Brasil: Profesor de una escuela pública aparece vestido del Ku Klux Klan

0
12

 

  • La lucha antirracista debe organizarse en todas las instancias de la educación.

Omar Xilief

“El racismo es un sistema de dominación, explotación y exclusión que exige una resistencia sistemática de los grupos a los que oprime, y la organización política es fundamental para este enfrentamiento” (Sueli Carneiro)

El 8 de diciembre tuvo lugar una escena extremadamente chocante en la Escuela Estadual Amaral Wagner, ubicada en Santo André (São Paulo). Un maestro de esta unidad escolar fue gravado por estudiantes vistiendo el atuendo del Ku Klux Klan (KKK), uno de los mayores símbolos de los supremacistas blancos estadounidenses.

Ante el acto racista, parte de los alumnos de manera totalmente consciente exigieron que el docente se quitara el traje del KKK y abandonara el lugar donde se realizaba una fiesta de disfraces, algunos docentes de la unidad escolar, al ver tal escena, cuestionaron la actitud del docente instantes después de lo ocurrido y la dirección de la escuela tuvo una conversación con él, pero sin que se conozca el contenido.

Al día siguiente, cuando se le preguntó el porqué de tal acto, trató de justificarse diciendo que algunos de los estudiantes le defienden y otros no, que hace trabajo con los estudiantes sobre el tema racial y que incluso tiene una nieta negra, pero sin reconocer que esa actitud es inadmisible. El día 17, cuando se le pidió que tomara una posición, pronunció un discurso ante un pequeño grupo de maestros y gestores durante la pausa del Consejo de Clase con el mismo contenido de lo que había dicho anteriormente.

A pesar de lo ocurrido el día 8, la dirección de la escuela, la Junta de Educación y la Secretaría de Educación (SEDUC) solo tomaron una posición, distanciándose del docente y responsabilizándolo por la conducta racista y con la construcción de un calendario de formación antirracista, tras amplia difusión en redes sociales, repercusión en los grandes medios de comunicación y un importante y combativo acto realizado frente a la escuela el día 22.

La ley de enseñanza de la historia y la cultura afrobrasileña no se cumple

Cuando se promulgó la ley 10.639 en enero de 2003, se estableció como obligatoria la enseñanza de la historia y la cultura afrobrasileña en las escuelas públicas y privadas de todo el país. Sin embargo, ya se cumplió su mayoría de edad, es decir, han pasado alrededor de 18 años desde su promulgación y el abordaje de la cuestión étnico-racial dentro de los espacios escolares no se ha materializado.

La falta de compromiso de las autoridades públicas (municipal, estatal e incluso federal) para implementar esta ley como política pública favoreció la negligencia en la aplicación de la ley, especialmente por parte de las instituciones privadas. Los cursos de Educación Superior en Pedagogía y Licenciatura deben tener obligatoriamente en sus planes de estudios el enfoque de la ley 10.639. Y, de esta manera, apuntar a desarrollar prácticas orientadas a la diversidad étnico-racial.

La aprobación de la ley 10.639 / 03 fue el resultado de la lucha y la conquista del Movimiento Negro a lo largo de la historia, ya que la escuela es una de las instituciones sociales encargadas de abordar este tema y promover una educación respetuosa con la diversidad. Sin embargo, no logramos alcanzar el objetivo inicialmente deseado de discutir y desarrollar el tema de las cuestiones raciales y las diversidades en los planes de estudio escolares.

El tratamiento superficial de la cuestión étnico-racial en los planes de estudio expresa cuánto necesitamos avanzar en la formación docente. Esta instituido que las unidades escolares atiendan el tema racial en el mes de noviembre y más específicamente, en la semana del 20 de noviembre. Tal práctica conduce, en determinados momentos, a acciones aisladas donde lo que cuenta es la “buena intención”.

De esta forma, desde el currículo en todos los niveles, pasando por la falta de políticas de formación docente y la articulación con el movimiento negro, los Proyectos Político-Pedagógicos (PPP) de las escuelas terminan abordando de manera muy vaga la construcción de proyectos encaminados a combatir el racismo. Es la falta de política que se refleja plenamente en la conducta del maestro que fue con el atuendo supremacista durante una fiesta de disfraces.

El racismo debe combatirse en todas las dimensiones

Absurdamente, la SEDUC tardó 18 días en tomar alguna medida. Esto demuestra que el comportamiento racista de este docente dentro de una escuela pública estatal está en consonancia con el racismo institucional y estructural de nuestro país.

La perpetuación del racismo en la historia brasileña revela la existencia del sistema colonial basado en los ideales del hombre blanco eurocéntrico que tiene métodos y medios para difundir y operar las desigualdades raciales dentro de los espacios sociales, incluidas las escuelas, como instrumentos de esta práctica.

Debemos combatir con vehemencia no solo la conducta de este docente -que cometió un delito, sí, fue destituido, será procesado y debe ser responsabilizado-, sino también la de la Dirección de Unidad, Junta de Educación y, sobre todo, SEDUC. Estas instituciones simplemente omitieron su responsabilidad en la administración escolar, no convocaron de inmediato a docentes, estudiantes y personal para discutir este hecho, sus causas y las políticas para combatir las prácticas racistas en el ámbito escolar. En otras palabras, lo que se puso en práctica fue una postura de silencio que muy probablemente fue guiada por la Junta de Educación y por la SEDUC.

No aceptamos la forma en que la SEDUC, el Consejo de Educación y Dirección de la Escuela, ha estado lidiando con el hecho. Se necesita una amplia movilización del movimiento negro y sus aliados para que haya una respuesta no solo al comportamiento racista del docente, sino a la dimensión institucional y estructural que lo contextualiza. Para ello, es necesario abrir Escuela Estadual Amaral Wagner – y todas las demás escuelas – a las organizaciones del Movimiento Negro para que, junto con estudiantes, docentes, empleados y toda la comunidad escolar, puedan desarrollar un currículo, un proyecto político pedagógico, metodologías y proyectos donde la lucha antirracista sea central.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí