Acoso transodiante y la muerte evitable de un niño en España

El 22 de febrero se conoció la triste noticia de un intento de suicidio de dos hermanes en el Estado Español. Luego de la muerte de uno de ellos, la familia contó que sufrían acoso escolar por su identidad de género.

0
31

Las noticias sobre el intento de suicidio de dos niñes de 12 años en Barcelona  conmovieron al mundo. Se trató de dos niñes de familia argentina, que asistían al Instituto Llobregat, en Sallent, y venían recibiendo acoso escolar.

La construcción del caso en la prensa tuvo como centro el acoso escolar que recibían les chiques, que los medios adjudicaron a su origen argentino. Los medios se basaron en el testimonio del abuelo de ambxs, resaltando el origen migrante y la discriminación xenófoba en las escuelas, pero, casualmente, omitieron un dato fundamental.

A nivel internacional, la prensa ignoró la identidad de género de Iván, el hermano que lamentablemente murió, a quien presentaron como una de las “gemelas”.

Borraban así la aberrante e intolerable violencia transodiante que soportan las niñeces y adolescencias trans en todo el mundo, y de la que los medios son parte al no reconocer la identidad masculina de Iván.

Fue el movimiento feminista quien puso sobre la mesa el origen transfóbico de la violencia sufrida por les hermanes, y la necesidad de actuar para garantizar los derechos de las niñeces trans. Según explicaba Gabriela Mansilla, madre de Luana quien fue la primera niña trans argentina en obtener su DNI adecuado a su género autopercibido, el índice de suicidios en la comunidad travesti trans es del 40%. Esto habla de un flagelo a nivel social, que no debe ser abordado como una tragedia individual sino como parte del sistema patriarcal que impone la cis y heterosexualidad desde la infancia.

Las políticas transodiantes matan

En todo el mundo el feminismo ha avanzado en los últimos años conquistando derechos y una gran empatía social hacia las causas de las mujeres y la población LGBT+. En respuesta, los sectores más reaccionarios, ligados a grupos religiosos y políticos de derecha, han intensificado una campaña contra lo que llaman “ideología de género”. Esta ofensiva “ideológica” sería la determinación de reconocer las identidades autopercibidas de les niñes desde sus manifestaciones más tempranas, que incluyen la forma de vestirse, de cortarse el pelo, y finalmente, de nombrarse.

En Argentina, sin ir más lejos, hemos vivido la cruzada del Pro en CABA, con Larreta y Acuña a la cabeza, contra la utilización del lenguaje inclusivo en las escuelas. Un fenómeno que surgió de les mismes niñes y adolescentes, sobre todo al calor de las jornadas históricas por el aborto legal. El lenguaje inclusivo junto con la utilización de los pronombres de género que les estudiantes piden, es un primer y poderoso paso en el acompañamiento de sus procesos de transición, o de identificación con identidades de género no binarias. Un gran punto de apoyo para que crezca en las escuelas y demás ámbitos sociales la empatía y el respeto hacia las diversidades.

El ataque de las derechas, los evangelistas y Gobiernos como el de Bolsonaro en Brasil, Trump en Estados Unidos y el actual gobierno de Meloni en Italia atentan directamente contra estas expresiones de solidaridad. Las políticas prohibicionistas como las de Larreta en CABA se suman a la negación de la ESI científica, laica y feminista, a permitirle a las Iglesias imponer su doctrina machista y LGBTodiante. Pero también se expresa en el intento de retroceder en materia de derechos conquistados que amenazan el modelo heteronormativo y patriarcal de familia, como el derecho al aborto.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí