Argentina: Descubren fugas de US$ 1.250 millones de empresarios exportadores e importadores

Se puso al descubierto lo que es sin duda apenas una parte de los fraudes de los grandes capitalistas.

0
8

La Aduana sinceró lo que muchos ya sabían, la fuga de dólares ha sido sistemática. Guillermo Michel, director general de Aduana declaro que «Es un primer universo de 13.640 operaciones que involucran a 722 empresas. Algunas de esas ya las denunciamos a la justicia argentina”. Este universo equivale a alrededor de US$ 1.250 millones. Además, hallaron irregularidades en las firmas que se sirvieron de medidas cautelares.

Este tipo de operaciones incluyen al menos tres maniobras que tienen como resultado dejar dólares en el exterior o hacerse con mas dólares de los que corresponde para importar. Además, los dólares fugados al exterior se consiguen a precio oficial, con lo cual todavía existe ganancia haciendo uso de la brecha cambiaría del dólar financiero.

La anatomía de la fuga y el fraude al Estado

El primer tipo de maniobra es la triangulación con sobrefacturación de importaciones. En este mecanismo la empresa importadora crea una firma paralela en otro país la cual hace de intermediaria. Esta firma compra la mercancía a un valor de mercado y la vende exclusivamente a su empresa madre y lo hace a un valor mayor, que no se justifica de ninguna manera. El saldo es que la firma fantasma ahora a acumulado dólares y están en el exterior.

El segundo tipo es la triangulación con subfacturación de exportaciones. En este caso, la empresa exportadora crea una firma paralela en otro país. Esta firma compra los productos a un precio inferior al real y los vende a los mayoristas de otros países a un valor de mercado, que siempre es superior. Así esta firma paralela se hace con dólares de la diferencia entre lo comprado y lo vendido, dólares que quedan en exterior. Como ventaja adicional, la empresa exportadora paga menos impuestos ya que vende por menos cantidad de dólares que los corresponderían.

Por último, las empresas importadoras suelen recurrir a un mecanismo legal para hacerse más fraudes. Se presenta, por parte de estas empresas, un reclamo ante la justicia por “derechos vulnerados”. En general, la justicia contesta dando lugar a este reclamo con una medida cautelar que libera las mercaderías para que ingresen al país. Esto también habilita la compra de los dólares necesarios para completar la transacción. Una vez conseguida la cautelar, la empresa importadora puede solicitar una prórroga de esta medida. En la que se puede aumentar la cantidad de productos. Es ahí cuando en lugar de usar esta ampliación de cupo para sus productos, lo que hace es alquilarles a otras empresas parte de este cupo. El resultado es que empresas que ya habían superado el cupo de importaciones consiguen hacerse con dólares para seguir importando.

Massa le da tiempo a los empresarios

El nuevo ministro del ajuste, Sergio Massa, declaró que «se abrirá un registro por 60 días para que las empresas hagan una rectificación» e incluso amenazó con denuncias ante la justicia argentina y la de Estados Unidos (ya que se usaron bancos de ese país).

No sorprende que se trate con tanto cuidado a grandes empresarios que defraudan al Estado y lo hacen a costa de la calidad de vida de millones de trabajadores. Dos meses para “rectificar” maniobras de fuga de capital claramente fraudulentas parecen ser una forma de darles tiempo para que finalmente el tema pase a un segundo plano. Ambos actores salen ganando, Massa aparece como un estadista y los empresarios no pagan ninguna consecuencia.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí