El bolsonarismo contra el Mercosur: «Si Argentina está incómoda, que se vaya»

0
3

 

  • En las últimas horas trascendió un duro mensaje de Pablo Guedes, Ministro de Economía de Brasil, invitando a Argentina a “retirarse” del Mercosur, si no está de acuerdo con la política de apertura que Brasil y Uruguay están impulsando en detrimento del proteccionismo económico del bloque.

Redacción

El Ministro de Economía de Brasil afirmó que no permitirá que el Mercosur sea «una herramienta ideológica». En la misma conferencia, afirmó que América Latina va en camino de la miseria, primero con Venezuela y luego Argentina.

Brasil viene impulsando que el Mercosur reduzca un 10% su Arancel Externo Común, medida que abriría la importación y desataría una competencia que podría afectar fuertemente a la industria local.

La alianza económica del Mercosur tiene su importancia para la economía local, porque hace a la estructura económica de los países que lo integran. La estructura industrial de nuestro país, con su limitada posibilidad de competir a nivel internacional, descansa sobre la ayuda estatal y la posibilidad de comercio con los países vecinos.

Por poner un ejemplo, la industria automotriz argentina, conformada por múltiples fábricas autopartistas y terminales ensambladoras, dependen enteramente de su exportación a Brasil. De esta manera, la situación laboral de la clase obrera industrial de nuestro país es afectada por dichos acuerdos económicos y por las restricciones de importación que protegen la industria local de la competencia internacional.

No negamos que el Mercosur sea campo de negocios del empresariado local que se beneficia de dichas protecciones, ayuda estatal y del régimen de precarización laboral que ha avanzado en los países de Latinoamérica. Pero una liberalización mayor podría destruir el tejido industrial y afectar gravemente el empleo y perjudicar aún más las condiciones de vida de los trabajadores.

En Brasil, primero con el PT pero profundizada por Bolsonaro durante los últimos años, viene avanzando una dinámica de desindustrialización y reprimarización de la economía, una dinámica que también se ve en Argentina aunque de manera más atenuada. El bolsonarismo ha privilegiado las finanzas y el agronegocio, presentándolas como el «motor de desarrollo» del país, dejando atrás la industria, aunque aún ese país siga representando uno de los PBI más importantes de la región.

Estas declaraciones vienen a exacerbar  los ánimos en momentos en que Uruguay ha manifestado su intención de avanzar en un tratado de libre comercio con China, iniciativa completamente contraria a la reglamentación del Mercosur.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí