Argentina: Manuela Castañeira y el rol de las mujeres en la política: «Hay que hacerse lugar a los codazos»

0
1

 

Manuela Castañeira, precandidata a diputada nacional del Nuevo MAS: la Izquierda debe unirse para ser realmente una alternativa, ya que la discusión en relación al capitalismo y el malestar con el sistema parecería estar instalada. 

Antonella Bernetti

Artículo aparecido en El Destape Web

Manuela Castañeira, precandidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires del Nuevo MAS (Movimiento al Socialismo), palpitó lo que serán las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) a celebrarse durante el próximo mes de septiembre, se refirió a las disputas que se dan en la Izquierda hace años, su relación con Nicolás Del Caño -líder del Frente de Izquierda (FIT)- y la falta de paridad de género en los diferentes espacios políticos, especialmente al encabezar las listas para las legislativas.

En diálogo con El Destape, la dirigente contó cómo vive la campaña en medio de la pandemia por COVID-19 y dejó en claro que cada cosa que se programa debe ser doblemente pensada por los protocolos y las miles de variables que atraviesan a la nueva realidad. Más allá de esto, no dudó en mostrarse en contra de la realización de las PASO ya que opinó que dichos recursos debían ser utilizados para la salud y el salario de enfermeros y enfermeras. «Está cada vez más vaciada, para que sea una cuestión como de aparato, definiendo qué voces se quedan afuera. Termina generando mucho más contenido antidemocrático de lo que normalmente era, para mí hay que eliminarlas e ir directamente a generales para que no se cercenen voces y no queden sectores de la sociedad sin representación«, criticó.

Siguiendo esta línea, Castañeira manifestó que se trata de una elección de acallar las voces de la Izquierda con menos recursos para financiar campañas y tapar a «las fuerzas sociales más reales, insertas en la sociedad», que terminan siendo mayoritariamente afectadas. Es clave entender que necesitan 200 mil votos para llegar a la elección general de noviembre, por lo que piden votos para que esas voces no sean silenciadas. También, a causa de la pandemia, marcó que la campaña se dificulta aún más -al ser por medio de redes sociales y sin mediación personal-. «La política se construye en espacios colectivos, ahora hay mucha fragmentación de la vida de cada trabajador, trabajadora y jóvenes», sostuvo.

 

Las mujeres y la política, ¿hay paridad?

El caso de Manuela Castañeira parece especial en la política actual. Durante las PASO presidenciales del 2019, fue la única mujer precandidata y eso refleja un gran problema en relación al lugar que el género tiene en la política argentina. «Paridad de Género es una ley que acompañamos, de discriminación positiva, que dice que las mujeres tenemos que integrar las listas pero no dice que las tenemos que encabezar para visibilizar los lugares, ahí está la discusión», sostuvo. Asimismo, señaló: «¿Cómo se visibiliza el rol de las mujeres en un país donde el movimiento de mujeres personas LGBTQ+ son sinónimo de lucha, conquista de derechos, de organización y de hacer política de otra manera?».

Por esta razón, desde su espacio, destaca que buscan aportar candidaturas de mujeres y que las diferentes personas o activistas mujeres encabecen las listas con roles protagónicos, «no siendo acompañantes». Acusó a la política tradicional por estar «de espaldas al fenómeno» y acusó que observa a las diferentes presentaciones de los dirigentes como «un catálogo de museo o una cosa en blanco y negro de hace mil siglos que no refleja lo que pasa en el país». Sobre esto, cerró: «Hay que hacerse lugar, a los codazos, con valentía y fomentando la pelea por los derechos, la movilización y la política colectiva».

La propuesta del Nuevo MAS

Hablando sobre las ideas y las políticas que buscan llevar adelante desde el espacio, destaca que la campaña se basa en dos puntos que atraviesan a la provincia de Buenos Aires. «La miseria salarial y la flexibilización laboral son la otra pandemia de la Argentina», sostuvo la dirigente de 36 años. Y agregó: «Tenemos una propuesta concreta que tiene que ver con llevar el salario mínimo vital y móvil a 100 mil pesos y que haya leyes contra la flexibilización laboral, como el pase a planta permanente donde el Estado tiene gran influencia en la contratación».

Para la primera propuesta y ante la falta de dinero en el distrito, señaló: «El agro que está teniendo su ingreso de ganancia bruto más grande en lo que va del siglo pero el salario es el más bajo en los últimos 18 años. Creo que hay que hacer una reforma impositiva progresiva, que toque los intereses de los grandes grupos concentrados de la economía, también en el sector de finanzas, y distribuir ingresos de allí para el salario». Mientras que, por otro lado, pidió la asistencia del Estado Nacional para los pequeños comercios y negocios. «El mundo discute poner un piso a la ganancia capitalista, por lo menos, de un 15% porque ha crecido muchísimo la desigualdad. Este es el país del revés, el empresariado y sus amigos de los medios hegemónicos buscan que se bajen los impuestos», disparó.

Disputa con Del Caño y el FIT: ¿es posible la unión de la Izquierda?

La pelea con Nicolás Del Caño lleva tiempo instalada. En esta ocasión, como en las últimas elecciones, la Izquierda no logra unificar una lista para aumentar el porcentaje de votos conseguidos. Esta vez no fue la excepción y Castañeira contó que el representante del FIT no aceptó debatir ideas de cara a las PASO. «Están fomentando la división en una campaña mentirosa, hay una interna grande, se acusan seriamente y no se entiende por qué tienen un frente», lanzó.

Según la dirigente, la Izquierda debe unirse para ser realmente una alternativa en el país ya que la discusión en relación al capitalismo y el malestar con el sistema parecería estar instalada. Ante la falta de propuestas comunes, disparó contra el FIT: «Lo único que hacen es discutir cuántos días de la rotación de una banca tiene que tener Del Caño y no cómo llevamos las propuestas anticapitalistas (desigualdad, enriquecimiento, pensamiento socialista en trabajadores/as) a la campaña electoral».

Además, sostuvo que las candidaturas deben reflejar lo que se trata en los nuevos movimientos de lucha del actual siglo como ocurrió con la Marea Verde o el Ni Una Menos (NUM), según especificó. En esa línea, apuntó directo contra Del Caño: «Está de espaldas a estos fenómenos, no se tomó el trabajo de problematizar estas cuestiones para ver cómo la Izquierda es alternativa. Desde el sector opinan que no es el mejor representante de lo que es la Izquierda en Argentina y me sumo a esa opinión, hay que discutirlo».

El trabajo en pandemia por COVID-19

«Hubo una reconfiguración de la actividad», señaló la socióloga. Sobre esto contó que se llevaron a cabo campañas de solidaridad, conectar trabajadores/as de distintas áreas con trabajadores/as de salud, hicieron colectas para que conseguir insumos buscando colaborar con los hospitales, acompañaron a niños/as y distribuyeron comida por la falta de comedores, colectas financieras, actividades de formación y reclamos de derechos en las calles. «En pandemia, el tema de la violencia contra las mujeres, en momento de cuarentena muy cerrada, había personas que no tenía el privilegio de estar seguras», dijo Castañeira. También llevó adelante actividades por la vivienda y se hizo presente en el desalojo de Guernica.

Por otro lado, Castañeira destacó un trabajo específico: «Empezamos a acompañar un segmento que creció muchísimo, el de los trabajadores del reparto, que emplea a 55 mil personas en el país y las patronales no ponen un solo peso». Y sumó: «Los acompañamos en la organización de paradas solidarias y en la creación de su sindicato, el Sindicato de Base de Trabajadores de Reparto por Aplicación (SiTraRepA), que reclama al ministerio por un reconocimiento.

Para cerrar, la dirigente del Nuevo MAS lanzó una crítica para el Gobierno de Alberto Fernández relacionado específicamente con la educación: «Había que distinguir porque para las personas que están en los primeros años es distinto. No conocen la disciplina, el funcionamiento, tienen grupos de estudio y vínculos». Por último, sentenció: «La educación es colectiva, tiene que ver con la interacción humana. Tendría que haber habido una política de inversión, en infraestructura y acondicionamiento, para lograr una presencialidad segura en esos primeros años».

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí