Solo el 4% de los casos de violencia hacia mujeres y menores llega a juicio

0
5

 

  • No se puede abordar la violencia hacia las mujeres sin considerar la violencia estructural generada por el Estado.

Johan Madriz

En una reciente sesión de la Corte Plena del Poder Judicial se dio a conocer la alarmante impunidad que prevalece sobre los procesos judiciales relacionados con violencia patriarcal. Según la magistrada de la Sala II Roxana Chacon Artavia, en el ultimo año han ingresado 20 mil denuncias de violencia contra la mujer y 12 mil querellas contra menores de edad, sin embargo, solo 1.400 casos llegaron a juicio.

Ante esto, el fiscal a.i. Warner Molina confirmó que “la tasa de impunidad en estos casos es altísima” y se excusó en el hecho de que faltan personal y recursos, ya que, por ejemplo, solo existen 24 fiscales especializados que laboran en la Fiscalía Adjunta de Asuntos de Genero.

Es un hecho que las medidas de “contención” del gasto del gobierno, sustentadas en la regla fiscal, tienen afectaciones en todas las instituciones públicas afectando el desarrollo de las funciones que tienen asignadas. Las medidas económicas del gobierno hacen parte de la violencia estructural del Estado, generando las condiciones para que la violencia patriarcal aumente, es decir, hay una expresión social –que afecta más gravemente a las mujeres– del plan de ajuste neoliberal.

Sin restar lo anterior, en el caso del Poder Judicial la impunidad ante la violencia patriarcal tiene, además, un sustento estructural propio del Estado burgués y patriarcal que resguarda. Es en las múltiples trabas, el encubrimiento, la desidia, la revictimización y la complicidad del Estado que se encuentra la causa de esa impunidad.

Sistemáticamente los tribunales de justicia buscan bajar las condenas, por ejemplo, en el caso de Luany Salazar Zamora donde el Tribunal de Cartago declaró una pena de 18 años de cárcel por homicidio simple, cuando lo correspondiente era la condena por femicidio con cárcel por hasta 50 años. En otros casos dejan a los violentos libres, como al femicida de María Trinidad Mathus Tenorio cuyo único imputado quedó libre.

Pero, estos son solo algunos de los pocos casos que llegan a juicio, la mayoría (miles) son sobreseídos y desestimados en las etapas previas. El sistema judicial se encarga de que los procesos sean lentos, largos, tediosos y revictimizantes. Todo el carácter patriarcal de estas instituciones es reflejado, por ejemplo, mediante el director del OIJ, Walter Espinoza, que cuestiona a las victimas en lugar de a los agresores.

Por esto, no se puede abordar la violencia hacia las mujeres sin considerar la violencia estructural generada por el Estado. En ese sentido, es indesligable la lucha contra el patriarcado de la lucha contra el capitalismo.

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí