La centro-izquierda de Melenchon logra un ‘empate técnico’ con Macron

La abstención marcó un nuevo récord histórico en Francia, alcanzando al 52,49% del electorado.

0
12

El último domingo se realizó la primera vuelta de las elecciones legislativas en Francia. Los resultados han otorgado un ‘empate técnico’ entre el oficialismo liderado por Emmanuel Macron y la coalición de centro-izquierda que se referencia en Jean-Luc Melenchon.

Lo sorpresivo del resultado consiste en que hace apenas un mes y medio que Macron viene de reelegirse en las presidenciales, derrotando en el ballotage a la ultraderecha de Marine Le Pen.

El sabor del triunfo en las presidenciales le ha durado poco a Macron, que ahora se encuentra ante el muy probable escenario de tener que negociar con otros partidos para poder aplicar sus reformas, dependiendo de qué resultados arrojen la segunda vuelta del próximo domingo.

En las elecciones celebradas el pasado domingo el oficialismo obtuvo el 25,75% de los votos, mientras que la centroizquierdista Nueva Unión Popular Ecológica y Social (Nupes) llegó al 25,66%. La diferencia entre ambos fue de tan sólo 21 mil votos en un padrón electoral de más de 23 millones de personas.

El otro dato político de relevancia fue que la abstención marcó un nuevo récord histórico en Francia, alcanzando al 52,49% del electorado. Según encuestas, el abstencionismo viene creciendo entre la juventud y la clase trabajadora, mientras que el grueso de los votos al oficialismo y la centro derecha provienen de las clases medias y franjas de mayor rango etario.

Ahora, Macron se encuentra frente a la posibilidad de quedar por debajo de los 289 escaños necesarios para tener mayoría absoluta en la Asamblea Nacional. En caso de que el próximo domingo esto se confirmase, el gobierno estará forzado a negociar en el parlamento para poder aplicar el ya anunciado plan de reformas neoliberales, entre las que se destaca el nuevo intento por reformar el sistema de jubilaciones.

Por su parte, luego de perder el balotaje presidencial, la ultraderecha se presentó dividida y sus distintas expresiones no llegaron a tener un papel protagónico. Aunque seguirá teniendo presencia en el parlamento, terminarán con menos escaños que la derecha tradicional de Los Republicanos.

La polarización política pone en jaque el «centrismo neoliberal» de Macron

De cara al próximo domingo, el oficialismo de Macron ya adelantó una campaña similar a la del balotaje presidencial: reivindicar la «moderación» y la «racionalidad» del centro contra la «anarquía» y el «desorden» de los extremos políticos. Sólo que esta vez su rival no será Le Pen, sino el centro-izquierdista (presentado como «extremista») Mélenchon.

El resultado de estas elecciones legislativas pueden llegar a confirmar lo que muchos esperaban y que fundamenta cierto optimismo en las filas de Mélenchon: Macron ganó cómodamente el balotaje del 24 de abril no porque tenga apoyo político a su programa de reformas, sino en repudio a la ultraderecha racista y retrógrada de Marine Le Pen.

Ahora, ese «voto útil» que lo benefició se le puede venir en contra, con la ultraderecha dividida y debilitada luego de la dura derrota de abril. El próximo domingo se verá cuanto espacio habrá para la campaña «liberal-centrista» de Macron.

El principal problema del oficialismo es que a pesar de que su campaña se reivindica de centro, el plan de reformas anunciado por Macron es de una fuerte ofensiva neoliberal, comenzando por el ataque al sistema previsional. El rechazo de la clase trabajadora y la juventud a estas políticas neoliberales puede ser la clave de la buena elección de Mélenchon.

A pesar de la ridícula campaña oficialista de pintar a Mélenchon como de ultra-izquierda, la realidad es que el frente Nupes propone una serie de políticas económicas «reformistas» que no tienen nada que ver con el anticapitalismo, mucho menos con el socialismo. Son como mucho medidas parciales como la expansión del gasto público y la subida de impuestos.

Esto no quita que, aunque de manera distorsionada, la buena elección de la centro izquierda viene a reflejar un desborde político por la izquierda al centro-liberalismo de Macron. Todo un giro en el péndulo político de un país fuertemente polarizado.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí