No más explotación sexual contra las mujeres y las niñas

0
23

 

Una forma de explotación sexual que es naturalizada con el sistema capitalista y patriarcal es la prostitución. Sin embargo, este no es más que un mecanismo para explotar a las mujeres, pues consiste en el sometimiento de una persona a un tipo de actividad sexual, donde media un intercambio basado en la condición de vulnerabilidad de las mujeres.  

Así, la prostitución es el último recurso que tienen muchas para sobrevivir en un sistema económico que genera explotación, opresión, marginalización y desempleo. Además, donde la sexualidad de las mujeres puede ser vendida para el placer de otros, aunque este intercambio supone someterse a la explotación sexual, la cual siempre es ejercida con violencia patriarcal. 

Las redes de trata también son una forma de explotación sexual de mujeres y niñas muy común en nuestro país, puesto que, aunque no hay mucha información al respecto, en el último período varias han sido desmanteladas. El caso más notable involucró trata laboral transnacional a gran escala, investigado por personas funcionarias costarricenses y panameñas donde presuntos tratantes reclutaron personas adultas e infantes de China e India con falsas promesas de empleos estables y estatus legal. 

Según la Oficina de la ONU contra las Drogas y el Delito (UNODC), el 7% de las víctimas detectadas son mujeres y niñas. En América Central y el Caribe hay más niñas que son objeto de trata con fines de explotación sexual que en otras latitudes, llegando a un 40% de todos los casos reportados en esta región.

En contexto de la pandemia de la Covid-19 cuando aumenta la pobreza y el desempleo, incrementando la miseria y el hambre, se sustentan los factores que producen la explotación sexual y las redes de trata, negocio que genera ganancias millonarias para proxenetas y explotadores. 

Costa Rica es un país de origen, tránsito y destino de trata. Por eso, hay costarricenses víctimas de este delito que han sido localizadas en Estados Unidos, México, Guatemala, Canadá, España y Bahamas. También, en el país se han rescatado a personas provenientes de países como Perú, China, Cuba, Haití, Filipinas, Sudáfrica y Rusia, entre otras nacionalidades.

A pesar de la situación, el Estado costarricense no cumple plenamente con las normas mínimas para la eliminación de la trata ni proporciona suficientes recursos para abordar la trata de personas, por lo que no alcanza los estándares necesarios para atacar las redes de trata en un país con un alto índice de turismo sexual con infantes, con mujeres explotadas sexualmente y personas trans vulnerabilizadas. 

En este sentido, desde el Nuevo Partido Socialista (NPS) y Las Rojas somos abolicionistas, lo que significa que luchamos por la abolición de la prostitución porque no es un trabajo sexual, sino violencia patriarcal que explota y cosifica a las mujeres, por eso, no consideramos que sea una opción. De esta manera, luchamos para que las mujeres tengan oportunidades de trabajo y vivienda, para que los proxenetas, quienes explotan a niñas y mujeres sean castigados con la ley (no así las prostitutas), también, la abolición de las redes de explotación sexual y de trata, para acabar contra ese conjunto de relaciones de opresión y explotación del sistema patriarcal y capitalista. 

Por eso, proponemos las siguientes medidas:

  • Trabajo genuino para todas las mujeres. Trabajo digno y asistencia integral para las mujeres rescatadas de las redes y para las víctimas de explotación sexual. 
  • Plan de vivienda. Prioridad a las mujeres en los planes de vivienda, y vivienda inmediata para las víctimas de explotación sexual y violencia patriarcal. 
  • Desmantelamiento de las redes de trata y explotación sexual. Cárcel para los proxenetas y a todo el que lucre con la explotación sexual, cumplimiento estatal de estándares y medidas para el combate de las redes de trata. 

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí