Macron se impuso por amplio margen a Marine Le Pen en una elección con récord de abstención

0
6

 

  • El resultado final arrojó la reelección para Emmanuel Macron (LRM) con un 58,5% de los votos (unos 18.779.641 millones) ante el 41,5% obtenido por la candidata de la ultraderecha Marine Le Pen.

Luz Licht

Si bien la distancia fue considerable, en esta ocasión el margen con el que Macron se impuso fue más acotado respecto a los 30 puntos de ventaja que obtuvo en el 2017.

En un escenario marcado por la guerra en Ucrania, la experiencia tras el primer mandato de Emmanuel Macron – con su agenda antisocial, neoliberal, reaccionaria y represiva -, así como por el derrumbe de las opciones políticas tradicionales del régimen. Si bien se obturó la llegada de la ultraderecha al poder, la misma obtuvo 13.297.760 millones de votos (2,7 millones más que en la primera vuelta), siendo la mejor performance electoral para este sector rancio en su historia.

El dato saliente, sin embargo, fue una vez más la abstención histórica que alcanzó al 28%. Se trata de la cifra más alta desde 1969 cuando alcanzó el 31,3%. Un profundo malestar por abajo se expresa en el rechazo a los candidatos que, en los márgenes de los partidos tradicionales del régimen francés, representan intereses contrarios al de las grandes mayorías trabajadoras. Así lo reflejaba la consigna presente en las tomas de universidades en la previa a la elección del domingo «Ni Macron-Ni Le Pen.

Cabe destacar que Macron contó con el beneficio de un masivo voto «anti Le Pen». Numerosos sectores hicieron barrera a la extrema derecha en las urnas sin depositar ningún tipo de expectativas en la reelección del presidente. Por lo que incluso entre los propios votantes de Macron hay amplios sectores dispuestos a oponerse a su gestión.

Desde la izquierda, la corriente Socialismo o Barbarie en el NPA bregó por una «tercera vuelta social» de lucha en las calles. Si bien el rechazo a la llegada al poder de la ultraderecha fue claro entre amplios sectores de la vanguardia  de jóvenes, trabajadores y la ultraizquierda, éste no se traducía en ningún tipo de apoyo a Emmanuel Macron. La perspectiva de lucha y organización contra el gobierno y la ultraderecha ha hecho emerger expresiones a izquierda como las tomas de las facultades, las masivas protestas callejeras con la juventud a la cabeza.

Tal es así que en las últimas horas del domingo, con los primeros resultados publicados tuvieron lugar manifestaciones en diferentes ciudades del país como en París, Nantes, Rennes, Caen, Marseille y Lyon que fueron reprimidas por la policía. Algunas de las consignas se planteaban «contra el liberalismo y contra el fascismo» prometiendo que pese a la represión volverían a tomar las calles.

De este modo, la foto del domingo deja entrever que lejos se está de un escenario de aguas tranquila en relación a la lucha de clases de cara al nuevo mandato de Macron. Hay gran descontento social por abajo, lo que marca una alta temperatura y disposición de lucha entre amplios sectores. Esto se evidenció en los días previos a la elección signada por las masivas manifestaciones callejeras, tomas de facultades, etc.

El deterioro de las condiciones de vida, la incertidumbre ante el futuro producto de la voracidad capitalista y la avanzada reaccionaria y represiva que allanó el camino a la ultraderecha encuentra un contrapunto en el descontento popular, que puede augurar grandes movilizaciones.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí