China: se agudiza la crisis inmobiliaria y desata una «rebelión de las hipotecas»

Miles de familias que se endeudaron con un crédito hipotecario están organizando "huelgas" dejando de pagarle a los bancos. Se estima que lo que está en juego son 370.000 millones de dólares en créditos hipotecarios.

0
18

En la mayor parte del mundo se está subiendo la tasa de interés para contrarrestar la inflación global. En China, la segunda economía mundial, ocurre todo lo contrario. El Banco Popular de China acaba de bajar la tasa de referencia 10 puntos básicos y se espera que baje más.

La medida vino después de que se sepa que la desaceleración económica fue bastante mayor de la esperada. A la cabeza de dicha crisis, el sector inmobiliario. Que representa nada menos que el 20% del PBI del gigante asiático.

Según datos oficiales, en el segundo trimestre de este año la economía china creció sólo un 0,4%, el menor número desde el desplome de 2020, cuando estalló la pandemia. Los analistas e inversores esperaban una desaceleración, pero no tan pronunciada.

El enfriamiento económico viene apuntalado por la crisis del mercado inmobiliario, que en ese período cayó un 7%. Hace un año, la constructora más grande de China, Evergrande, se declaró en default y puso al sistema financiero (chino e internacional) al borde de una crisis de pagos. Finalmente, el gobierno tuvo que aplicar un rescate millonario para que la empresa pueda hacer frente a sus deudas. Sin embargo, la posibilidad de que la burbuja inmobiliaria estalle sólo se pospuso, y la crisis continuó su camino.

La mayoría de las grandes empresas constructoras enfrentan graves problemas de liquidez, por lo que son incapaces de seguir financiando millones de proyectos que ya fueron prevendidos. La venta de departamentos a cargo de las grandes constructoras registra 13 meses de caída consecutiva.

En China, el mercado inmobiliario se maneja principalmente con un sistema de preventa: el cliente compra una propiedad sin terminar, pagando el precio completo a través de un crédito hipotecario. Sin embargo, la construcción de millones de viviendas que ya se encuentran prevendidas vienen retrasadas, cuando no directamente paralizadas. El retraso medio en la finalización de las viviendas ya alcanza los 14 meses.

La rebelión de las hipotecas

Por eso, miles de personas que se endeudaron con un crédito hipotecario están organizando «huelgas» dejando de pagarle a los bancos, ante la incertidumbre de si la vivienda por la que pagaron les será entregada en el plazo acordado, o peor, si les será entregada alguna vez. Se estima que lo que está en juego son 370.000 millones de dólares en créditos hipotecarios.

Ya el año pasado, con la crisis de Evergrande, algunos grupos de damnificados realizaron movilizaciones a las puertas de la empresa. En julio de este año, una movilización de personas perjudicadas por Evergrande fue reprimida por la policía cuando se manifestaba frente a la sede del gobierno local de Jingdezhen, donde Evergrande prevendió un megaproyecto de 14 torres residenciales a principios de 2021. Desde entonces, la construcción estuvo la mayor parte del tiempo parada.

La «rebelión de las hipotecas» no es sólo un riesgo para los bancos, sino que puede hacer temblar la economía china en general, cuyo ascenso meteórico en las últimas dos décadas estuvo en gran parte motorizada por el boom inmobiliario. Se estima que, para fines de 2022, el índice de morosidad llegue a un pico histórico de 4%. En 2019, ese índice era de apenas el 0,7%.

Por eso, el gobierno mira con fuerte preocupación el malhumor social creciente por la crisis del sector inmobiliario, temiendo que la «rebelión de los hipotecados» empiece a manifestarse no sólo como un boicot «ciudadano» a los bancos, sino también haciendo que la gente salga a la calle. En el último informe oficial del buró político, se hace especial referencia a la necesidad de que el gobierno tome medidas para garantizar la entrega de viviendas.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí