Berlín votó «sí» a la expropiación de las grandes inmobiliarias

0
1

 

  • En paralelo a las elecciones generales alemanas, Berlín celebró un referéndum sobre la expropiación de más de 200 mil viviendas ociosas para combatir la especulación inmobiliaria y la crisis de viviendas. Ganó de manera aplastante el “sí”.

Redacción

La medida es una respuesta ala creciente crisis habitacional de la capital alemana.

Alrededor del 80% de su población alquila la vivienda en la que reside y hace años se viene denunciando que los precios creciente devoran más y más los ingresos de la mayoría. Entre 2007 y 2019, los alquileres habían subido hasta un 85%. Esta cifra está muy por encima de los índices de inflación, cuyos puntos más altos fueron de apenas por encima del 2% anual.

La medida alcanzará a a las empresas que tengan al menos 3 mil viviendas en su poder, en particular a decenas de miles que se encuentran ociosas. 

El grueso de las expropiaciones serían de propiedades de Deutsche Wohnen, la más importante empresa de especuladores inmobiliarios de la ciudad, que tiene en su poder unas 113 mil viviendas.

Protesta en Berlín. Los carteles dicen «Alquileres basta». Foto: REUTERS

El resultado de la consulta pone en evidencia que la crisis habitacional es ampliamente sentida por la inmensa mayoría y que la campaña de mentiras impulsada por las inmobiliarias no tuvo el impacto esperado. Como siempre que hay un mínimo atrevimiento de tocar una parte de las inmensas ganancias empresarias, los plumíferos a sueldo de los empresarios se encargan de «demostrar» que la más mínima pérdida de los más ricos implica catástrofes para todos. Esos ideólogos por contrato y conveniencia fueron también en este caso derrotados.

Los resultados fueron indiscutiblemente contundentes: 56% a favor contra un 38% en contra. Sin embargo, la consulta fue organizada por el gobierno local de la ciudad y no tiene carácter vinculante. Las autoridades se vieron obligadas a hacer algo y ahora la discusión debe pasar al Bundesrat, la Cámara Alta del parlamento alemán.

La base legal de la iniciativa se ampara en la Constitución alemana, cuyo artículo 15 estipula que se puede disponer “suelo, los recursos naturales y los medios de producción, que pueden ser situados bajo un régimen de propiedad colectiva o de otras formas de gestión colectiva por una ley que fije el modo y el monto de la indemnización”.

Claro que el límite legal de la «indemnización» no tiene nada de justo. Un grupo de especuladores ganó millones por años sin trabajar ni un solo día a costa de los sacrificios de los trabajadores berlineses y ahora deben pagarles con sus impuestos una mínima devolución.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí