Todos los derechos para las personas LGBTTI+

0
0

 

Desde el Nuevo Partido Socialista (NPS) defendemos los derechos igualitarios para la población LGBTTI+, por lo que nos comprometemos con las luchas que demandan todos los derechos para todas las personas. Esta demanda es confrontativa con las creencias de la iglesia católica y las iglesias evangélicas, las cuales condenan las uniones entre personas del mismo sexo porque “imposibilitan la procreación”, único motivo que consideran válido para la unión sexual y amorosa entre seres humanos. Esto, debido a que consideran que la sexualidad está reducida únicamente al ámbito de la procreación, a la cual son destinadas las mujeres.

Por todo lo anterior, la conquista del matrimonio igualitario marcó un hito muy progresivo en nuestro país, pues propinó una derrota a los sectores más conservadores y reaccionarios. A pesar de esto, aún persisten muchas situaciones de discriminación para la población LGBTTI+, particularmente a nivel de la esfera estatal, donde persisten prácticas de discriminación contra las personas trans. 

La realidad de las personas trans es sumamente dramática, debido a que son constantemente discriminadas, arrojadas a formas de vida pauperizadas con poco o nulo acceso a opciones laborales, de manera que su esperanza de vida alcanza apenas los 35 años en nuestro país; ante esto, muchas recurren a la prostitución. 

Además, según la Encuesta de Comportamiento Sexual y Prevalencia de VIH e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), una de cada cuatro mujeres trans de la Gran Área Metropolitana (GAM) porta el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH, causante del sida). También, el 13% tiene sífilis .

Asimismo, otra forma de discriminación hacia la población trans es que, en muchas instituciones públicas y sus respectivas bases de datos, se utiliza su nombre registral, en lugar de su nombre real, lo cual es violento porque se les niega el nombre con el cual se identifican.  

Por estas razones, desde el Nuevo Partidos Socialista (NPS) y Las Rojas proponemos:

  • Cupo laboral trans. Las personas trans tienen derecho a una vida digna, para lo cual es indispensable acceder a un trabajo genuino, por medio del cual puedan realizarse como personas independientes y con resguardo de su integridad. Por todo ello, el Estado debe garantizar el cupo laboral, es decir, que en toda institución pública un porcentaje definido de las personas trabajadoras sean personas trans, salvaguardando su privacidad. 
  • Respeto absoluto a la identidad de género. Las personas trans tienen derecho a que se les reconozca con su nombre real para efectos de todo trámite y en cualquier institución pública o empresa privada. Al respecto, se logró un avance parcial tras la resolución emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), por lo cual las personas trans pueden solicitar que, en las cédulas de identidad, figure el nombre elegido por ellas; además, ahora se suprimió el sexo en dicho documento. A pesar de esto, el dato del sexo y el nombre con que fueron registradas al nacer continúa en la base de datos del TSE y otras instituciones públicas –algunas de gran importancia como la CCSS–, lo cual expone la integridad y privacidad de las personas trans cuando hacen uso de esos servicios públicos, pues no son atendidas con su identidad de género. Por todo esto, exigimos que el Estado costarricense respete la identidad de género de las personas trans, para lo cual es necesario que todos los registros estatales den cuenta de los cambios de nombre y sexo cuando una persona así lo solicite. 
  • Penalización de los delitos lgbtfóbicos. En la legislación actual la tipificación de delitos de odio no está circunscrita a los realizados por orientación sexual o identidad de género, además, las penas no están acorde con la gravedad de los hechos (en algunos casos la pena es una multa). Se deben incluir estas categorías en este tipo penal y establecerlos como un agravante en las condenas.

La liberación de la mujer y las personas LGBTTI+ supone la abolición del patriarcado y la familia burguesa. Esto requiere no solo de abolir las clases sociales, sino de la lucha por la construcción del socialismo. En síntesis, a la par de la lucha por la emancipación de la clase trabajadora, también es necesario reivindicar las luchas por la liberación de la mujer y de la población LGBTTI+, que, por sus especificidades, requieren un tratamiento particular desde la perspectiva socialista.

Apoyamos las luchas de las y los oprimidos, tanto mujeres, como población LGBTTI+, porque su liberación significa cambiar la estructura social. Ambas luchas, de la mano y en solidaridad con las luchas de la clase obrera, pueden conducir a la emancipación social. Además, esta lucha solo será liberadora sí se lleva a cabo en unión de explotados y oprimidos, por medio de la organización y la lucha callejera, procurando derechos que adversan los sectores más reaccionarios y conservadores de la burguesía y, ante lo cual, resulta inminente la síntesis de las experiencias de explotados y oprimidos en una Asamblea Constituyente que derribe la estructura social burguesa.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí