Anticonceptivos para todas

0
11
18/6/2019. San Jose. COFASA. Pastilla Posterga, conocida como pastilla del día después, distribuida por Grupo COFASA. Foto Jeffrey Zamora

 

En primer lugar, para la iglesia católica el uso de anticonceptivos es condenable. Muestra de ello es que Pablo XVI pronunció la encíclica Humanae Vitae (De la vida humana) en la cual se posicionó en contra de los anticonceptivos: “Hay que excluir igualmente, como el Magisterio de la Iglesia ha declarado muchas veces, la esterilización directa, perpetua o temporal, tanto del hombre como de la mujer, queda además excluida toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga, como fin o como medio, hacer imposible la procreación”. 

Esta posición de la iglesia católica se mantiene hasta la actualidad, motivo para impulsar en Costa Rica un Estado laico. Además, es necesario exigirle al Estado continuar la ampliación en la oferta de anticonceptivos

En este sentido, la Asociación de Obstetricia y Ginecología de Costa Rica (AOGCR), en alianza con la Asociación Demográfica Costarricense (ADC) han solicitado mayor oferta anticonceptiva, a lo cual la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ha ido ampliando la variedad de anticonceptivos. Actualmente la CCSS tiene disponibles: implantes subcutáneos, métodos de barrera (preservativos masculinos y femeninos), inyectables de 1 y 3 meses, dispositivos intrauterinos (Mirena y T de cobre), anticonceptivos orales, incluida recientemente la anticoncepción de emergencia. Además, se practica la vasectomía y la salpingectomía (esterilización quirúrgica masculina y femenina). 

 

Actualmente es ampliamente aceptada en la sociedad la anticoncepción, pero hay muchas personas que no necesariamente disfrutan de ese derecho por falta de información o de servicios y, por ende, son vulnerables al embarazo no planeado. Por ejemplo, existen múltiples barreras para que las mujeres usen de manera efectiva los métodos anticonceptivos, entre ellas: conocimiento limitado de las opciones anticonceptivas, inquietudes sobre efectos secundarios, falta de instrucciones claras sobre el uso apropiado, suministros no disponibles, dificultad para recibir asesoría confidencial, temor a la desaprobación social, oposición de la pareja, presión familiar, social, religiosa, etc.

Por eso, desde el Nuevo Partido Socialista (NPS) y Las Rojas proponemos:

  • Continuar la ampliación de la oferta anticonceptiva. La CCSS debe brindar una mayor oferta en anticonceptivos para evitar embarazos no deseados y que sean de libre acceso a todas las mujeres. También, incorporar más anticonceptivos masculinos y realizar campañas informativas sobre la vasectomía. Además, que la salpingectomía sea respetada y brindada para todas las mujeres que lo deseen, sin importar su edad. 
  • Anticonceptivos accesibles para adolescentes. Las y los adolescentes tienen derecho a evitar embarazos que no desean, esa decisión no es incumbencia de ninguna religión, profesional de la salud o familiar, por lo que el Estado debe garantizar acceso para adolescentes de variedad de anticonceptivos de calidad. 
  • Mejora y fortalecimiento de la consejería en la prescripción de métodos anticonceptivos. Es necesario mejorar y fortalecer el proceso de acompañamiento profesional que brinda la persona funcionaria de salud de la CCSS para apoyar a mujeres y adolescentes que presenten alguna duda o situación de riesgo en la toma de decisiones sobre su salud sexual y salud reproductiva, partiendo de sus necesidades y particularidades. 

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí