Duque propone “Modernizar la Policía”

0
4

 

  • Casualmente el gobierno anunció la reforma de la policía justo después de aprobar el ingreso de los organismos de derechos humanos.

  • No existe reforma que pueda transformar el rol histórico de la policía: proteger los intereses de los poderosos.

Mika Alba

Iván Duque anunció este domingo la “modernización del Ministerio de Defensa y la transformación integral de la Policía Nacional”. Presentará el próximo 20 de julio un proyecto de ley para crear un Estatuto Disciplinario Policial.

Casualmente hasta esta fecha el gobierno habilitó el ingreso de los organismos de derechos humanos internacionales, lo que deja en evidencia que este discurso fue una respuesta rápida ante los visitantes extranjeros y no a las demandas de las mayorías populares.

A más de un mes de rebelión popular en Colombia, se contabilizan más de 60 asesinatos, más de 400 desaparecidos, miles de heridos, cientos de torturados y al menos 25 víctimas de violencia sexual, por parte de la Policía Nacional. Este anuncio pretende lavarle la cara a una institución que sistemáticamente ha violado los derechos humanos de la clase trabajadora.

En un cínico discurso frente a la ceremonia de asunción de 134 nuevos suboficiales, el presidente de Colombia pretende descomprimir la bronca popular ante la brutalidad policial desatada contra las manifestaciones del Paro Nacional. Salió a respaldar al cuestionado ministro de defensa Diego Malano y aseguró que garantizará la calidad de vida de los agentes.

Duque mencionó “en esta estructura la prevención, protección y respeto a los derechos humanos estará marcada. Porque en la Policía Nacional se creará la Dirección de Derechos Humanos…dándole cada vez más ese énfasis, que ha estado marcado en las últimas décadas, pero que hoy más que nunca debe hacerse, no sólo más notorio, sino más claro en todo el respaldo institucional”.

Notorias son las exigencias de las multitudes por el derecho a protestar que hace décadas es reprimido por el Estado narco y paramilitar, hasta el punto que ser activista o dirigente de algún movimiento social significa una amenaza de muerte constante por parte del Estado, ya que los líderes sociales asesinados se cuentan por miles.

El discurso omitió la brutal represión contra el pueblo trabajador, e informó que dotarán de nuevos uniformes a las fuerzas represivas “que hacen más visibles el nombre del agente de policía… pero sobre todo le permite al ciudadano tener la información completa”. Identificar mejor a nuestros verdugos no resuelve el problema de fondo.

No existe reforma que pueda transformar el rol histórico de la policía: proteger los intereses de los poderosos. Menos la policía colombiana que tiene antecedentes escalofriantes y una relación directa con grupos narcos y paramilitares.

Es necesario el desmantelamiento inmediato del ESMAD, actor directo de la represión a las manifestaciones, así también todas la fuerzas represivas del Estado que están al servicio de la burguesía colombiana.

Un claro ejemplo de este vínculo entre entre la policía y la burguesía es la campaña de la cadena de supermercados Éxito entregando tarjetas de alimentos a miembros de ESMAD, además de que sus establecimientos están siendo centros de detención y tortura de manifestantes.

Hoy la juventud está dando su vida al frente de la Primera Línea de combate contra la política de hambre y represión del gobierno. Urge un Encuentro Nacional de Lucha para extender la organización independiente de la clase trabajadora y los sectores explotados y oprimidos.

El próximo 9 de Junio el Comité Nacional de Paro está convocando una manifestación masiva en Bogotá. La fuerza organizada en las calles debe derribar a Iván Duque y convocar una Asamblea Constituyente libre y soberana para refundar el país sobre nuevas bases sociales.

¡Fuera Duque!

¡Desmantelamiento de la Policía!

¡Asamblea Constituyente, libre y soberana!

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí