El ‘octubre alemán’ de 1923: una apuesta fallida por el poder obrero

0
11

 

John Riddell

Artículo aparecido en johnriddell.com. Traducido por Delfina Castellú. Ilustracióon: billete de 50 billones de marcos en la Alemania de 1923.

El 11 de enero de 1923, Francia y Bélgica enviaron sus ejércitos para ocupar la región del Ruhr, el corazón industrial de Alemania. El objetivo declarado de los invasores era obtener los pagos de reparación impuestos a Alemania en el tratado de Versalles de 1919 que puso fin a la Primera Guerra Mundial.

La ocupación franco-belga empujó a Alemania a una crisis política y económica que se profundizó a medida que avanzaba el año, impulsando a la clase obrera alemana hacia la acción revolucionaria.

En octubre de 1923, el Partido Comunista de Alemania (KPD) lanzó una apuesta insurreccional por el poder, un intento de repetir la victoria bolchevique de octubre de 1917 que los historiadores denominaron como el “Octubre alemán”. El fracaso de este intento provocó una consternación generalizada en el KPD, un resultado que ayudó a inclinar a la Comintern en su conjunto hacia un proceso de retirada y declive.[1]

Ocupación extranjera del Ruhr

El gobierno alemán denunció la ocupación franco-belga de enero de 1923 como una agresión extranjera. Pidió a la población alemana que se opusiera a los invasores mediante la resistencia pasiva y la no cooperación. Los incidentes se multiplicaron en la región del Ruhr y sus alrededores, incluidas muchas protestas y huelgas contra la ocupación. Las fuerzas francesas y belgas respondieron con arrestos y tiroteos, que finalmente mataron a unos 130 residentes. La brutalidad de los invasores provocó la indignación de las masas, que la extrema derecha nacionalista alemana trató de expresar reuniendo armas y preparándose para la resistencia armada. El fascismo alemán comenzó a emerger como un movimiento violento y amenazante con un importante apoyo de masas.

La evolución de la cotización del marco.

El movimiento obrero se dividió en su respuesta de una manera que recuerda su reacción al estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914. El Partido Socialdemócrata (SPD) apoyó la política de resistencia pasiva del gobierno. El Partido Comunista (KPD), por el contrario, se negó a dejarse arrastrar a lo que consideraba otra capitulación ante la burguesía alemana, similar al apoyo del SPD a los créditos de guerra en agosto de 1914. Aplicando los principios de frente-único del cuarto congreso del comintern (véase el capítulo 16), el KPD rechazó cualquier apoyo a las fuerzas burguesas y llamó a la unidad de la clase obrera en la lucha por un gobierno obrero.

Una facción de izquierda dentro del KPD, encabezada por Ruth Fischer y Arkadi Maslow, se resistió a la aplicación de las políticas del Cuarto Congreso. En respuesta, Karl Radek, responsable del centro de Moscú de la Comintern para las relaciones con el partido alemán, instó a este a mantenerse fiel a las decisiones del Cuarto Congreso:

Debe oponerse con todas sus fuerzas a la liquidación de las reivindicaciones transitorias y de la política de frente único. Estoy seguro de que todos aquí estamos de acuerdo en este punto.[2]

La oportunidad de aplicar esta política surgió en el estado de Sajonia, un importante centro industrial y de radicalismo obrero en el sureste de Alemania. Desde principios de 1923, el ala izquierdista de Sajonia del Partido Socialdemócrata (SPD) había gobernado el estado gracias al apoyo de los diputados comunistas en la asamblea estatal. Sin embargo, las fuerzas de Fischer-Maslow se opusieron a la postura del KPD en Sajonia. Su facción, fuertemente anclada en el corazón industrial de Berlín y la costa del Mar del Norte, se alejó de la dirección del KPD y su política de frente único, hasta el punto en que el partido estuvo cerca de dividirse irremediablemente.

Ruth Fischer

Este peligro fue desarticulado por una conferencia en Moscú a principios de mayo, a la que asistieron representantes de las facciones del KPD y por Zinoviev, Radek, Bujarin y Trotsky de parte del Partido Comunista de Rusia. El encuentro de Moscú logró la unanimidad en torno a un acuerdo de compromiso que ganó la aceptación de ambas alas del KPD. La dirección del Komintern de Moscú y ambas alas del partido alemán coincidieron en que el país se dirigía hacia la revolución. Sin embargo, como señala el historiador Pierre Broué, “Nadie planteó la conquista del poder en Alemania como una tarea inmediata”.[3]

Catástrofe social en Alemania

Cuando el Comité Ejecutivo ampliado del Komintern se reunió en una conferencia del 12 al 23 de junio, el avance de la ruptura social en Alemania y la crisis del partido alemán no estaban en la agenda. Sin embargo, el pleno de la ECCI celebró la primera discusión completa del Komintern sobre el fascismo, presentada por un informe magistral de Clara Zetkin.[4] La discusión concluyó con un llamado de Radek a los nacionalistas radicales en Alemania para hacer causa común con “el gran pueblo trabajador alemán” como “miembro de la familia de pueblos que luchan por la emancipación”.[5] Después del pleno, el KPD organizó, durante un tiempo, reuniones y debates en el espíritu del informe de Radek, incluyendo enfrentamientos con portavoces fascistas, sin lograr resultados decisivos.

El historiador del Komintern Mike Taber señala que estas iniciativas “no implicaron ninguna violación de los principios comunistas y cumplieron una necesidad política”. Sin embargo, “no se puede ignorar el peligro real y significativo de la adaptación política a las fuerzas derechistas y fascistas”, y algunos comunistas tomaron ese camino. Además, afirma Taber, la forma más efectiva para que la clase obrera gane a aquellos atraídos por el fascismo “no es principalmente a través de apelaciones políticas… sino más bien mostrando la determinación absoluta del proletariado de tomar el poder… y resolver la crisis social del capitalismo.”[6]

Como deliberaba la ECCI en Moscú, Alemania se estaba hundiendo cada vez más en una catástrofe social que el historiador Pierre Broué denominó “la más profunda que jamás haya experimentado ningún país capitalista avanzado”. La población trabajadora quedó en la indigencia; la pequeña burguesía estaba completamente arruinada. Durante los primeros nueve meses de 1923, el marco alemán perdió el 99,99% de su valor. “Los únicos privilegios que sobrevivieron fueron los de los propietarios del capital y de los medios de producción”, señala Broué.[7]

A medida que se desmoronaban las estructuras sindicales, los trabajadores organizaron nuevos instrumentos de lucha: comités de fábrica, “comités de control” antiinflacionarios y unidades de autodefensa: los “cientos” proletarios. Una ola de huelgas barrió el país, organizadas a través de comités de fábrica más que a través de sindicatos. A medida que aumentaba la resistencia, los activistas de la clase trabajadora fueron tocados por una ola espiritual de esperanza revolucionaria. Mientras tanto, el apoyo al KPD comenzó a acercarse, en algunos contextos, a una mayoría de trabajadores políticamente activos.[8]

Heinrich Brandler

Tres semanas después de la clausura del pleno de la ECCI, el periódico KPD (Die rote Fahne) convocó un día de manifestaciones antifascistas el 29 de julio. Las autoridades gubernamentales prohibieron rápidamente dichas acciones. ¿Debe el KPD desafiar la prohibición? Dubitativo, el liderazgo central del partido apeló a la ECCI en Moscú para pedir consejo. Dio la casualidad de que la mayoría de los líderes comunistas rusos estaban de vacaciones. Una consulta a los miembros del politburó soviético por correo mostró que Zinoviev y Bujarin estaban a favor de seguir adelante, Trotsky se negó a expresar una opinión y Stalin, que debutaba como líder activo de la Comintern, estaba firmemente a favor de una retirada temporal.[9]

Stalin esbozó su pensamiento en un memorando privado, fechado el 7 de agosto. Hizo hincapié en la ausencia en Alemania de los problemas que hicieron posible el logro del poder soviético en Rusia en octubre de 1917:

“(a) Paz; (b) tierra a los campesinos; (c) apoyo de la abrumadora mayoría de la clase obrera; y d) apoyo del campesinado. Los comunistas alemanes no tienen nada de eso hoy… En mi opinión, deberíamos contener a los alemanes y no estimularlos”. (Bayerlein et al., Deutscher Oktober, págs. 99–100.)

Radek transmitió el resultado de esta consulta por telégrafo: “El presidium del Komintern aconseja el abandono de las manifestaciones callejeras el 29 de julio…. Tememos una trampa”. El KPD aceptó el consejo de Moscú. En el día señalado, se llevaron a cabo mítines considerables en toda Alemania de una manera que evitaba los enfrentamientos callejeros.[10] Aunque el resultado fue positivo, la remisión de esta decisión eminentemente táctica a Moscú reflejó una falta de confianza en sí mismos por parte de los líderes alemanes y una preocupante tendencia a remitir las principales cuestiones tácticas a la capital soviética para su decisión.

La curva de las luchas de los trabajadores siguió aumentando en agosto y septiembre. La membresía y el apoyo del KPD estaban creciendo rápidamente, especialmente entre los jóvenes. La única prueba electoral de apoyo al KPD durante la crisis tuvo lugar en la región conservadora de Mecklenburg-Strelitz, donde el Partido Comunista no tenía base. El KPD recibió alrededor de una quinta parte del voto total, una conquista significativa.[11]

A principios de agosto, una creciente ola de huelgas que rayaba en una huelga general forzó la renuncia del gobierno alemán de Wilhelm Cuno. Fue reemplazada por una nueva coalición, encabezada por Gustav Stresemann, que ahora incluía al SPD. El cambio de régimen fue visto por muchos en la izquierda como una especie de victoria, pero trajo a los trabajadores más sacrificio y hambre, mientras que la participación del SPD aumentó la autoridad del régimen de Berlín.[12]

A medida que se profundizaba la crisis social y política, el presidente y líder central del KPD, Heinrich Brandler, partió para consultas en Moscú y llegó a mediados de agosto. El lugar de toma de decisiones pasó ahora decisivamente al organismo dirigente del Partido Comunista Ruso. Como el historiador ruso F.I. Firsov ha señalado: “Los temas más importantes se discutían en el politburó del VKP [Partido Comunista de Rusia] y en sus comisiones, y luego la delegación del VKP informaba al ECCI de las decisiones tomadas y este último las aprobaba”.[13]

El 15 de agosto, Zinoviev presentó al Politburó del Partido Comunista Ruso (VKP) unas tesis advirtiendo que la situación en Alemania se acercaba rápidamente a un clímax revolucionario. El Politburó se reunió ocho días después. Radek, Zinoviev y Trotsky presionaron para que el KPD tomara medidas audaces; Stalin expresó un dejo de escepticismo con respecto al potencial revolucionario en Alemania. El 22 de agosto, se eliminó una comisión cuyo objetivo era coordinar los preparativos del partido ruso, compuesta por Zinoviev, Trotsky, Stalin, Radek, Chicherin y Georgy Piatakov. Los líderes de ambas facciones del KPD fueron convocados a Moscú; llegaron a finales de agosto.[14]

El KPD se une al gobierno de Sajonia

La reunión conjunta de Moscú desarrolló un plan innovador para una apuesta por el poder, basándose en las políticas del Cuarto Congreso de la Comintern con respecto al frente único. La resolución del congreso sobre tácticas especificó que, en ciertas circunstancias, un gobierno de base obrera apoyado por un movimiento obrero movilizado podría servir como un paso de transición hacia el poder obrero. El plan de Moscú aplicó este concepto a la situación en Sajonia, cuyo gobierno SPD dependía del Partido Comunista KPD para su mayoría legislativa. La reunión propuso que el KPD aceptara una invitación permanente para unirse al gobierno estatal liderado por el SPD. El KPD entonces utilizaría esta posición en el gobierno para preparar la resistencia nacional al ataque del gobierno nacional de Alemania que inevitablemente seguiría.

El mérito del plan residía en buscar ganar una base social amplia y viable para una apuesta por el gobierno de los trabajadores, una que se apoyara en las estructuras constitucionales de la república de Weimar incluso cuando se preparaba para ir más allá de ellas. El plan permitió a las fuerzas revolucionarias adoptar una postura defensiva, obligando al gobierno nacional, si deseaba derrocar a la coalición socialista, a romper con la constitucionalidad de Weimar y llamar al ejército.[15]

Aproximadamente el 10 de octubre, paralelamente a estos esfuerzos, el KPD inició negociaciones en Berlín con representantes del SPD y los sindicatos con el objetivo de formar un comité de acción nacional conjunto.[16]

Remmele

El mismo día, el KPD presentó una propuesta de la conferencia de Moscú, presentada nueve días antes por Zinoviev, para delegar a tres líderes para que sirvieran en el gobierno liderado por el SPD en Sajonia. Nueve días después, el gobierno nacional invocó sus poderes de emergencia para destituir al gobierno de Sajonia del SPD-KPD. Envió a la Reichswehr, el ejército alemán, para imponer su decisión en Sajonia, derrocar al gobierno provincial y dispersar a los “cientos” proletarios locales.

Ninguna ola de protestas masivas se levantó para resistir estas acciones. Las negociaciones de Berlín tampoco abrieron un camino para la acción coordinada. En cuanto a las milicias obreras, eran fuertes en número pero en su mayoría sin entrenamiento ni armas.

El 21 de octubre, los delegados de los comités de fábrica de todo el estado de Sajonia se reunieron en una conferencia convocada apresuradamente en Chemnitz para decidir una respuesta. El historiador E. H. Carr registra el resultado:

[L]os socialdemócratas sajones no tenían valor para embarcarse en una guerra civil contra la Reichswehr, y los comunistas sajones no tenían fe en su capacidad para actuar solos. La propuesta de huelga general fue cortésmente enterrada por una resolución para establecer una comisión para examinar la propuesta.”[17]

Los delegados de fábrica rechazaron una propuesta del KPD de una huelga general para protestar por la ocupación del ejército; no se hizo ninguna otra propuesta. El gobierno de Sajonia SPD-KPD cayó sin resistencia masiva.

Levantamiento en Hamburgo

La resistencia armada sí estalló en la ciudad portuaria de Hamburgo, pero como resultado de un malentendido, con resultados trágicos. El episodio está bien resumido en un informe al presidente de la Comintern, Grigorii Zinoviev, por parte del comunista ruso Grigorii Roze-Skoblevsky (Shklovsky) el 27 de octubre.

Un líder del partido, Hermann Remmele, que había estado presente en el estado de Sajonia cuando el movimiento obrero se enteró de un ataque inminente de unidades del ejército alemán, entregó a los comunistas de Hamburgo la orden de lanzar un levantamiento armado el 22 de octubre. Remmele informó que se estaban organizando levantamientos en todo el país en apoyo de los trabajadores de Sajonia e instruyó a los líderes del partido de Hamburgo para que enviaran las milicias del partido inmediatamente a la batalla. (fuente de Bayerlein)[18]

De hecho, el mensaje de Remmele era falso. El Partido Comunista hizo tal propuesta en una conferencia de trabajadores en Sajonia, pero no se presentó hasta después de la partida de Remmele, y luego fue rechazada. Ninguna noticia llegó a los camaradas de Hamburgo de este cambio de planes. Los líderes comunistas de Hamburgo plantearon objeciones a las instrucciones de Remmele, pero Remmele las anuló, invocando su autoridad como representante de la dirección central del partido.

El enorme puerto de Hamburgo estaba entonces en las garras de una ola de huelgas. El KPD local estaba tratando de frenar el ritmo de este movimiento para evitar su aislamiento. Para llevar a cabo las instrucciones de Remmele, los comunistas tuvieron que cambiar de rumbo y convertir estos paros en una huelga y un levantamiento generalizados en toda la ciudad. El lunes 23 de octubre se pasó en febriles preparativos.

El martes, varios cientos de militantes del partido salieron a las calles sin armas ni panfletos. Ocuparon más de una docena de comisarías, confiscaron armas, aseguraron estos edificios contra ataques y levantaron barricadas en muchos puntos de la ciudad. La policía local y algunos destacamentos militares cercanos se unieron rápidamente y sofocaron el levantamiento. Al final del día, las fuerzas comunistas se retiraron y se dispersaron. Durante los combates del día murieron unas 100 personas, la mayoría de ellas no combatientes.

Solo en un distrito de la ciudad, Barmbek, los residentes buscaron ayudar a los rebeldes suministrando alimentos o ayudando a construir las barricadas. Desde el punto de vista organizativo, la estructura militar comunista se desempeñó bien, mostrando, en palabras de Shklovsky, milagros de valentía, constancia, disciplina y desinterés. Pero las milicias comunistas lucharon solas, reuniendo solo una pequeña fracción de sus 14.000 miembros en la ciudad. La rebelión no se extendió más allá de la ciudad de Hamburgo y sus alrededores.

La limpieza de las ahora desiertas barricadas de Hamburgo marcó el final de la apuesta por el poder del KPD en octubre de 1923. Unos días después, el 9 de noviembre, los fascistas alemanes intentaron un golpe de estado en Munich que fue rápidamente sofocado. El régimen de Stresemann se movió para reestabilizar la moneda y la crisis social disminuyó.

Para las fuerzas comunistas, «el ‘fiasco alemán’ constituyó una retirada decisiva de importancia histórica», comenta Broué, «pero al principio pasó desapercibido».[19] No obstante, el resultado fue desalentador: ninguna resistencia a la toma del poder por parte del ejército en Sajonia; la revuelta de Hamburgo fue rápidamente sofocada por las fuerzas represivas disponibles localmente.

Un resumen acertado de estos eventos, publicado posteriormente por la ECCI, se incluye en E.H. El relato de Carr de estos eventos:

Los preparativos técnicos, la movilización del aparato del partido para la lucha por el poder, el equipamiento y la disciplina moral de los cientos [proletarios] estaban en un nivel bajo. Los preparativos técnicos, demasiado breves y apresurados, no produjeron nada en la práctica; en el sentido técnico, movilizó a los miembros del partido para la acción, pero no logró llegar a las grandes masas proletarias.[20]

Carr agrega su propio veredicto: “Ninguna educación rusa podría haber hecho que los destacamentos militares del KPD estuvieran a la altura de las fuerzas disciplinadas de la Reichswehr con tan poca anticipación”.[21]

Respuestas comunistas al revés de octubre

Zinoviev, el principal artífice de la apuesta por el poder en Alemania, minimizó la derrota, calificándola de solo un episodio. Inicialmente, aceptó que la retirada de octubre del KPD había sido necesaria. La clase obrera alemana, afirmó Zinoviev, enfrentaba ahora “un período de doloroso terror blanco, lleno de sacrificios por parte del proletariado”. Un pleno del Comité Central del KPD, celebrado del 3 al 4 de noviembre, enfatizó la gravedad de la derrota, culpó al ala izquierda del SPD en Sajonia y afirmó que los eventos marcaron la victoria del fascismo en la forma de lo que llamaron una dictadura militar.

De hecho, los capitalistas alemanes habían respondido completamente a través del mecanismo de la república de Weimar, que capeó la crisis de 1923 sin un colapso político. La democracia burguesa de Alemania, creada por la revolución solo cinco años antes, demostró tener más legitimidad y poder de permanencia de lo que habían imaginado los líderes comunistas en Moscú o Berlín.

Incluso antes de los acontecimientos de octubre, el régimen de Stresemann había iniciado fuertes medidas para estabilizar la moneda y la economía de Alemania, al tiempo que prohibió el partido comunista y su prensa. Los gobernantes capitalistas emergieron con mayor confianza, mientras que el movimiento obrero estaba agobiado por el impacto de la derrota y las esperanzas destruidas.

Los líderes centrales del KPD, Brandler y Thalheimer, culparon de la derrota a las condiciones objetivas desfavorables, afirmando que las masas ya no estaban dispuestas a luchar. Clara Zetkin enfatizó las limitaciones de la política táctica de frente único aplicada en Sajonia, calificándola como “el resultado de un compromiso entre líderes de partidos de dos tendencias opuestas, no la síntesis de un movimiento de masas unificado”.[22]

Ruth Fischer, de la facción izquierdista del KPD, declaró que el partido alemán debería haber dado batalla incluso a riesgo de la derrota. La facción de Fischer-Maslow, ahora respaldada por Zinoviev, culpó a la dirección del partido de Brandler y a la alianza con la izquierda del SPD de Sajonia.[23] De esta manera, la política de frente único de la Comintern, desarrollada durante dos años de intensa discusión y experiencia, cayó en descrédito. Las iniciativas conjuntas con formaciones dirigidas por reformistas ahora fueron rechazadas; el llamamiento a un frente único desde abajo y no desde arriba, aprobado en el quinto congreso de la Comintern de 1924, significaba en realidad que no había frente único en absoluto.

Leon Trotsky sostuvo que la responsabilidad por el revés de octubre no solo recaía en la dirección del KPD sino también en la dirección del Komintern, que había reaccionado a la crisis alemana solo después de varios meses de “rutinarismo”. Trotsky luego analizó la derrota como “un ejemplo clásico de una situación revolucionaria “pasada por alto”, identificándose con una declaración de un delegado alemán no identificado en el congreso mundial del Komintern de 1924:

No hay un solo trabajador con conciencia de clase en Alemania que ignore que el partido debería haberse enzarzado en una batalla en lgar de haberla rehuido. Los líderes del [KPD] se olvidaron del papel independiente del partido.[24]

El curso de esta discusión pronto se enredó con una disputa dentro de la dirección del Partido Comunista Ruso. El 8 de noviembre, Trotsky había publicado un llamado a la lucha contra el burocratismo en el partido y el estado. El desafío de Trotsky encontró apoyo en una declaración conjunta de Radek, Piatakov y otros líderes comunistas rusos publicada en Pravda el 25 de noviembre («Declaración de los 46») Se abrió una amplia discusión sobre el burocratismo y la renovación del partido en la prensa del partido ruso y entre Sus miembros.

Aproximadamente tres semanas después, Radek dijo en una reunión de activistas comunistas en Moscú que las opiniones de Trotsky gozaban del apoyo de los líderes de las secciones más importantes del Komintern fuera de la Unión Soviética, específicamente en Alemania, Francia y Polonia. Los principales oponentes de Trotsky, Zinoviev y Stalin, tomaron el comentario de Radek como una advertencia de que el debate en Alemania sobre el revés de octubre podría ejercer influencia en el partido ruso. Pierre Broué comenta: “Este fue el punto en el que la ‘cuestión alemana’ pasó al centro de la batalla en el partido ruso”.[25]

El 12 de enero de 1924, Zinoviev escribió a la dirección del KPD acusándolos de responsabilidad por la derrota de octubre, particularmente en su aplicación de la política de frente único. La entrada del KPD en el gobierno de Sajonia solo pretendía ser una “maniobra político-militar”, afirmó, “Ustedes lo convirtieron en un bloque político con los socialdemócratas de izquierda, que les ataron las manos… (se convirtió) en una coalición parlamentaria banal”.

Por el contrario, Trotsky, escribiendo en Pravda los días 28 y 29 de diciembre, criticó todo el curso del KPD desde mayo de 1923 en adelante, un período durante el cual fue “incapaz de liberarse… del automatismo de la política precedente… y plantear de lleno en su agitación, acción, organización y táctica el problema de la toma del poder.”[26]

Stalin no expresó su punto de vista para que conste en acta durante este período. Sin embargo, en un comentario marginal sobre un manuscrito inédito de Zinoviev, se burló de la opinión, que atribuyó a Radek, de que el liderazgo del SPD representara algo más que un “mero camuflaje” para el alto mando militar.[27]

Política del Frente Único abandonada

El 15 de enero, Stalin lanzó un largo y cortante ataque a la conducta de Radek en la crisis alemana ante el Comité Central del PC ruso. La discusión concluyó censurando la conducta de Radek, Trotsky y Piatakov al presentar tesis a la ECCI sin la aprobación del partido ruso, cortando así efectivamente el papel de Radek en la dirección del Komintern.[28] Además, en esta ocasión, hizo su aparición el concepto de “trotskismo”, definido como una “desviación particularmente peligrosa del leninismo”.[29]

Brandler fue destituido de su puesto de liderazgo en el KPD ese mes y transferido a asignaciones administrativas en la Rusia soviética. El liderazgo del KPD ahora lo asumieron Fischer y Arkadi Maslow, quienes habían criticado constantemente la política del Komintern de buscar unirse en la acción con las fuerzas socialdemócratas. De hecho, la política de frente único en su conjunto fue víctima de la derrota de octubre. El historiador Franz Borkenau comenta que Zinoviev «siempre había sido escéptico y vacilante en cuanto al valor de las tácticas del frente único… ahora volvió a su antigua actitud».[30] En el pleno de la ECCI de enero de 1924, Zinoviev sostuvo que la política de frente único, a través del exceso de confianza en el SPD de izquierda, contribuyó a la derrota de octubre.

El historiador alemán Bernhard Bayerlein resume acertadamente el impacto general del pleno de ECCI de enero de 1924:

El balance de ECCI elevó el punto de vista ideológico de Zinoviev y, hasta cierto punto, de Stalin a una interpretación oficial del «Octubre de Geran» que ha perdurado en gran medida hasta el presente. En esta valoración está ausente cualquier crítica al politburó ruso o al Komintern. Todas las deficiencias y errores se atribuyeron exclusivamente a la dirección de Brandler [KPD]. La discusión se transformó fundamentalmente. A partir de este momento, las capas dirigentes de la socialdemocracia fueron tildadas de una facción del fascismo alemán disfrazado de socialista, mientras que los socialdemócratas de izquierda fueron tildados de sus representantes más peligrosos.[31]

En junio-julio de 1924, el quinto congreso mundial de la Comintern codificó esta doctrina mediante su llamado a un «frente único desde abajo» comunista, sin acuerdos con otras corrientes de la clase trabajadora, lo que en realidad equivalía a ningún frente único en absoluto (ver Capítulo 21).

Durante las dos décadas que siguieron, la política de frente único del Komintern estuvo sujeta a muchas mutaciones perturbadoras. Sin embargo, su pleno de ECCI de enero de 1924 se destaca como el punto de inflexión sobresaliente en la historia del Komintern. El capítulo 21 de este trabajo considerará el proceso subsiguiente de desorientación y decadencia.


 

[1] Entre los principales relatos en inglés de la respuesta comunista a la crisis de 1923 se encuentran:

Angress, Werner T., Revolución muerta; La apuesta comunista por el poder en Alemania, 1921-1923, Princeton, NJ: Princeton University Press, 1963.

Bayerlein, Bermhard, “The Abortive ‘German October’ 1923,” en Kevin McDermott y John Morison, eds., Politics and Society Under the Bolsheviks, Basingstoke: Macmillan, 1999, pp. 251–62.

Borkenau, Franz, Comunismo mundial: una historia de la Internacional Comunista, Ann Arbor: University of Michigan Press, 1963.

Broué, Pierre, La revolución alemana, Londres: Merlin, 2006.

Carr, Edward Hallett, Una historia de la Rusia soviética: El interregno: 1923–1924. Baltimore: Pingüino, 1969.

Fisher, Ruth. Stalin y el comunismo alemán: un estudio sobre los orígenes del partido de Estado. Milton: Grupo Taylor & Francis, 1982.

Kevin McDermott y Jeremy Agnew, The Komintern: A History of International Communism from Lenin to Stalin, Nueva York: St. Martin’s Press, 1977.

[2] Bernhard H. Bayerlein, Leonid G. Babichenko, Fridrich I. Firsov, and Aleksandr Vatlin, eds., Deutscher Oktober 1923: Ein Revolutionsplan und sein Scheitern, Berlin: Aufbau-Verlag, 2003, p. 102.

[3] Pierre Broué, German Revolution, p 731.

[4] Clara Zetkin, Fighting Fascism: How to Struggle and How to Win, ed. Mike Taber and John Riddell, Chicago: Haymarket Books, 2018, pp. 23–66.

[5] Mike Taber, ed., The Communist Movement at a Crossroads: Plenums of the Communist International’s Executive Committee, 1922–1923, Leiden/Chicago: Brill/Haymarket Books, 2018, p. 618 (quotation); pp. 24–7, 613–18 (discussion).

[6] Taber, Communist Movement, pp. 26–7.

[7] Broué, German Revolution, p. 709.

[8] Broué, German Revolution, p. 734, 719.

[9] For an English translation of Stalin’s memo, see Broué, German Revolution, p. 740-1. For the German text, see Bayerlein, Deutscher Oktober, p. 99-100. The Russian original has not been located. Trotsky made the text widely known in his biography, Stalin, and in his 1927 analysis, The Third International after Lenin. Broué contends that the presently available text is not Stalin’s original but his reconstruction of his memo after the fact.

[10] Broué, German Revolution, pp. 737–41.

[11] Broué, German Revolution, p. 715.

[12] Borkenau, World Communism, p. 245.

[13]  McDermott and Agnew, The Comintern: A History, pp. 44–5.

[14] Bayerlein, Deutscher Oktober, p. 131. Bayerlein’s collection contains detailed German-language minutes of the decisive Politburo meeting.

[15] El concepto de utilizar una postura defensiva como plataforma de lanzamiento para la acción revolucionaria fue posteriormente explicado en detalle por el pionero líder comunista estadounidense James P. Cannon en su artículo sobre “Formulaciones defensivas y la organización de la acción”, publicado en este blog.

[16] Broué, German Revolution, p. 805.

[17]  E.H. Carr, The Interregnum 1923–1924, Harmondsworth: Pelican, 1969, pp. 229–30.

[18] Bayerlein, Deutscher Oktober.

[19] Broué, German Revolution, p. 817.

[20] Carr, The Interregnum, p. 220.

[21] Ibid.

[22] Carr, The Interregnum, p. 216, quoting from Zetkin’s remarks at a KPD convention in 1924.

[23] McDermott and Agnew, The Comintern, pp. 44–45.

[24] Trotsky, The Third International after Lenin, New York: Pioneer, 1936, pp. 92–3.

[25] Broué, German Revolution, pp. 820–21.

[26] Broué, German Revolution, p. 822.

[27] Bayerlein, Deutscher Oktober, p. 393. El manuscrito que contiene el comentario de Stalin formó parte de un producto de la discusión entre la “troika”, Zinoviev, Kamenev y Stalin, quienes organizaron la oposición a Trotsky en la dirección del PC ruso.

[28] Bayerlein, Deutscher Oktober, pp. 443–50.

[29] McDermott and Agnew, World Communism, p. 45

[30] Borkenau, World Communism, p. 255.

[31] Bayerlein, Deutscher Oktober, p. 456.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí