Sequía histórica pone en jaque la producción eléctrica de Brasil

0
9

 

  • En las puertas de una crisis energética consecuencia de la deforestación masiva y la destrucción del Amazonas.

Ivo Kamo

Brasil enfrenta su peor sequía en casi 100 años y muchas de sus represas hidroeléctricas se ven gravemente impedidas. La producción de energía hidroeléctrica es la principal fuente de energía del país, más del 60%, y la escasez de lluvias plantea una crisis energética para la economía más grande de Latinoamérica.

Más allá de las pocas precipitaciones, la sequía es también consecuencia clara de la deforestación de la Amazonia: su exuberante vegetación es pasto de leña gracias a su sistemática destrucción.

A pesar de que el Operador Nacional del Sistema Eléctrico (ONS) afirmó el pasado julio que no se llegaría a una situación de escasez de energía y cortes del servicio eléctrico, el gobierno anunció que prevé sancionar medidas que incentiven a los usuarios a ahorrar energía.

“La idea del programa es recompensar a los consumidores que hacen un esfuerzo para reducir el consumo y contribuir a incrementar la seguridad y el costo de producción» declaró el Secretario de energía eléctrica de Brasil, Christiano Vieira.

Previamente, ya se había solicitado a las generadoras eléctricas posponer los trabajos de mantenimiento lo más posible para no empeorar la crisis energética.

Según ha publicado la agencia Reuters, las medidas aspirarán a reducir el consumo total del país un 10% para evitar medidas de racionamiento de energía. Sin embargo, la versión oficial es que aún no existe un programa detallado. El Ministro de Minas y Energía, Bento Albuquerque, afirmó que aún no existe un presupuesto para poner en marcha medida alguna y que el gobierno trabaja sobre la base de no aplicar medidas de racionamiento.

Contrario a las expectativas del gobierno, el Operador Nacional del Sistema Eléctrico prevé un aumento del 0.9% en el consumo eléctrico para septiembre comparado con el mismo mes del año pasado, lo que se combina con la alarmante predicción del nivel de precipitaciones para el mes siguiente. En el sudeste y oeste medio, donde están la mayor cantidad de reservorios hidroeléctricos del país, se espera que las precipitaciones alcancen tan sólo el 57% del promedio histórico para este período del año.

La gravedad de la situación ha causado que hasta el presidente Jair Bolsonaro, cuyo programa en lo referido a los problemas ambientales es por lo menos cuestionable, haya pedido a la población que reduzca su consumo de energía eléctrica. Por medio de sus redes sociales declaró: “Les pido a ustedes que están en sus hogares: estoy seguro que pueden apagar alguna fuente de energía. Eso ayudaría a conservar energía y agua (…) Los niveles de agua están entre el 10% y el 15% en la mayoría de las plantas hidroeléctricas, estamos al límite. Algunas de ellas dejarán de funcionar si esta crisis continúa”.

Desde la ONS aseguraron que la sequía extrema probablemente obligue a llevar al límite la capacidad de generación eléctrica en el mes de noviembre, dados los problemas que la sequía implica para las plantas hidroeléctricas. Por el momento, el país busca suplir su deficiencia energética recurriendo a la utilización de energía generada a partir de combustibles fósiles. Dado el mayor costo de producción de estas últimas combinado con la escasez, el precio de la energía como de otros bienes indispensables como los alimentos han sufrido una disparada inflacionaria.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí