Ahed Tamimi sufre intento de asesinato por parte de soldados israelíes

La joven activista palestina fue atacada junto a otros activistas el Día de la Tierra Palestina.

0
15

Articulo de palestinalibre

El viernes 1 de abril de 2022, alrededor de la 1:30 p. m., una manifestación partió del pueblo de Bil’in , al oeste de Ramallah, para conmemorar el Día de la Tierra Palestina. Los aproximadamente 150 participantes, palestinos, israelíes y activistas internacionales, marcharon alrededor de un kilómetro y se detuvieron a unos 100 metros del Muro de Separación . Los manifestantes ondearon banderas y corearon consignas contra la ocupación. Al menos tres soldados estaban de pie al otro lado de la barrera, en un puesto militar elevado y blindado contra la cerca.

Unos 10 minutos después, unos 10 jóvenes palestinos, incluidos Ahed Tamimi y su primo Ousamah Tamimi , se dirigieron hacia la barrera y se detuvieron a unos dos metros de distancia y continuaron con la protesta. Los soldados en el puesto dispararon botes de gas lacrimógeno y les arrojaron granadas de aturdimiento. Un jeep militar atravesó una puerta en la barrera y los soldados sentados en él dispararon docenas de botes de gas lacrimógeno.

Para escapar de las nubes de gas, Ahed Tamimi ingresó a la ruta de patrulla que corre paralela a la barrera,  a unos 10 metros de distancia de la barrera. Después de que los soldados dispararan una bala de calibre 0,22 pulgadas (“Dos-Dos”), su primo Ousamah corrió hacia ella. En ese momento, uno de los soldados en el puesto disparó dos balas más “Dos-Dos”, alcanzando a Ousamah en el pie y el brazo.

Los paramédicos que esperaban cerca le dieron los primeros auxilios y lo llevaron en un automóvil privado a una ambulancia de la Media Luna Roja que lo llevó al Complejo Médico Palestino en Ramallah. Los médicos comprobaron que ambas balas habían entrado y salido de su cuerpo. Fue atendido y dado de alta a las pocas horas.

Testimonio de Ahed Tamimi

Llegamos al área de la Barrera de Separación a las 2:00 PM y vimos a los soldados ya esperándonos detrás de la barrera. Vi a tres soldados de pie en el puesto blindado junto a la valla. Dos tenían lanzadores de gases lacrimógenos y “balas de goma”, y entre ellos había un francotirador con un rifle “Dos-Dos” (Ruger). Unos 10 minutos después de llegar allí, fui con un grupo de unos 10 manifestantes hasta dos metros de la barrera, para provocar a los soldados. Algunos de los muchachos arrojaron piedras. Escuché a uno de los soldados decir mi nombre. No sé cómo me reconoció. Él dijo: “Tamimi, vete”. Los muchachos gritaron e insultaron a los soldados, y los soldados arrojaron algunas granadas de aturdimiento para asustarlos y ahuyentarlos. Luego dispararon algunas granadas de aturdimiento más, que cayeron lejos de nosotros. Nos alejamos por el olor del gas.

En ese momento, un jeep militar entró a través de una puerta en la barrera, y los soldados en él dispararon una ráfaga masiva de botes de gas lacrimógeno, docenas a la vez. El gas se extendió por una amplia zona y alcanzó a la multitud de manifestantes, que se encontraban a más de 100 metros de la barrera. Traté de alejarme del gas y seguí por el camino de tierra que bordeaba la barrera. Estaba a unos 10 metros de distancia de los soldados cuando, de repente, el francotirador disparó una bala “Dos-Dos”. Entré en pánico y no supe qué hacer. Los muchachos y los periodistas me gritaban: “Corre, corre, te está disparando”.

Mi primo, Ousamah Tamimi, corrió hacia mí y trató de sacarme de la línea de fuego. Mientras ambos tratábamos de escapar, se reanudó el tiroteo de los “Dos-Dos”. Escuché varios disparos. Es difícil decir exactamente cuántos, porque los disparos de “Dos-Dos” están amortiguados. Una de las balas alcanzó a Ousamah en el pie y cayó. Luego otra bala lo alcanzó en el brazo derecho. Se levantó rápidamente y ambos tratamos de huir. Corrimos unos 30 metros y luego Ousamah se cayó y no pudo levantarse. Unos paramédicos se acercaron y le dieron los primeros auxilios, y luego lo llevaron en un automóvil civil al hospital en Ramallah.

Después del tiroteo, la manifestación terminó y todos se fueron. Más tarde, fuimos a ver a Ousamah al hospital. Resultó que sus heridas no requirieron hospitalización. Todavía estoy en shock por lo que pasó.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí