Un movimiento feminista en las calles por la defensa de los derechos de las mujeres

0
3

 

El Nuevo Partido Socialista (NPS) se caracteriza por luchar permanentemente por la emancipación de la mujer y de la población sexualmente diversa, quienes sufren opresión y explotación por el capitalismo y el patriarcado. Nos adherimos al feminismo socialista, debido a que la lucha por la liberación de la mujer exige simultáneamente luchar contra el capitalismo, pues éste se basa en la explotación de la burguesía sobre la clase trabajadora y se aprovecha de las desigualdades culturales que impone el patriarcado para sobreexplotarlas. 

Asimismo, consideramos que las reivindicaciones democráticas por los derechos igualitarios de la población LGBTTI+ están íntimamente ligadas a la lucha contra el capitalismo, pues tanto mujeres como población sexualmente diversa padecen la opresión por parte de las instituciones burguesas y patriarcales.

Una de las instituciones que ha servido históricamente al patriarcado para reproducir la opresión de la mujer, es la familia. La familia (burguesa) es para el capitalismo la institución que reproduce (procrea y cría) la fuerza de trabajo en la forma más barata y conveniente para este sistema. De esta forma, el sometimiento de la mujer en la familia trae grandes beneficios a la burguesía y es allí donde se reproduce también las relaciones de opresión que le otorgan a la mujer el rol de cuido de las y los otros.

Por eso, cuando la Conferencia Episcopal, representantes de la iglesia católica o de las iglesias evangélicas defienden la familia tradicional, lo hacen con la finalidad de fortalecer uno de los pilares de la economía capitalista que a su vez reproduce las relaciones de opresión. Es decir, se posicionan desde el conservadurismo, la opresión y control de las mujeres, el repudio por la diversidad sexual (por su carácter trasgresor de la familia) y contra la educación sexual.   

Así, el ideal de familia heteronormada además de condenar a las mujeres a la opresión que significa el trabajo doméstico y de cuidados, condena a la población sexualmente diversa a sufrir discriminación y abusos. Por eso, ambas luchas (con sus peculiaridades) se sintetizan en una sola contra el patriarcado y el sistema capitalista. 

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí