Persecución y despidos de los impulsores del primer sindicato de los trabajadores de Amazon

Se trata de dos activistas ligados a la lucha por crear el primer sindicato en los almacenes de Staten Island, ubicados en la ciudad de Nueva York. De este modo, la empresa vuelve a la carga con su ofensiva antisindical. La organización de la nueva clase trabajadora sigue su camino.

0
67

Este martes Amazon confirmó el despido de dos trabajadores ligados a la conquista de la creación del Amazon Labor Union (ALU). Se trata de Michal «Mat» Cusick y Tristan Dutchin, ambos pertenecientes al primer sindicato creado en abril de este año en el almacén de Staten Island, ubicado en la ciudad de Nueva York.

La empresa llegó al colmo de aprovechar el pedido de Cusick de una licencia por Covid para mentirle sobre el periodo de descanso que le correspondía y así justificar su despido.

La motivación de los despidos es el temor de Jeff Bezos y otros empresarios capitalistas a que se extienda su ejemplo entre las y los trabajadores. De esta manera, con esta nueva ofensiva antisindical se marca el inicio de una nueva etapa de la lucha para las y los trabajadores de Amazon.

Tristan decía en un comunicado días atrás que la conquista del ALU «mostró a los trabajadores de todo el país que podían ganar sindicatos por sí mismos. Esta victoria para los trabajadores claramente ha sido una pesadilla para personas como Jeff Bezos que se benefician de la explotación de la fuerza de trabajo, tal como somos explotados en nuestras instalaciones en Staten Island. No lo olviden: gracias a nuestro trabajo, Amazon ganó $33 mil millones de dólares en 2021.»

Para el miserable empresario Jeff Bezos no todo es «filantropía» o viajes al espacio. Su mayor preocupación está en combatir los reclamos por un salario mínimo de 30 dólares por hora. Tampoco está dispuesto a tolerar el aumento del tiempo libre remunerado y de los días de vacaciones.

La pesadilla de este capitalista arrancó en la pandemia. Cuando cansadas y cansados de los atropellos, ritmos agotadores y la falta de protocolos para realizar sus tareas en condiciones salubres y seguras, las y los trabajadores decidieron organizarse.

Así, la empresa de Bezos avanza con una clara represalia tras la conquista de una organización independiente de las direcciones burocráticas para la defensa de los derechos de las y los trabajadores. En el almacén JFK8 la lucha fue enorme para poder lograr una herramienta tan básica como un sindicato. Se trata de una instalación de alrededor de 8 mil empleadas/os.

La campaña antisindical de Amazon fue y es feroz. Varios referentes de la lucha fueron detenidos y hostigados por la policía de Nueva York en el proceso de creación del ALU. La campaña de la empresa llegó al extremo de poner propaganda contra el sindicato en los baños de las y los empleados. La dictadura patronal que rige en los lugares de trabajo en Estados Unidos – y en el mundo – es enemiga acérrima de la organización sindical independiente por sus derechos de las y los laburantes.

Así lo demostró el esfuerzo denodado de Bezos por quebrar los intentos de formar el sindicato en JFK8.«Los archivos del Departamento de Trabajo publicados ayer muestran que Amazon gastó 4,3 millones de dólares en consultores para romper el sindicato, una cantidad inaudita para cualquier empresa. (…) Muchos de los consultores que dirigen la guerra de Amazon contra la sindicalización cobraron 3.200 dólares al día.»

Al final del comunicado difundido por Tristan hace énfasis en los «motivos» que Amazon tiene para perseguir y echar a él y otros activistas:

«Mi despido no es solo un ataque contra la ALU (Amazon Labor Union). Es un ataque contra todos los trabajadores que están organizando sindicatos en todas partes. Vemos esto con Starbucks donde los organizadores también están siendo despedidos. Amazon ni siquiera quiere reconocer el sindicato en JFK8. No podemos dejar que los patrones hagan lo que quieran y nos despidan por tratar de mejorar nuestras condiciones de trabajo. No podemos dejar que nos aíslen y nos acaben uno a uno en la sombra. Esta lucha hay que hacerla por todos los trabajadores que luchan por los sindicatos. Luchan junto a mí y mi familia del sindicato en la ALU.«

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí