Malvinas: La posición de los socialistas revolucionarios

0
12

 

  • Lo de Malvinas volvió a plantear un debate crucial en la izquierda: ¿cómo se define nuestra posición frente a una guerra?

 Claudio Testa

“En Brasil reina ahora un régimen semifascista que todo revolucionario no puede ver más que con odio. Supongamos, sin embargo, que mañana Inglaterra entra en un conflicto militar con Brasil… En este caso estaré del lado del Brasil ‘fascista’ contra la ‘democrática’ Gran Bretaña. ¿Por qué? Porque el conflicto entre ellos no será una cuestión de democracia o fascismo… […] Verdaderamente uno tiene que tener la cabeza vacía para reducir los antagonismos mundiales y los conflictos militares a la lucha entre fascismo y democracia. ¡Bajo todas las máscaras uno debe saber cómo distinguir a los explotadores, los esclavistas y saqueadores!”. 

León Trotsky, “Entrevista con Mateo Fossa”, septiembre de 1938

 

Lo de Malvinas volvió a plantear un debate crucial en la izquierda: ¿cómo se define nuestra posición frente a una guerra?

Los marxistas revolucionarios aspiramos a que el mundo viva en paz. Pero eso es lo opuesto al pacifismo bobo y la charlatanería de la “no violencia”, que es la otra cara de la moneda de un mundo ensangrentado por las guerras. ¡No va a haber paz en el mundo –como no sea la paz de los cementerios– mientras la sociedad humana esté dividida en explotadores y explotados! ¡Y mientras esté organizada en un sistema mundial de Estados, donde unos –los estados imperialistas– le pisan la cabeza al resto!

Por eso, frente a una guerra en concreto, como señalaba bien Trotsky, la cuestión esencial, la que define nuestra posición, no es el régimen político (“democracias”, dictaduras, monarquías o lo que fuere), sino el carácter de los estados. ¿Se trata de Estados imperialistas –como Gran Bretaña y EEUU– o de Estados en mayor o menor grado sometidos al imperialismo, como el caso de Argentina? Es a partir de allí que decidimos en qué campo militar nos ubicamos en una guerra como la de Malvinas.

¡Es que en una guerra así, lo que está en juego no es el punto de “dictaduras” o “democracias”, sino la cuestión del dominio del imperialismo!

Pero ubicarnos en el campo militar de Argentina en una guerra contra el imperialismo británico respaldado por EEUU, no implicaba dar el menor apoyo político al jefe de ese campo militar. Por el contrario, exigía la denuncia y la pelea contra esa dirección militar que estaba llevando a la derrota.

Así, en 1982, el Partido Socialista de la Trabajadores (PST), que actuaba en la clandestinidad y del que proviene nuestra corriente, fijó esta posición, horas después del desembarco argentino en Malvinas:

“En todo enfrentamiento entre un país imperialista –en este caso Inglaterra– y uno semicolonial –como es Argentina– los socialistas siempre estamos del lado del país semicolonial contra el imperialista. Tomamos esta posición, independientemente del tipo de gobierno que tengan ambos países. Es decir, que estamos contra Inglaterra –pese a que tiene un régimen democrático-burgués– y del lado de Argentina –pese a la nefasta dictadura que la gobierna–.

“Si hay guerra, los socialistas estaremos por el triunfo del ejército argentino –aunque al principio lo mande Galtieri– y por la derrota del británico.

“Aclarada esta posición de principios, no podemos dejar de hacernos la misma pregunta que se hacen millones de argentinos: ¿desde cuándo le importa la soberanía nacional a un gobierno que tiene como punto principal de su programa económico el remate a precio vil de la Patagonia a las empresas petroleras?

[…] “La conclusión es terminante: para defender realmente la soberanía y el territorio nacional –incluido el de Malvinas– frente al imperialismo, debemos comenzar por echar al grupo de agentes de Washington que desde 1976 ocupa un área importante de nuestro territorio: la Casa Rosada…”. (Palabra Socialista Nº 37, periódico del PST, abril de 1982)

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí