EEUU: Fuerte paro docente en Seattle

Las clases no iniciaron el pasado 7 de septiembre. Los docentes votaron, por abrumadora mayoría, realizar un paro por tiempo indeterminado.

0
8

Del 75% del padrón que votó, el 95% votó afirmativamente realizar un paro por tiempo indeterminado.

Con un contexto inflacionario y de recesión sin precedentes en los últimos años; y teniendo en cuenta que los aumentos salariales no son la norma para la mayoría de los trabajadores, el principal reclamo es el salarial.

Un salario docente promedio ronda los 100 mil dólares anuales (brutos), luego de los descuentos en impuestos estatales y federales, aportes y seguro médico (la versión estadounidense de la obra social) que por lo general representan aproximadamente el 25-30% del salario, esa cifra se ve reducida drásticamente.

Además del aumento de los precios de los bienes de consumo, los trabajadores en general tienen que afrontar alquileres por las nubes y los aumentos de tasas de interés de los créditos hipotecarios, hay que contemplar que los docentes no reciben dinero extra para cubrir los materiales que utilizan en las clases, por lo que cualquier intento por parte de las y los docentes de mejorar sus clases con recursos extra, debe ser costeado por ellos mismos.

Sin embargo, el reclamo no exclusivamente salarial, durante la pandemia la planta docente a nivel nacional se redujo considerablemente, con 280 mil docentes menes en 2022 de los que había a principios del 2020. Por este motivo el reclamo incluye mejoras generales en el sistema educativo como un aumento en la planta docente para evitar aulas superpobladas y facilitar los procesos de enseñanza y aprendizaje, particularmente piden la presencia de asistentes de clase en aquellos salones donde hay alta proporción de estudiantes aprendiendo inglés o multilingües (hay que tener en cuenta que la población inmigrante ronda el 17% de la población total del país con más de 40 millones de personas, 70% de las cuales son latinoamericanas[1]) sumado a personal apropiado para acompañar a las y los estudiantes que tienen planes individualizados de estudios o reciben educación especial[2].

¿Por qué es relevante la lucha docente en Seattle?

No es la primera vez que los docentes en EE.UU. impiden el comienzo de las clases, la última gran pelea en 2018 involucró a miles de docentes de varios estados de Este a Oeste del país. En muchos estados las y los docentes ganaron y consiguieron en mayor o menor medida que se cumplieran sus reclamos; sin embargo, a lo largo del 2019 muchos legisladores de esos mismos estados implusaron leyes que castigaban severamente a aquellos docentes que decidieran unirse a nuevas huelgas en el futuro.

En este contexto, y siendo que en Washington los trabajadores estatales en realidad no tienen derecho a huelga, la movilización de docentes es un acto de valentía y un mensaje importante para el resto de los docentes del país

Las repercusiones de la huelga no se hicieron esperar y se sienten en otros estados. En la legislatura de Nueva York, el mismo miércoles se votó por unanimidad retrotraer un recorte presupuestario que se había votado para las escuelas públicas en Junio de este año, impulsada por el gobernador. Aunque los legisladores quieran salir del brete asegurando que no sabían lo que estaban firmando en junio, no hay que ser brillante para entender que es una clara medida para evitar roces con la planta docente del estado.

Un dato importante que no hay que perder de vista es que el paro docente es un paro activo. Las y los docentes se congregaron en las puertas de las escuelas con pancartas y sostuvieron micrófonos abiertos donde varias y varios docentes participaron arengando a las y los compañeros a sostener la medida de fuerza. En un país donde el derecho a huelga se encuentra muy limitado, donde la mayoría de las y los trabajadores no cuentan con un sindicato ni con convenios colectivos de trabajo, si la huelga en Seattle triunfa, podría ser un puntapié para los esfuerzos incipientes de algunos grupos de trabajadores que están peleando por formar sindicatos y luchar por derechos laborales.


[1] Fuente Centre for Immigration Studies

[2] The Seattle Times

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí