Vivir con claridad política: un homenaje a Xiang Qing

El 6 de julio de 2022, el activista del movimiento social trotskista y cofundador del Pioneer Group [antes Sun Miu Group], Xiang Qing, falleció en Macao a los 100 años.

0
35

Artículo aparecido en Fourth International

El 6 de julio de 2022, el activista del movimiento social trotskista y cofundador del Pioneer Group (先驅社) [antes Sun Miu Group (新苗社)], Xiang Qing (向青), falleció en Macao a los 100 años. Xiang nació en 1922, estudió en la National Southwest Association University (西南聯合大學), descubriendo el pensamiento marxista y abrazando el trotskismo a partir de 1937. Después de 1949, tras la represión masiva del Partido Comunista contra los trotskistas, Xiang y algunos otros trotskistas huyeron de la China continental y llegaron a Hong Kong y Macao para participar en los movimientos juveniles radicales de allí.

Al mismo tiempo, Xiang seguía criticando duramente las formas de comunismo maoístas y estalinistas. El socialista y activista de Hong Kong Au Loong-yu (區龍宇) estuvo profundamente influenciado por Xiang y escribió el siguiente homenaje repasando y conmemorando la vida de este difunto «mentor del movimiento».

MI MENTOR, Xian Qing, falleció a la edad de 100 años este año, el 9 de julio. La primera vez que viajé desde Hong Kong para visitarlo en Macao fue en 1977. Tenía entonces 21 años y me había unido al Young Socialist Group (社會主義青年社), una organización juvenil de izquierdas que compartía local con la redacción de October Review (十月評論), que tenía una pequeña librería en el espacio.

Sólo entendí que eran trotskistas después de leer más al unirme al Grupo de Jóvenes Socialistas. En aquella época, los movimientos de la lengua china y de la protección del Diaoyutai («Baodiao») se habían apagado y los movimientos sociales estaban en retroceso en general, y yo me sentía preocupado por no saber qué hacer.

Un día descubrí un documento interno que analizaba la situación política en China y Hong Kong de alguien llamado «Xiang Qing» que me impresionó, así que lo localicé y llevé a un amigo a conocerlo en persona.

Mao Zedong acababa de fallecer un año antes, y los ancianos de la Revista de Octubre y los jóvenes trotskistas eran todos optimistas sobre las luchas democráticas en el continente. Pero me di cuenta de que el análisis político de Xiang era capaz de abordar muchos aspectos que otros obviaban, y desde entonces lo consideré mi mentor del movimiento.

La escasez de liderazgo

Bajo las restricciones de la dominación colonial, a los jóvenes de izquierdas les resultaba extremadamente difícil desarrollar suficientes herramientas de análisis para evaluar adecuadamente la situación política de Hong Kong y China. Los movimientos sociales de Hong Kong, especialmente los de izquierdas, se enfrentaban a muchas presiones y se diferenciaban de otros países en los que había más continuidad entre los movimientos a través de las generaciones.

Una vez estuve en el Reino Unido, y un amigo me llevó a una iglesia de Oxford, donde algunos miembros de la comunidad y otros simpatizantes conmemoraban cada año a algunos soldados ejecutados por Oliver Cromwell durante la Guerra Civil inglesa.

Estos soldados formaban parte de un grupo radical llamado The Levellers, que fueron ejecutados por Cromwell por negarse a obedecer sus órdenes de invadir Irlanda.

Se trata de una historia vivida por movimientos vivos. Pero en Hong Kong, por no hablar de China, apenas hay historias de movimientos que se conserven de forma independiente. Las nuevas generaciones de activistas se ven obligadas a descubrir nuevas herramientas, y tropiezan con muchos errores.

Una razón fundamental de esta falta de continuidad y memoria histórica es la represión estatal. En aquella época, los simpatizantes del Partido Comunista Chino (PCC) en Hong Kong también se enfrentaron a la presión, pero tenían una montaña en la que apoyarse, por lo que los británicos no se atrevieron a sobrepasar ciertas líneas. Pero otros activistas del movimiento no tuvieron tanta suerte, y peor aún si uno era de izquierdas.

No fue hasta principios de los años 70 cuando el régimen colonial aflojó un poco su control, pero al principio, la nueva oleada de activistas estudiantiles era completamente ajena al hecho de que había un grupo de mayores de izquierdas por ahí, que fueron etiquetados como «trotskistas».

En 1952, todos los trotskistas que quedaban en China fueron acorralados y enviados a prisión, quedando sólo los de Hong Kong. Pero si los trotskistas de Hong Kong eran descubiertos, serían deportados por los británicos. Fue en ese momento cuando Xiang fue deportado a Macao.

Los que no fueran deportados tuvieron que permanecer en la clandestinidad durante mucho tiempo. En estas condiciones, era difícil que los camaradas de la October Review no se desconectaran de la juventud, y a ésta le resultaría difícil conocerlos.

La juventud de izquierdas tardaría bastantes años en conectar con los mayores, como Peng Shuzhi (彭述之) desde el exterior, y Wang Fanxi (王凡西) y Xiang en Macao. Pero en 1975, Wang ya se había trasladado al extranjero, a Inglaterra (tardaría otros cinco años en tener la oportunidad de escribirle), así que principalmente pude aprender de Xiang.

Estado de derecho y autogobierno del pueblo

Aunque el régimen colonial aflojó entonces parte de su control autoritario, seguía acosando a los jóvenes de izquierdas que se manifestaban o panfleteaban en las calles haciéndoles pasar un mal rato o persiguiéndolos, sólo que al menos entonces no los acusaban de delitos graves. No había consenso sobre si un militante de izquierdas debía declararse culpable, apelar a una sentencia menor, defenderse en los tribunales, apelar o contratar a un abogado e, incluso, cómo relacionarse con la propia institución del Estado de Derecho colonial.

Alguien escribió entonces un artículo titulado «El Estado de Derecho ya ha muerto, el ascenso del autogobierno del pueblo» (法治已死,民治當立), que negaba lo anterior. Xiang me dio algunas publicaciones antiguas y algunos de sus artículos que respondían a mis preguntas sobre estos temas. Así lo explicó en un artículo de 1973 titulado «el Estado de Derecho y el autogobierno del pueblo» (法治與民治):

«Un estado de derecho que no tome como base el autogobierno del pueblo sólo sería una dictadura de unos pocos gobernando sobre las masas. Dado que sólo el autogobierno del pueblo puede salvaguardar los derechos e intereses de las masas, algunos piensan que las masas sólo necesitan luchar por el autogobierno del pueblo, sin necesitar ningún estado de derecho; pero oponer el estado de derecho y el autogobierno del pueblo en confrontación también sería incorrecto.

«Los movimientos antiautoritarios contemporáneos por la democracia son al mismo tiempo un movimiento para exigir un mejor estado de derecho. Los primeros movimientos democráticos del siglo XVII exigieron primero la limitación de los poderes administrativos del monarca… con el auge del movimiento obrero y el derecho al sufragio universal… todos ellos contribuyeron a fortalecer el verdadero espíritu de un Estado de derecho genuinamente democrático. Y así, el Estado de Derecho y el autogobierno del pueblo deben progresar juntos…».

Subrayó que para los jóvenes de izquierdas que quieren desarrollar una postura socialista sobre el Estado de Derecho, deben abogar por la libertad y la liberación de la clase obrera como principio clave para sustituir los objetivos tradicionales del Estado de Derecho en la democracia burguesa.

El Estado de Derecho está empobrecido bajo el capitalismo, pero no debemos negar la esencia básica de un Estado de Derecho, sino trabajar para introducir un Estado de Derecho nuevo y mejor que salvaguarde el poder y los intereses de los trabajadores. Su artículo me inspiró a estudiar rigurosamente el desarrollo histórico de las diferentes formas de democracia, y sentó las bases para mi posterior intervención en el planteamiento de la lucha por el sufragio universal.

Sobre la autodeterminación de Hong Kong

En 1982, Hong Kong se convirtió en una moneda de cambio clave en la rivalidad entre China y Gran Bretaña. Pekín declaró que la soberanía de Hong Kong pertenecía a China, y Gran Bretaña se resistía a cederla. Así que algunos miembros de la sociedad civil de Hong Kong abogaron por un plan para que Gran Bretaña devolviera la soberanía de la ciudad a China a cambio de conservar el derecho a gobernar.

Xiang, por su parte, pensaba que los auténticos demócratas no debían pedir a los británicos que prorrogaran su dominio colonial, al tiempo que no aceptaban del todo las condiciones de devolución del PCCh. Por aquel entonces, escribió un panfleto titulado «El camino de los hongkoneses hacia adelante: Luchar por la democracia, exigir la soberanía’ (香港人的出路:爭取民主,收回主權) en el que recordaba a los lectores que pedir la devolución de la soberanía de la ciudad debía ser solo un aspecto de nuestra demanda.

El otro aspecto reside en el principio de «la soberanía reside en el pueblo» (主權在民): la soberanía de un país no reside en el partido o la burocracia estatal, sino en su pueblo.

El eslabón perdido entre estos dos aspectos se encuentra en el marco del derecho de los hongkoneses a la autodeterminación democrática (港人民主自決), ya que «sin las masas que detentan el poder, la llamada soberanía de una nación no sería más que un peso muerto sobre el cuerpo de las masas… la cuestión de cuándo y de qué manera deben regresar los hongkoneses a China debe ser totalmente determinada por las masas de Hong Kong».

El largo período de dominación colonial ha debilitado la conciencia democrática de los hongkoneses, de modo que los principios de Xiang siguen teniendo una influencia mínima incluso 20 años después, incluso durante y después de las movilizaciones contra la masacre de la plaza de Tiananmen. Muchos hongkoneses seguían pensando que eran «la gallina de los huevos de oro» y que, por tanto, Pekín nos trataría con benevolencia. No fue hasta una nueva generación de activistas, en el año o dos antes del Handover, cuando hubo demandas similares.

No fue hasta un año antes del Handover cuando se popularizó la idea de que la soberanía de Hong Kong no pertenecía a ningún partido político, sino al pueblo, y un pequeño círculo de jóvenes activistas comenzó a actuar. La noche anterior al traspaso, el 1 de julio de 1997, cientos de manifestantes salieron (ilegalmente) a la calle para insistir en que la soberanía pertenece al pueblo, mientras que muchos de los principales partidos liberales pro-democracia se abstuvieron de organizar ninguna protesta callejera.

En 2003, Pekín intentó introducir una legislación de seguridad nacional, y sólo se retractó para evitar una crisis política después de que 500.000 hongkoneses salieran a la calle. Pero más tarde la gente tuvo la impresión de que Pekín parecía respetar la autonomía de Hong Kong, por lo que esa generación de jóvenes no pensó mucho en cómo debía continuar el camino de Hong Kong hacia la democracia.

Pero las semillas de la disidencia se plantaron entonces, y la siguiente vez, los jóvenes actuaron de forma diferente: 11 años más tarde, lideraron el Movimiento de los Paraguas. Aunque fracasó, desencadenó un serio debate entre la sociedad civil sobre la dirección política del futuro de Hong Kong: desde la izquierda, la derecha y el centro, hasta los defensores de la autodeterminación, la independencia, los pro-democracia, etc.

Aunque más tarde las principales voces a favor de la autodeterminación de Hong Kong no estuvieran directamente relacionadas con Xiang o con nuestros materiales políticos, y poca gente conociera los escritos de Xiang, se demostró que su pensamiento sobre la democracia y la soberanía simbolizaba un puente entre los movimientos democráticos en China y otros lugares y las luchas de lo que yo llamo la «generación de 1997», que desencadenó el movimiento Umbrella y el movimiento de resistencia de 2019.

Xiang llevaba mucho tiempo aislado en su pequeño piso de Macao, pero nunca fue uno de esos intelectuales que, aislados, se vuelven cínicos y se refugian en la desesperación. La generación nacida en torno al Handover no tuvo éxito en 2019, pero tampoco la exigencia de los primeros activistas prodemocráticos de aceptar las limitaciones de la Ley Básica y abogar por un camino progresivo hacia el sufragio universal.

Hong Kong es demasiado pequeño, y ya hay pocas posibilidades de éxito si los hongkoneses intentan organizarse sin conectar con los movimientos democráticos de China. Esto es lo que ya presagiaba el panfleto de Xiang.

Demócrata y socialista

Xiang Qing no sólo era demócrata, sino también socialista. En una ocasión en la que discutíamos este tema, subrayó que el socialismo genuino sólo puede significar la manifestación total de la democracia. Y así, su obra clave (recogida en Sobre el socialismo burocrático y Del socialismo burocrático al capitalismo burocrático) pretendía exponer y criticar la falsa marca del socialismo del PCCh.

En 1966, cuando decenas de millones de estudiantes se «rebelaron» en el punto álgido de la Revolución Cultural, hubo muchos jóvenes de todo el mundo que se hicieron eco de sus consignas. Pero Xiang argumentó en sus «Breves observaciones sobre la Gran Revolución Cultural Proletaria» que «aunque el movimiento desencadenado por Mao Zedong está pintado con los colores de la izquierda, su estructura básica no es progresista ni revolucionaria, sino conservadora y reaccionaria, con el objetivo de salvaguardar el régimen autoritario estalinista y los privilegios de la élite de la camarilla gobernante de Mao».

Su erudición y autocultivo siempre lo mantuvieron políticamente lúcido.

En la última década, la producción de Xiang se redujo, pero siguió estudiando y reflexionando sobre asuntos mundiales. Su último artículo de larga duración analizaba la situación política mundial en 2013, sugiriendo que «la crisis financiera de 2008 no sólo desencadenó una crisis política y social, sino que también apuntó a la crisis climática sin precedentes». Los movimientos antigubernamentales de masas, incluso revolucionarios, están creciendo en poder entre los diferentes países.»

Su artículo también habla de la situación en China: «En los próximos años, es totalmente posible una revolución que pocos pueden predecir».

Incluso especulaba con que en la primera fase de la revolución los liberales tomarían el poder, pero que ellos mismos no pueden resolver la crisis político-económica de China: sólo un gobierno democrático con los trabajadores al frente de otros grupos oprimidos tiene el poder de hacerlo.

En aquel momento no compartí su valoración optimista. Empecé a trabajar en solidaridad con los trabajadores chinos a principios de siglo para comprender más concretamente la situación sobre el terreno, y llegué a la conclusión de que él sobrestimaba el poder no sólo del movimiento obrero, sino también de los liberales, en el continente.

Pero las diferencias en el análisis político son bastante normales; Xiang también procedía de un lugar de atención a la gente, a los trabajadores. En retrospectiva, la mayor parte de su trabajo puede resistir la prueba del tiempo.

A menudo bromeaba diciendo que podría tener 120 años de vida, cosa que finalmente no hizo. Pero sé que no le importaría: vivió alegremente una vida sencilla y virtuosa, sin preocuparse por su propio interés.

Adiós, Xiang Qing.

El artículo, escrito el 19 de julio de 2022, estaba originalmente en chino y fue publicado por el medio online Linking Vision.Fue traducido por Promise Li para Against the Current 220 septiembre-octubre 2022. Traducido al español por fourth.international.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí