Kazajstán: ¿una revolución de color o un levantamiento de la clase trabajadora?

0
1

 

  • Una interpretación socialista de la rebelión en Kazajistán, escrita desde el terreno mismo de los hechos.

Ainur Kurmanov, Movimiento Socialista de Kazajstán

Traducción de Sin Permiso del artículo del sitio Zanovo Media. Ainur Kurmanov es dirigente del Movimiento Socialista de Kazajstán, junto con Esenbek Ukteshbayev, y dirigente del sindicato independiente Zhanartu. Actualmente en el exilio. 

Es dirigente del Movimiento Socialista de Kazajstán, junto con Esenbek Ukteshbayev, y dirigente del sindicato independiente Zhanartu. Actualmente en el exilio.

Antiguo trabajador metalúrgico, educado en la escuela de ingeniería metalúrgica de Karaganda, devenido secretario general del Partido Comunista de Kazajstán y miembro del Politburo del PCUS, Nursultan Nazarbáyev fue uno de los cuatro presidentes de repúblicas soviéticas que en 1991, tras el golpe contra Gorbachov, declararon disuelta la URSS.

Nazarbáyev convirtió la transición al capitalismo en Kazajstán en un asunto personal y familiar. Comenzó con la privatización de los servicios de protocolo a favor de su hija Darigá el día mismo de la celebración de la independencia de la nueva república. En un país donde la población kazaja es la mayor de las muchas minorías nacionales, convirtió el nacionalismo es una de las razones de acceso discriminatorio al reparto de la propiedad colectiva heredada. Hizo la peregrinación a la Meca y negoció directamente, sin pasar por Moscú, con las compañías petroleras americanas y británicas a las que cedió los derechos de producción del gas, el petróleo y la minería a cambio de la gestión personal de la renta petrolera.

Kazajstán se convirtió en una de las repúblicas ex-soviéticas más corruptas de Asia central. En 1998 Nazarbáyev pasó a ser también el mayor promotor inmobiliario del país, con la construcción de la nueva capital Astaná, rebautizada después en su honor como Nur-Sultan. En 2018, a los 79 años, decidió dejar la Presidencia del país y pasar a dirigir el Consejo de Seguridad, convertido en el verdadero órgano de poder de Kazajstán.

Su sucesor, designado a dedo, fue el diplomático soviético kazajo, Kassym-Jomart Tokayev, antiguo consejero en la Embajada soviética en Beijing, testigo de los sucesos de Tienanmen, reconvertido en Ministro de Asuntos Exteriores kazajo, Secretario General Adjunto de NNUU y, finalmente primer ministro de Kazajstán. A diferencia de Nazarbáyev, no se le conoce como comisionista y su fortuna personal es resultado de un legado directo de Nazarbáyev en la forma de un campo de petroleo en Gryadovoye, con el que su hijo formó la compañía Abi Petroleum.

Hasta los recientes acontecimientos, Tokayev se había limitado a gestionar en nombre de los intereses de las distintas familias de la oligarquía y empresas extranjeras la renta petrolera del país. Pero los sucesos del 4, 5 y 6 de enero han acabado en un enfrentamiento abierto entre el clan Nazarbáyev y Tokayev. La destitución de Nazarbáyev y de Karim Massimov (director de la KGB kazaja) del Consejo de Seguridad solo ha sido posible con la autorización expresa de Putin. La explicación de Tokayev de su solicitud de intervención de tropas rusas en Kazajstán apelando al acuerdo de seguridad colectiva de la CEI, tras el desbordamiento de las fuerzas kazajas por los manifestantes, ha sido la amenaza de una intervención terrorista extranjera. En el pulso entre Nazarbáyev y Tokayev, es evidente que Putin ha optado por el segundo, lo que sin duda tendrá sus consecuencias en el conjunto del espacio post-soviético.

Pero es coherente con la doctrina de la defensa estratégica del “exterior cercano” del Kremlin, que estos días recuerda en los casos de Ucrania y Bielorusia, ante el proyecto de despliegue de los misiles de alcance medio de la OTAN a países como Polonia o Rumanía. La caída del régimen pro-EEUU de Kabul ha extendido la inseguridad regional a todo el Asia central post-soviética y ha servido ahora para proyectar la doctrina de seguridad estratégica y la hegemonía rusa a Kazajstán. Lo que no ha podido es evitar las contradicciones sociales, económicas y políticas del fracaso de la transición al capitalismo y la conversión de la vieja nomenclatura soviética en las oligarquías capitalistas corruptas que se reparten los despojos de la URSS.

******

Hay contradicciones y diferentes interpretaciones de lo que está sucediendo en Kazajstán: Una protesta civil justa, disputas entre los clanes gobernantes, conspiración de fuerzas prooccidentales y proturcas o incluso una «reacción islamista». Pero, ¿qué está pasando realmente? Un corresponsal de Zanovo-medios entrevistó a Ainur Kurmanov, uno de los dirigentes del Movimiento Socialista de Kazajstán.

Una república ex-soviética modelo

Kazajstán es uno de los países postsoviéticos más grandes, que ocupa el segundo lugar después de la Federación Rusa en ese sistema de relaciones políticas y económicas que se construyó después del colapso soviético. Y esto no se debe solo a que Nursultan Nazarbayev fuese uno de los arquitectos de la CEI (Comunidad de Estados Independientes). El modelo kazajo de transformación suave del antiguo partido y la nomenclatura soviética en una oligarquía capitalista con «rostro asiático» fue visto por muchos como un modelo a seguir. De hecho, este modelo tenía características superficialmente atractivas no solo para las élites gobernantes de otras repúblicas ex-soviéticas, sino también para el ciudadano medio: un alto nivel económico, la presencia de mecanismos formales democráticos y pocas restricciones a la cultura occidental. Las grandes reservas de recursos naturales, incluido el petróleo, y el potencial industrial heredado del período socialista demostraron ser una buena plataforma de lanzamiento para el joven estado. Al mismo tiempo, a la propaganda oficial de la Federación de Rusia y los canales de la CEI le gustaba poner a Kazajstán como ejemplo de preservar «las tradiciones soviéticas», honrando la memoria de la Gran Guerra Patria, la ausencia de nacionalismo, etc.

Las protestas masivas estallaron inmediatamente después de las vacaciones de Año Nuevo, el 2 de enero. La razón de las protestas fue el aumento del precio del gas licuado para automóviles, de 60 tenge a 120 tenge por litro. Las primeras manifestaciones no autorizadas comenzaron en el oeste de Kazajstán, en la región de Mangistau, el corazón de las grandes empresas productoras de petróleo. Es aquí donde se encuentra la famosa ciudad de Zhanaozen, donde hace diez años se reprimió brutalmente una huelga de trabajadores: 15 huelguistas murieron y cientos resultaron heridos en Zhanaozen.

Al día siguiente, 3 de enero, los manifestantes en la provincia de Mangistau incluyeron nuevos puntos sociales y políticos a sus reivindicaciones iniciales: reducción de los precios de los alimentos, adopción de medidas contra el desempleo, solución a la escasez de agua potable, dimisión del gobierno y las autoridades locales. Ese día, los manifestantes también comenzaron a reunirse en las plazas y calles de Almaty, la capital Nursultan y otras ciudades. En varios lugares, se bloquearon las carreteras  y los manifestantes no se dispersaban ni siquiera por la noche.

El martes 4 de enero, los manifestantes se enfrentaron con la policía. En Almaty, las fuerzas de seguridad usaron granadas de aturdimiento para dispersar a los manifestantes. A su vez, los manifestantes volcaron los coches de policía. En la noche del mismo día, Internet móvil, redes de mensajería y redes sociales dejaron de funcionar.

Las autoridades kazajas trataron de explicar el aumento del precio del gas por el mecanismo de licitación electrónica. Como dicen, «el mercado ha decidido». La administración de la región de Mangistau declaró sin dudarlo que todo estaba dentro de los marcos de la economía de mercado moderna, y que el precio anterior no parecía recuperarse en las nuevas licitaciones.

Pero el 4 de enero, bajo la presión de los manifestantes, el gobierno se vio obligado a bajar el precio del gas en la región de Mangistau a 50 tenge por litro. El presidente de Kazajstán, Kasim-Jomart Tokayev, dijo que el resto de las reivindicaciones de la población se considerarían por separado. Y luego, el 5 de enero, el actual Gabinete de Ministros fue destituido. El director de la planta de procesamiento de gas en Zhanaozen fue detenido.

Una región donde reina la pobreza

El copresidente del Movimiento Socialista de Kazajstán, Aynur Kurmanov, describió la situación en los siguientes términos:

«Los trabajadores de Zhanaozen fueron los primeros en levantarse. Un aumento en el precio del gas fue el desencadenante de las protestas populares. Después de todo, la montaña de problemas sociales se ha ido acumulando durante años. El otoño pasado, Kazajstán fue golpeado por una ola de inflación. Debe tenerse en cuenta que la región de Mangistau tiene que importar los productos y siempre han sido 2-3 veces más caros allí. Pero en una ola de aumento de los precios a finales de 2021, el costo de los alimentos aumentó aún más, y sustancialmente. También debemos tener en cuenta que el oeste del país es una región con fuerte desempleo. En el curso de las reformas neoliberales y la privatización, la mayoría de los negocios fueron cerrados. El único sector que todavía funciona es la producción de petróleo. Pero en su mayor parte, son propiedad de capital extranjero. Hasta el 70 por ciento del petróleo de Kazajstán se exporta a los mercados occidentales, la mayoría de las ganancias también van a propietarios extranjeros.

Prácticamente no hay inversión en el desarrollo de la región: es un área de pobreza y de pobreza total. Y el año pasado estas empresas comenzaron a aplicar políticas de optimización a gran escala. Se recortaron los puestos de trabajo, los trabajadores comenzaron a perder sus salarios, bonificaciones, y muchas empresas se han convertido en empresas de servicios. Cuando en la región de Atyrau la empresa Tengiz Oil despidió a 40 mil trabajadores a la vez, fue un verdadero shock para todo el oeste de Kazajstán. El estado no hizo nada para evitar tales despidos masivos. Y debe entenderse que un trabajador petrolero alimenta a 5-10 miembros de familia. El despido de un trabajador condena automáticamente a toda la familia al hambre. Aquí no hay otros puestos de trabajo, excepto en el sector petrolero y los sectores que atienden sus necesidades.

Kazajstán en realidad ha construido un modelo capitalista de exportación de materia prima. La población ha acumulado muchos problemas sociales, hay una enorme estratificación social. La «clase media» está arruinada, el sector inmobiliario está destruido. La distribución desigual del producto nacional tiene un componente de corrupción considerable. Las reformas neoliberales casi han eliminado la red de seguridad social. Y lo más probable es que los propietarios de las empresas transnacionales calcularon: se necesitan 5 millones de personas para dar servicio a la «tubería»; los 18 millones de habitantes kazajos son demasiados. Y es por eso que esta revuelta es anticolonial en muchos sentidos. Las causas de las protestas actuales tienen sus raíces en el funcionamiento del capitalismo: el precio del gas licuado realmente aumentó con el comercio electrónico. Hubo una conspiración de monopolistas que se beneficiaron de la exportación de gas al extranjero, provocando escasez y un aumento de los precios del gas en el mercado interno. Así que ellos mismos provocaron los disturbios. Sin embargo, cabe señalar que la explosión social actual está dirigida contra toda la política de reformas capitalistas que se han llevado a cabo en los últimos 30 años y sus resultados destructivos».

Tradiciones de lucha obrera. Huelga espontánea

La forma de protesta inicialmente fue una huelga «proletaria» clásica. En la noche del 3 al 4 de enero, comenzó una huelga salvaje en las empresas petroleras de Tengiz. Pronto la huelga se extendió a las regiones vecinas. Hoy en día, el movimiento huelguístico tiene dos puntos principales: Zhanaozen y Aktau.

Como escriben hoy los teóricos de la conspiración, los disturbios en Kazajstán se prepararon cuidadosamente en Occidente, como lo demuestra la cuidadosa organización y coordinación de los manifestantes. En palabras de Kurmanov:

«Esto no es un Maidán, aunque muchos analistas políticos están tratando de presentarlo de esta manera. ¿De dónde vino una autoorganización tan increíble? Esta es la experiencia y la tradición de los trabajadores. Las huelgas han sacudido la región de Mangistau desde 2008, y el movimiento huelguístico comenzó en la década de 2000. Incluso sin ninguna aportación del Partido Comunista u otros grupos de izquierda, hubo reivindicaciones constantes para nacionalizar las compañías petroleras. Los trabajadores simplemente vieron con sus propios ojos a qué estaban llevando la privatización y la toma del poder por el capitalismo extranjero. En el curso de esas manifestaciones previas, adquirieron una enorme experiencia de lucha y solidaridad. La propia vida en el desierto hizo que la gente se mantuviera unida. Fue en este contexto que la clase obrera y el resto de la población se unieron. Las protestas de los trabajadores en Zhanoazen y Aktau marcaron la pauta para otras regiones del país. Las yurtas y tiendas de campaña, que los manifestantes comenzaron a colocar en las plazas principales de las ciudades, no fueron tomadas en absoluto de la experiencia «Euromaidán»: estuvieron en la región de Mangastau durante las huelgas locales del año pasado. La propia población trajo agua y comida para los manifestantes.

En Kazajstán hoy en día no hay oposición legal, todo el campo político ha sido reprimido. El Partido Comunista de Kazajstán fue el último en ser liquidado en 2015. Solo quedaron siete partidos progubernamentales. Pero hay muchas ONG que trabajan en el país, que cooperan activamente con las autoridades en la promoción de una agenda prooccidental. Sus temas favoritos: la hambruna de la década de 1930, la rehabilitación de los participantes  en el movimiento Basmachi y los colaboracionistas durante la Segunda Guerra Mundial, etc. Las ONG también trabajan en el desarrollo del movimiento nacionalista, que en Kazajstán es completamente progubernamental. Los nacionalistas celebran manifestaciones contra China y Rusia que son autorizadas por las autoridades».

Según nuestro interlocutor, los siniestros islamistas que supuestamente están detrás de los recientes acontecimientos también son extremadamente débiles y están mal organizados en Kazajstán. Como nos aseguró, de hecho, el Kazajstán moderno está comprometido en la construcción de un estado monoétnico, y el nacionalismo es su ideología oficial. Todos los informes de un Kazajstán «prosoviético» del canal de televisión Mir y similares son un mito:

«En 2017, se erigió un monumento en Kyzyl-Orda a Mustafa Chokai, el inspirador de la legión de Turquestán de la Wehrmacht. Hoy en día, el estado está revisando radicalmente la historia. El proceso se ha intensificado especialmente después de la visita de Nursultan Nazarbayev a los Estados Unidos hace unos años. El movimiento panturco también es cada vez más activo. Hace poco, por iniciativa de Nursultan Nazarbayev, la Unión de Estados Turcos se estableció en Estambul el 12 de noviembre de 2021. La élite de Kazajstán mantiene sus principales activos en Occidente. Por eso los estados imperialistas no están  interesados en absoluto en la caída del régimen actual: está completamente de su lado».

¿Pero tal vez no todo es tan inequívoco en las prioridades geopolíticas de Kazajstán? Parece que su liderazgo tiende a llevar a cabo una notoria política multivectoral, maniobrando entre Rusia, Occidente, China y Turquía. Pero una condición es obligatoria para todos los socios extranjeros aquí: la legislación local «leal» permite a las empresas extranjeras sacar las ganancias del país.  Si no es necesario, ninguno de los actores globales intentará cambiar el gobierno por uno aún más obediente. Y, por supuesto, la oposición liberal está intentando establecer y de hecho ya lo está haciendo su control sobre el movimiento masivo de protesta.

«La dimisión de Nazarbayev de la Presidencia para pasar a dirigir el Consejo de Seguridad estuvo motivada por el deseo de crear la apariencia de una democracia, incluso para Occidente. En realidad, mantiene un control total sobre todas las ramas del poder y aumentó su propio poder al tiempo que evita por completo la responsabilidad de la situación. El presidente Tokayev es una figura decorativa, un peón dentro de la familia gobernante. Sin duda, las protestas actuales pueden llevar a algunas facciones a intentar un golpe de palacio o acciones similares. No se puede reducir todo a teorías conspirativas. Tampoco se debería idealizar el actual movimiento de protesta. Sí, es un movimiento social de base, en el que los trabajadores juegan un papel pionero, apoyado por los desempleados y otros grupos sociales. Pero hay fuerzas muy diferentes actuando en él, especialmente porque los trabajadores no tienen su propio partido, sindicatos de clase, o un programa claro que satisfaga plenamente sus intereses. Los grupos de izquierda existentes en Kazajstán se parecen más a círculos y no pueden influir seriamente en el curso de los acontecimientos. Las fuerzas oligárquicas y externas tratarán de apropiarse y/o al menos utilizar este movimiento para sus propios fines. Si gana, comenzará la redistribución de la propiedad y la confrontación abierta entre varios grupos de la burguesía, una «guerra de todos contra todos». Pero, en cualquier caso, los trabajadores podrán ganar ciertas libertades y obtener nuevas oportunidades, incluida la creación de sus propios partidos y sindicatos independientes, lo que facilitará su lucha por sus derechos en el futuro».

Las fuerzas armadas de Kazajstán intentan enfrentarse a los manifestantes

P.D. Después de que se publicara el artículo, se supo que en Almaty y algunas otras ciudades hay fuertes enfrentamientos, los manifestantes han incautado muchos edificios de infraestructura clave en Almaty y otras ciudades. Bajo la presión de las protestas, el presidente Tokayev hizo concesiones sociales sin precedentes: prometió la regulación estatal del gas, la gasolina y los bienes socialmente importantes, una moratoria sobre el aumento de las facturas de los servicios públicos, alquileres subsidiados para la vivienda para los pobres y la creación de un fondo público para apoyar la atención médica y a los niños. Los manifestantes también exigieron un retorno a la Constitución de 1993 y un gobierno compuesto por personas ajenas al sistema. Y todavía exigen precios de los alimentos más bajos y una reducción de la edad de jubilación a 58-60 años, salarios más altos, pensiones, beneficios por hijos, etc.

Los activistas liberales de la oposición se apresuraron a declarar que son ellos los que coordinan el movimiento.

En la noche del 5 de enero, se informó que Nursultan Nazarbayev había dejado de ser presidente del Consejo de Seguridad de Kazajstan. El presidente Tokayev tomó su lugar y declaró su intención de actuar «con la mayor dureza posible». Al mismo tiempo, se prometió que pronto se llevarían a cabo «reformas políticas consistentes».

Más tarde ese mismo día Tokayev pidió una operación de «mantenimiento de la paz» (de hecho, policía) de los países de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (Rusia, Bielorrusia, Armenia, Uzbekistán, Tayikistán y Kirguistán, OTSC) para reprimir las protestas, que las autoridades kazajas ahora consideran un intento de intervención desde el exterior. En la mañana del 6 de enero, el consejo de la OTSC había aprobado la solicitud y ya hay informes de tropas rusas en Kazajstán.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí