Un lugar legítimo para Taiwán en este mundo

La compleja situación de Taiwán y su derecho a la autodeterminación en el marco del creciente conflicto entre China y Estados Unidos.

0
48

Traducido del inglés desde International Viewpoint, 27 de octubre del 2022. Beijing, en las dos primeras semanas de agosto, además de realizar un simulacro de guerra contra Taiwán para protestar por la visita a la isla de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, publicó un Libro Blanco sobre el tema de Taiwán para actualizar su política de Una China y su oferta a Taiwán.

Política de una sola China: ¿cuál China?

Beijing hace todo lo posible para que el mundo crea que su política de una sola China solo significa:

■ Solo hay una China en el mundo

■ Taiwán pertenece a China

■ El único gobierno representativo de China es la República Popular China (RPC)

■ Taiwán pertenece a la República Popular China

Taiwán cuestionó el tercer y el cuarto punto y debemos estar atentos a su voz. Aunque el régimen del Kuomintang (KMT) había perdido China continental ante el Partido Comunista Chino (PCCh) en 1949 y huyó a Taiwán, su constitución de la República de China (ROC) ha estado continuamente en vigor, de ahí su reclamo sobre China continental también; la República de China es el único gobierno representativo legítimo de China. El gobierno del Partido Democrático Progresista (DPP) (en el poder en 2000-2008 y nuevamente por dos mandatos para 2016-2024) adoptó una posición a favor de la independencia en 1992 pero nunca ha tomado medidas para implementarla (ver más abajo).

La interpretación de Estados Unidos

En cuanto a EE. UU., “da cuenta (énfasis mío) que todos los chinos a ambos lados del Estrecho de Taiwán sostienen que solo hay una China y que Taiwán es parte de China. El Gobierno de los Estados Unidos no cuestiona esa posición. Reafirma su interés en una solución pacífica de la cuestión de Taiwán por parte de los propios chinos”. (Comunicado de Shanghái de 1972 )

Estados Unidos usó deliberadamente las palabras «dar cuenta», no «reconocer», al tiempo que evitó nombrar a ningún país de ambos lados aquí, haciendo que la declaración «Taiwán es parte de China» sea lo suficientemente vaga como para continuar explorando su agenda oculta, pero en desarrollo. En ese momento, todavía reconocía el régimen de la República de China, pero ya estaba comenzando a explorar relaciones más estrechas con Beijing. En 1979, esto se materializaría en el establecimiento de relaciones diplomáticas formales con la República Popular China a expensas de la República de China, que ya había sido excluida de las Naciones Unidas a fines de 1971. Los partidarios de Beijing siempre tratarían de crear la impresión de que la República Popular China el establecimiento de lazos diplomáticos oficiales con los EE. UU. implica que este último también reconoce que Taiwán pertenece a la República Popular China, pero el Comunicado de Shanghái de 1972 nunca afirmó esto. EE. UU. se opuso a la independencia de Taiwán (lo que significaría reemplazar oficialmente a la República de China con algo así como «República de Taiwán»), pero no ha quedado claro a qué «China» pertenece Taiwán, a la República Popular China oa la República de China. El reconocimiento de la República Popular China por parte de Estados Unidos en 1979 tampoco ha cambiado esto.[1]

Por otro lado, también hay que darse cuenta de que Washington continúa reconociendo a la República Popular China como el único gobierno legítimo de China y continúa comprometiéndose a desalentar el derecho del pueblo de Taiwán a la autodeterminación. Washington ha ajustado su enfoque a la relación a través del Estrecho, pero aún no ha cambiado de manera sustancial su política de Taiwán.

El “consenso de 1992”

El Libro Blanco ataca al gobierno del DPP en Taiwán por:

negarse a reconocer el principio de una sola China y distorsionar y negar el Consenso de 1992. Afirman que Taiwán y el continente no deben estar subordinados entre sí y proclaman una nueva teoría de «dos estados».

El «Consenso de 1992» aquí se refiere a la conclusión de las conversaciones entre Beijing y el gobierno del KMT de Taipei en 1992, con un acuerdo verbal entre los dos de que «ambos lados del estrecho» pertenecen a «China» pero «están de acuerdo en estar en desacuerdo» sobre el interpretación de “China” (RPC o ROC). Obviamente esto implica que, de hecho, ambos lados del estrecho no se subordinan entre sí”[2]. Por lo tanto, es extraño leer el Libro Blanco acusando a Taiwán por esto. Además de esto, no importa lo que este o aquel jefe de estado en Taiwán hablara una vez sobre la relación a través del Estrecho y que molestó a Beijing, su gobierno continúa defendiendo su constitución de la República de China, lo que implica que no ha incumplido su compromiso con su “ una política de China” en absoluto. Beijing simplemente está confundiendo las aguas cuando se arrepiente de lo que había reconocido en 1992.

Además, la interpretación del documento del “Consenso de 1992” contradice lo que el máximo líder de Beijing le dijo una vez a Bush. En 2008, cuando los presidentes chino y estadounidense mantuvieron conversaciones telefónicas sobre Taiwán, el entonces presidente chino Hu Jintao dijo:

la posición constante de China es que China continental y Taiwán deben restablecer las consultas y las conversaciones sobre la base del «consenso de 1992», en el que ambas partes reconocen que solo hay una China, pero acuerdan diferir en su definición.[3]

Beijing tiene que confundir al mundo porque no solo se opone a la independencia de Taiwán, sino que también está interesado en acabar con la República de China por completo para que pueda gobernar al pueblo de Taiwán. Hace treinta años, Beijing era menos agresivo con Taiwán, cuando tenía mucha menos confianza en sí mismo que hoy; hoy en día, Xi Jinping ya no tiene la paciencia para esperar una negociación pacífica. Es posible que pronto exija a Taiwán que se siente a negociar, acompañado sin embargo de la amenaza de unificación armada. Es por eso que Xi es cada vez más de línea dura con Taiwán. Y es por eso que el Libro Blanco aún podría promover su paquete descarado de «un país, dos sistemas» en Taiwán, incluso después de que este paquete se haya arruinado políticamente después de la represión de Beijing contra la autonomía de Hong Kong desde 2020. Ya no le importa “ganarse el corazón del pueblo de Taiwán”, sólo quiere infundir miedo en el corazón de este último. Este nivel de arrogancia y agresión no solo antagoniza a los 23 millones de taiwaneses, negándoles sus derechos democráticos a decidir su propio destino, sino que también condena cada vez más al KMT, el único gran partido en Taiwán que es blando con Beijing, a la impopularidad en casa, reduciendo Las propias opciones de Beijing. Si a Beijing no le importa esto, es solo porque decide intimidar a Taiwán. En resumen, en los últimos diez años siempre ha sido la posición agresiva de Xi la que ha estado creando más tensión en el estrecho. pero también condenan cada vez más al KMT, el único gran partido en Taiwán que es blando con Beijing, a la impopularidad en casa, lo que reduce las opciones de Beijing. Si a Beijing no le importa esto, es solo porque decide intimidar a Taiwán. En resumen, en los últimos diez años siempre ha sido la posición agresiva de Xi la que ha estado creando más tensión en el estrecho. pero también condenan cada vez más al KMT, el único gran partido en Taiwán que es blando con Beijing, a la impopularidad en casa, lo que reduce las opciones de Beijing. Si a Beijing no le importa esto, es solo porque decide intimidar a Taiwán. En resumen, en los últimos diez años siempre ha sido la posición agresiva de Xi la que ha estado creando más tensión en el estrecho.

La opinión del DPP

El programa del DPP de 1991 incluía la demanda de una república de Taiwán independiente a través de un referéndum. También atacó la jurisdicción reclamante de la constitución de la República de China sobre el continente como obsoleta.

De hecho, el DPP ha ganado cuatro elecciones presidenciales de la República de China, pero ninguno de sus presidentes nunca se movió para implementar su programa de celebrar un referéndum por la independencia. De hecho, el partido ha reinterpretado su programa de independencia de Taiwán varias veces en el sentido de que su liderazgo ha abandonado hace mucho tiempo su programa de independencia de Taiwán, resumido en el término » independencia de jure «, y en su lugar adoptó una posición de «independencia de facto «. , es decir, aceptar la constitución de la República de China y mantener a la República de China como una entidad política separada de la República Popular China. Al hacer esto, el DPP está haciendo un compromiso no solo en respuesta a la presión de Beijing sino ante todo a la presión de Washington. Esta es también prácticamente una posición de mantenimiento del statu quo, que todavía tiene el apoyo de más de la mitad de la población (ver más abajo).

Beijing, obsesionada con su idea equivocada de «nación china»: que todos los pueblos de habla china deben estar unificados en un solo todo bajo su gobierno, y que el PCCh es el representante natural de su versión de «nación china», sin tener en cuenta todo en la voluntad de las personas involucradas, se negó rotundamente incluso a hablar con el DPP.

La agenda imperial de Pekín

El Libro Blanco justifica su reclamo sobre Taiwán citando la Declaración de El Cairo de 1943 emitido por el KMT China, los EE. UU. y el Reino Unido que declaró que «todos los territorios que Japón le había robado a China, como Manchuria, Formosa y Pescadores, serán devueltos a la República de China». El Libro Blanco, para ser políticamente correcto, cambió los nombres de los territorios mencionados anteriormente a «Noreste de China, Taiwán y las Islas Penghu» en su cita. Pero se ha vuelto muy políticamente incorrecto citar el documento para justificar su reclamo sobre Taiwán en primer lugar. ¿No se supone que Beijing es un régimen “socialista”? ¿Por qué se basaría en la autoridad de un acuerdo firmado entre los imperialistas Roosevelt y Churchill por un lado y Chiang Kai-Shek, el verdugo del PCCh, por el otro? ¿Qué clase de régimen socialista respeta plenamente a las potencias imperialistas que se dividen el mundo entre sí, ¿a pesar de que también acordaron devolver el territorio ocupado de Japón a Chiang solo para incitar a este último a pelear la guerra con más fuerza? Sin embargo, su incorrección no se detiene aquí en absoluto. Implícito en el Libro Blanco hay un principio fundacional de la República Popular China que viola el principio básico del socialismo, que se ve a sí mismo como el sucesor natural de todos los territorios del régimen del KMT, que a su vez también hizo lo mismo en relación con la dinastía Qing. Esto no es más que la doctrina de la construcción del imperio y el imperialismo, incluso cuando la China del KMT fue víctima del imperialismo occidental. No es de extrañar que a principios de la década de 1940 el PCCh ya abandonara su posición original (en línea con la práctica de los bolcheviques) de apoyar la autodeterminación de las minorías en China como los tibetanos y los uigures. El reciente reclamo de Beijing sobre la línea de nueve puntos en el Mar de China Meridional sigue la misma lógica: “debemos tener éxito en todos los reclamos territoriales del régimen del KMT”, sin importar cuán frágil sea el reclamo del KMT. Este tipo de posición reaccionaria es suficiente para descalificar al PCCh como representante legítimo del pueblo chino. Antes de hablar de la “tarea sagrada de la unificación de todos los chinos”, primero se debe hablar de la reconstrucción de una China plenamente democrática y respetuosa del derecho de sus minorías a la autodeterminación. Esta es la única forma de salvar a China de una guerra innecesaria. Antes de hablar de la “tarea sagrada de la unificación de todos los chinos”, primero se debe hablar de la reconstrucción de una China plenamente democrática y respetuosa del derecho de sus minorías a la autodeterminación. Esta es la única forma de salvar a China de una guerra innecesaria. Antes de hablar de la “tarea sagrada de la unificación de todos los chinos”, primero se debe hablar de la reconstrucción de una China plenamente democrática y respetuosa del derecho de sus minorías a la autodeterminación. Esta es la única forma de salvar a China de una guerra innecesaria.

La revisión anterior de la historia de la política de “una sola China” también nos ayuda a comprender una cosa: si la interpretación de Beijing ha sido aceptada por muchos gobiernos del mundo, esto se ha basado únicamente en su percepción política, a saber, su reconocimiento de la China como único representante legítimo de China. Pero esto en sí mismo no es tan sólido como una roca. Que la República Popular China fuera admitida en la ONU en 1971, a expensas de la República de China, fue a su vez simplemente el resultado de un cambio en la percepción de los estados miembros de la ONU sobre las dos repúblicas. Si bien la posición de Washington ha estado destinada a servir a su propia agenda imperial, otros gobiernos que adopten una posición similar para ese entonces podrían estar convencidos de que la República Popular China es progresista (si no “socialista”) y que la República de China bajo el KMT es reaccionaria. Han pasado cincuenta años desde entonces. Si bien ambas repúblicas han convergido en términos de sistema económico desde 1979 (como resultado de la reforma capitalista de Deng Xiaoping), divergieron en términos de institución política y espacio para los movimientos de protesta. La autocracia de Beijing solo se ha vuelto más rígida desde entonces. Por otro lado, Taiwán, debido a la valiente resistencia de la gente allí desde la década de 1970, ha podido transformar la dictadura de partido único del KMT en un capitalismo liberal donde las clases bajas tienen derecho a organizarse, protestar y votar. Aunque la clase élite de Taiwán todavía tiene un poder inmenso sobre las clases más bajas, estas últimas todavía tienen cierto derecho a resistir si deciden luchar. Por el contrario, bajo el régimen de Beijing no existe tal espacio en absoluto. Ha llegado el momento de que los partidarios de la democracia en todo el mundo reevalúen la naturaleza de ambas repúblicas en el siglo XXI y actualizar su posición en consecuencia.

¿Qué quiere el pueblo de Taiwán?

El PCCh apoyó el derecho de los taiwaneses a la autodeterminación, incluido el derecho a la independencia, hasta 1949. Este también fue el principio fundacional del Partido Comunista de Taiwán. En 1927, la Tercera Internacional instruyó al Partido Comunista Japonés para ayudar a fundar el Partido Comunista de Taiwán, en 1928. El PCCh también desempeñó un papel importante en este esfuerzo.[4] El 3 de mayo de 2022, The Diplomat publicó un artículo que recordaba a Beijing la historia anterior citando una entrevista en el conocido libro Red Star over China de Edgar Snow.‘s con Mao Zedong en 1937: “…les extenderemos (a los coreanos) nuestra ayuda entusiasta en su lucha por la independencia. Lo mismo se aplica a Taiwán”. Atrajo críticas de la Oficina del Consejo de Estado de Beijing para Asuntos de Taiwán, pero esta última evitó cuidadosamente mencionar la entrevista de Snow; no pudo, porque es un hecho establecido[5]. Este partido gobernante ha traicionado su principio fundacional tan radicalmente que simplemente no puede enfrentar su propio pasado.

Sin embargo, ahora mismo la mayoría de los taiwaneses no aspiran a luchar por el derecho a la independencia de jure a través de un referéndum. Son para mantener el statu quo (interpretado por algunos como independencia de facto ), como se muestra en una encuesta de opinión de junio de 2022 sobre el futuro de Taiwán (ver más abajo).

Posición 1994 2022
Por la unificación con China continental 20% 6,4%
por la independencia 11,1% 30,3%
Por mantener el statu quo 48,3% 56,9%
Ninguna respuesta 20,5% 5,2%

(Nota: basado en las cifras dadas por el informe)

¿Quiénes fueron los primeros ocupantes de Taiwán?

La razón principal del crecimiento de las encuestas independentistas, a expensas de las unificadoras y las que no responden, es la política cada vez más reaccionaria de Pekín. su libro blanco sobre Taiwán es el ejemplo más reciente de esto. El Libro Blanco afirma que “Taiwán ha pertenecido a China desde la antigüedad”, e incluso da como prueba el año 230 d. C. cuando apareció el primer registro chino de Taiwán. Decir esto es descartar, con un juego de manos, a los indígenas taiwaneses, que han estado allí hace más de 6000 años, ¡sin mencionar que un antiguo registro chino sobre Taiwán no prueba nada! El idioma de los pueblos indígenas taiwaneses pertenece a la familia de lenguas austronesias, cuyos hablantes habitan islas del Océano Pacífico y el sudeste asiático marítimo, así como Taiwán. Eran los habitantes más antiguos de la isla, pero no son chinos.

Los indígenas representan una proporción muy pequeña de la población: el 2,3 por ciento. Pero Beijing es igualmente irrespetuoso con la principal etnia allí, a saber, los benshegren (descendientes de inmigrantes chinos que datan de hace cientos de años, compuestos principalmente por hoklo y hakka, juntos representan el 86 por ciento de la población). Son hablantes de chino han, pero hace tiempo que perdieron la conexión con China continental y muchos se ven primero como taiwaneses, en contraste con el caso de Hong Kong, donde muchas personas todavía tienen conexiones familiares cercanas en China continental. En cuanto al waishengren (o continentales que solo se mudaron a Taiwán después de 1949), su generación más joven también se identifica cada vez más como taiwaneses que como chinos, aunque esto es relativamente nuevo. También vale la pena mencionar que la elección de la identidad “taiwanesa” no necesariamente rechaza la identidad “china”. En general, el hecho de que los taiwaneses comiencen a adoptar en masa la identidad de “solo taiwaneses” es un evento reciente, después del simulacro de guerra de Beijing en 1996 contra Taiwán para advertir a este último que no se desvíe ni un milímetro de su política políticamente correcta de “una sola China”. Una encuesta de opinión de 1992 mostró que el 46,4 por ciento de los entrevistados eligió la identidad «tanto china como taiwanesa», mientras que aquellos que eligieron «taiwanés» representaron solo el 17,6 por ciento. En 2021 la última opción contaba con el apoyo del 62,3 por ciento, mientras que la primera había descendido al 31,7 por ciento.

Beijing está promoviendo sus propias fuerzas centrífugas

Sin embargo, no existe una conexión necesaria entre la tendencia cambiante de la elección de identidad y un movimiento por la independencia. En la actualidad, la mayoría de los taiwaneses desea mantener el statu quo, e incluso entre el 30,3 por ciento de la población independentista, solo el 5,1 por ciento está a favor de la “independencia lo antes posible”, mientras que para el otro 25,2 por ciento la opción es “mantener status quo, avanzar hacia la independencia”. ¿La conclusión? La independencia de Taiwán no es inminente en absoluto, por lo que su “amenaza” para Beijing (y Washington también) no es real. Lo que está agregando combustible a la tensión a través del Estrecho de Taiwán proviene menos de gestos diplomáticos como la visita de Pelosi a Taiwán que de la política fundamental de Beijing hacia Taiwán, que no se contenta con impedir que Taiwán se independice, y su «línea roja» es bastante arbitraria. Xi Jinping anuló el enfoque más moderado de Deng Xiaoping en la diplomacia en general y en Taiwán en particular y, en cambio, decidió que debería unificar Taiwán lo antes posible, por la fuerza si es necesario, de ahí su enfoque agresivo. No es de extrañar que Beijing ahora esté rompiendo promesas anteriores sobre Taiwán: su El Libro Blanco sobre Taiwán ya no incluye la cláusula anterior de permitir que Taiwán, bajo su visión de un país y dos sistemas, mantenga su propio ejército, y la promesa de no enviar su ejército allí también se ha eliminado. Necesitamos evitar una guerra al otro lado del Estrecho, pero esto ante todo requiere una comprensión correcta de la situación allí: es Beijing quien, a través de su negación de los derechos básicos del pueblo de Taiwán, está empujando a un número creciente de taiwaneses hacia independencia, no los EE.UU., al menos no ahora. Simplemente presionar a Washington para calmar la tensión a través del Estrecho no sirve de nada.

La sociedad de Taiwán bajo el KMT tenía cuatro clases de «ciudadanos», con los pueblos indígenas en la parte inferior. Los benshengren de Taiwán , aunque tenían un estatus más alto que los pueblos indígenas, fueron duramente reprimidos por el KMT y hubo discriminación contra su idioma; por ejemplo , los niños benshengren que hablaban su lengua materna en la escuela podían ser castigados. el waishengren constituyó la base original del KMT cuando perdió el continente ante el PCCh, pero la mayoría de ellos también fueron reprimidos por el KMT. Solo los cuadros del partido gobernante conforman la “clase política” privilegiada en la isla. Los taiwaneses comunes fueron oprimidos, uno tras otro, por la dinastía Qing, los japoneses y luego el KMT. Su heroica resistencia de décadas finalmente les ganó una democracia liberal desde principios de la década de 1990. Su viaje (inconcluso) hacia la libertad ha seguido un camino histórico de modernización muy diferente al de China continental, y esto les da el derecho natural a la autodeterminación en relación con su destino. Respetar el deseo del pueblo taiwanés es un componente importante para cualquier solución a la crisis a través del Estrecho. Todos los partidarios de la democracia deben recordar a Beijing que el principio básico para que se forme un estado nacional democrático entre diferentes partes del pueblo es su derecho a la autodeterminación. El derecho a la autodeterminación no implica necesariamente la secesión y la fundación de múltiples estados pequeños, sino que podría abrir la posibilidad de una reunión democrática y libre entre naciones y etnias vecinas, como nos ha demostrado la revolución bolchevique.

A los ojos de Beijing, todas las personas de habla china son sus súbditos que solo deben doblegarse ante él. Su tono es tal que se supone que los taiwaneses deben aceptar lo que dicte Beijing, o estar listos para la “reeducación” de Beijing (esto fue lo que dijo un diplomático chino) dijo a una estación de televisión francesa, “después de la unificación [con Taiwán], haremos reeducación” allí). Este es el lenguaje del totalitarismo y el colonialismo. Negando rotundamente los derechos de los taiwaneses. Beijing está recreando lo que hicieron los opresores anteriores de Taiwán. Esta política es la forma más segura de reforzar las fuerzas centrípetas cada vez más fuertes en la periferia de China continental y al otro lado del Estrecho. Los nacionalistas chinos deberían hacerse estas preguntas: si Xi insiste en una política que es contraproducente para ganarse el corazón de los taiwaneses, ¿no deberían dejarlo como líder? ¿O es porque detrás de su propaganda nacionalista esconde su propia agenda para obtener el poder absoluto?

¿Es Washington el verdadero amigo de Taiwán?

Finalmente, unas palabras sobre Washington. Por el momento, Beijing está a la ofensiva, lo que hace que Washington parezca ser el amigo de Taiwán en la causa común de mantener el statu quo. Pero no debemos olvidar que Washington, al igual que Beijing, nunca ha respaldado el derecho de Taiwán a la autodeterminación. Si el movimiento por la independencia crece más rápidamente, entonces no se puede descartar un posible escenario de choque con Washington. Precisamente por este posible escenario, Washington siempre ha estado interviniendo, tras bambalinas, en las elecciones de Taiwán y en la formación de la opinión pública, para mantener bajo control al independentismo. Independientemente de hasta qué punto tenga éxito, esto expone la verdad de que el terreno común actual entre los pueblos de Taiwán y Washington será más frágil a largo plazo. Si, ahora mismo, Washington se presenta como un amigo de Taiwán, solo porque esto se adapta a su propia agenda táctica. Su agenda estratégica de defender su imperio no siempre coincide con los deseos del pueblo de Taiwán. No olvidemos el momento, en 1979, cuando cayó sobre los taiwaneses la apocalíptica noticia de que Washington iba a abandonar Taiwán y reconocer en su lugar a la República Popular China. Presentar a Washington como el verdadero amigo de Taiwán es, por lo tanto, una afirmación sospechosa. Sin embargo, también es posible un escenario opuesto, en el que Washington cambie su política de una sola China y opte por apoyar la independencia de Taiwán en su lugar, para servir a su nueva agenda, incluso cuando Taiwán aún no esté listo para eso. De cualquier manera, significa un gran peligro para el pueblo de Taiwán porque son los jugadores más pequeños en este gran concurso, fácilmente intimidados o traicionados por esta o aquella superpotencia. Precisamente por eso la izquierda internacional debe hacerse esta pregunta: ¿Quién debe ser nuestra primera preocupación en esta relación triangular entre Beijing, Taipei y Washington? Argumento que no es ni Beijing ni Washington, sino el pueblo de Taiwán. Cualquier izquierdista que se niegue a dar una mano a los más oprimidos, o se niegue a reconocer el lugar que les corresponde en este planeta, pero priorice la «paz» entre dos superpoderes sobre el desvalido en el medio, esta persona no es digna de ese nombre «izquierda».

27 octubre 2022


[1] Por ejemplo, véase Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, 2017 “¿Qué es la política de “Una China” de EE. UU. y por qué es importante?” .

[2] Tenga en cuenta que, si bien la traducción al inglés afirma que el DDP está haciendo una declaración normativa («no debería ser»), la redacción en chino original muestra que el DDP simplemente está ilustrando una declaración positiva de hecho que refleja el consenso (ambas partes tienen una interpretación diferente sobre el término “China”). También en la traducción al inglés, los títulos de país de ambos lados desaparecen y el ataque al DPP es un poco más fuerte.

[3] Los presidentes chino y estadounidense mantienen conversaciones telefónicas sobre Taiwán y el Tíbet (26/03/08) — Embajada de la República Popular China en los Estados Unidos de América (mfa.gov.cn) .

[4] 日據時代臺灣共產黨史(1928—1932),盧修一,自由時代出版社,臺北,1989年11月版,第3〮一,自由時代出版社,臺北,1989年11月版,第3及7竌Lu Xiuyi).

[5] Red Star over China: The Classic Account of the Birth of Chinese Communism , Edgar Snow, edición Bantam, 1978, Grove Press, Nueva York, p. 90.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí