobos, reconoce que las empresas han abusado de estas disposiciones e indica que su cartera tiene identificados tres tipos de irregularidades: 1. Las empresas aplican las medidas sin autorización del MTSS; 2. Los empresarios utilizan estos instrumentos, pero mantienen su actividad comercial con normalidad, es decir, sobreexplotan a las y los trabajadores; y 3. Las patronales provechan estas opciones, pero contratan nuevas personas, lo cual sugiere que precarizan las condiciones de las y los empleados mas antiguos.

El ministerio argumenta que debe aceptar las solicitudes, ya que, la legislación así lo permite. Villalobos señaló que “lo que hay que hacer es valorar si se mantienen las condiciones aquellas que se dieron para propiciar la necesidad de esos instrumentos, teniendo claro que tanto el decreto de suspensiones como los decretos que se han extendido, y la ley de reducciones y las otras leyes que han ampliado con prorrogas, siguen estando bajo el techo de la declaratoria de emergencia. Si esa declaratoria se quita, esto no sigue”.

Las reducciones de jornadas fueron autorizadas mediante una ley y las suspensiones de contratos por decreto, por lo que deben derogarse esas normativas. Mientras eso no suceda los empresarios las continuaran aprovechándose y así lo manifestó la Cámara de Industrias (CICR): “la ley es muy clara en definir cuatro periodos de tres meses cada uno para tener derecho a la reducción de la jornada, sin mencionar fechas. Eso significa que cualquier empresa que no ha echado mano de un año completo al pedido de reducción de jornada, lo puede hacer”.

Estas son medidas completamente antiobreras ya que implican una salvaguarda de las empresas y no del empleo, razón por la cual el desempleo llegó a estar en un máximo de 24% durante la peor parte de los cierres por la pandemia y, actualmente, se sostiene cercano al 13%.

Las supuestas medidas de reactivación económica simplemente son incentivos para que las empresas generen más ganancias, ya que, no implican una prohibición de despidos y, por el contrario, muchas empresas han utilizado las suspensiones y reducciones para establecer nuevos parámetros de explotación y tras los plazos autorizados sencillamente despiden. Esto explica que ya se hayan alcanzado los niveles de producción prepandemia, pero no se haya recuperado el empleo.

Las trabajadoras y los trabajadores se encuentran completamente desprotegidos ya que no existe ningún recurso legal para oponerse a las medidas unilaterales de las patronales. Además, estas reglas han dado pie a una mayor cantidad de irrespeto a la legislación laboral. A noviembre del 2021 se habían presentaron 1.709 denuncias por abusos en la aplicación de las suspensiones y reducciones en el MTSS (¿cuántos hechos mas no habrán sido reportados?). A pesar de esto, la CICR alega que “nunca ha recibido informes de empresas que hayan abusado de estas figuras”.

Mientras tanto las burocracias sindicales del sector público guardan completo silencio, en lugar de crear lazos con el sector privado con una campaña que denuncie esta barbaridad. Al mismo tiempo, el gobierno avanza en las contrarreformas que implantarían las jornadas de 12 horas en el país. Por esto es necesario organizarse y salir a luchar en las calles contra el gobierno y el plan de ajuste.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí