Claudia Sheinbaum arrasa en las elecciones en México

Claudia Sheinbaum se alzó cómodamente con el triunfo en las elecciones presidenciales de México de este domingo, en las que alcanzó el 58% de los votos. Será la primera mujer que ocupe el cargo presidencial en la historia del país.

0
8

Sheinbaum es una académica doctorada en física por la Universidad Nacional Autónoma de México, especialista en cuestiones ambientales y una colaboradora de hace mucho años del actual presidente Andrés Manuel López Obrador.

La victoria de Sheinbaum vuelve a ratificar el crecimiento meteórico del partido Morena, creado por el propio AMLO en 2014 como una ruptura del PRD. Sheinbaum ocupará el cargo durante los próximo seis años, según mandato constitucional.

La aplastante victoria del oficialismo se debe a un puñado de razones. La primera y más fundamental fueron las políticas sociales llevadas adelante por AMLO, que si bien no cuestionaron la estructura socioeconómica brutalmente desigual de México, otorgaron ciertos beneficios y mejoraron parcialmente las condiciones de vida de millones de mexicanos sumidos en la pobreza estructural, en un país gobernado históricamente por la derecha neoliberal más rancia.

En relación a esto último, la otra razón de importancia de la victoria de Sheinbaum se debe a la subsistencia de un masivo desprestigio de los partidos tradicionales del establishment mexicano, en particular el PRI y el PAN, ejecutores de un neoliberalismo desastroso durante décadas en el país, rastreros de Estados Unidos. Habilitaron el desembarco masivo del narcotráfico en el país.

Frente al desprestigio histórico de los partidos tradicionales, el surgimiento de Morena como una ruptura del PRD terminó capitalizando rápidamente lo que terminó siendo una lectura política hábil por parte de AMLO: el crecimiento de un espacio político alternativo a la derecha tradicional que gobernó el país en prácticamente toda su historia moderna.

Esto no quita que el gobierno de AMLO haya sido un gobierno capitalista «normal». No se tocó ni un centímetro la estructura social y económica atrasada y desigual del país, sólo que a esta continuidad se le adosaron ciertas políticas sociales. Las diatribas de la derecha latinoamericana acerca de que AMLO es un gobierno «de izquierda» no pueden ser más ridículas: se trata de un gobierno 100% capitalista con ciertos rasgos progresistas, que no alteró de raíz la realidad del país, pero llevó adelante ciertos cambios en el aspecto social -que para los estándares de la rancia derecha mexicana son prácticamente «comunismo». Sumando esto al hundimiento de los partidos tradicionales, construyó lo que parece estar siendo una nueva hegemonía política en el país, ratificada por el aplastante triunfo de Sheinbaum.

Parte de esta «continuidad con cambios» del gobierno de Morena se refleja en la continuidad de la extrema violencia narco que sacude al país hace décadas, sin síntomas de aminorarse. De hecho, las elecciones de este domingo culminaron un proceso electoral que se convirtió en el más violento en la historia del país, con más de 60 candidatos asesinados durante la campaña electoral.

Otro aspecto fundamental que el gobierno de AMLO deja sin resolver es la crisis migratoria en la frontera con EE.UU: la continuidad de la pobreza y la desigualdad estructurales -a pesar de ciertas políticas sociales insuficientes- son la causa inalterada por la que subsiste el problema migratorio, que el nuevo gobierno mira de reojo ante la posibilidad certera de que Donald Trump regrese a la Casa Blanca el próximo año. Aunque el intitulado «progresista» Joe Biden no ha hecho más que endurecer su política migratoria durante los últimos cuatro años.

Quién es Claudia Sheinbaum, la nueva presidenta de México

Sheinbaum pertenece al riñón de López Obrador desde que éste rompiera con el PRD y fundara Morena, en el año 2014. Sin embargo, su actividad política comenzó desde mucho más joven.

Hija de una pareja de científicos, sus padres estuvieron en la Plaza de Tlatelolco en 1968, cuando se produjo la terrible masacre contra estudiantes y maestros que protestaban. Durante el tiempo en que ella fue universitaria ingresó a la política como activista estudiantil en el proceso de lucha contra las políticas privatistas de las universidades, a fines de los años ’80 y principios de los ’90, contra la oleada privatizadora del gobierno del PRI.

Militó en el PRD y fue funcionaria de políticas ambientales de AMLO a partir del año 2000, cuando el actual presidente era gobernador de la Ciudad de México. Este domingo se convirtió en la primera presidenta electa mujer de México, en un país con una arraigada cultura machista y niveles muy altos de casos de violencia de género y femicidios .

Tras su triunfo, Sheinbaum asegura que su gobierno estará marcado por la continuidad con las políticas de AMLO, y manifestó su rechazo ha políticas económicas más contundentes que reclaman sectores de la centro izquierda de Morena, como un impuesto a las grandes fortunas o una reforma fiscal que elimine exenciones impositivas a las grandes empresas.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí