Muere Eulalia Bernard, primera mujer afrocostarricense en publicar un libro

0
43

 

Autoras costarricenses: Reinvindicación de la etnia africana en una selección de poemas de Eulalia Bernard.

En “Somos el país de los tres” existe un recorrido histórico sobre ciertos elementos que forman parte del imaginario de la “identidad” costarricense, entre ellos, los tres colores prestados de la bandera de Francia (azul, blanco y rojo), pero también existe referencia a la hibridez cultural vigente en Costa Rica a partir de la mezcla, en este caso, de africanos, indígenas y españoles; por último, se critica una realidad que nos aqueja a todos, el estar rodeados de flora y fauna, aunque también invadidos por la mediocridad y la indiferencia tras seguir siendo un país de tercer mundo, poco cercano a ser la Suiza de Centroamérica.

En “Calidad humana” se denota un mensaje universal cuya crítica remite al capitalismo, donde existen más personas ocupadas que trabajadoras, ocupadas pensando en generar dinero para sentirse “alguien” en una sociedad de consumo y deshumanización, en vez de estar trabajando en ser mejores personas con nosotros mismos, con nuestra naturaleza, animales, amigos y seres queridos.

Por último, en “Y el negro rezó” y “Cristo negro” existe una crítica, producto de la molestia con la violencia y exclusión vividas por quienes podrían llamarse las clases subalternas, entre ellas las mujeres africanas o bien, los africanos en general, durante los procesos de conquista, donde poco importó si los negros rezaban (primer poema), pues ellos no eran escuchados por el imaginario de Jesús blanco que se ha vendido, a nivel de Occidente, en el arte, la literatura y el cine.

Paralelo a ello, de manera irónica, en el segundo poema se reconstruye el imaginario cultural de Cristo, para mostrarlo negro, aunque esto no le haya servido de nada porque, debido a su condición de negro, se quedó sin patria, sin madre, en fin, desamparado, propio de los grupos subalternos. No obstante, este desamparo (repetido de manera constante mediante el uso de la figura retórica “epímone”), tal cual lo indica la doctora costarricense, Magda Zavala en su trabajo “Poesía, género y etnia en Centroamérica” (2006, también presente en el libro “Centroamericana”, publicado en el 2007 por la Universitá Cattolica del Sacro Cuore), se busca romper en la poesía de Bernard, tras su intento importante de reivindicar las voces de esta etnia y su legado cultural, por esta razón, en sus poemas se justifica la presencia repetitiva de rima consonante, como manera de rescatar una tradición popular africana.

Enseguida, se les muestra la selección de poesía brevemente analizada y dos acompañamientos gráficos:

Pintura de Keth Mallett

SOMOS EL PAÍS DEL TRES

Somos el país del tres:

de tres cordilleras;

de tres colores en las bandera;

de tres razas entremezcladas;

de tres lenguas;

de tres poderes;

de tres mujeres para cada hombre;

de tres niños en hogares finos.

De tres dioses con tres voces;

de tres comidas y

hasta tres vidas;

Somos el país del tres y

del tercer mundo.

CALIDAD HUMANA

Hay una gran diferencia

entre la gente trabajadora

y la gente ocupada.

Los primeros son sinceros;

los segundos se miran demasiado

en los espejos.

Los primeros tienen tiempo

hasta para besar los pétalos de una flor,

acariciar un perro, dormir un niño,

sonreír con un anciano, curar un enfermo,

visitar a un amigo.

Los segundos, están tan ocupados,

que ocupan todo su tiempo

para su ocupación… y

no tienen tiempo… ni de ver el sol,

ni de escuchar el dolor ni de estrechar

la mano que da calor

ni de abrir la boca para una oración;

ni de firmar un mensaje de amor.

La gente trabajadora tiene tiempo infinito

y es infinita en el tiempo.

La gente ocupada

está estática… ante el espejo

ya tienen el tiempo para trabajar vencido.

Y EL NEGRO REZÓ

Y el negro rezó,

pero Jesús no lo oyó

y el negro rezó,

pero la virgen no lo vio

rezó el negro

el negro rezó,

pero el pan no cayó

rezó el negro

el negro rezó

su panza más se vació

el negro no más rezó

el negro el fusil tomó

el negro habló y habló

Jesús lo oyó

la virgen lo vio

con su voz de fusil

y su estómago de reloj.

Pintura ilustrativa tomada del documento “Teologías africanas” publicado en el 2019 por Gonzalo Haya

CRISTO NEGRO

Con las manos

clavadas en su frente

llora y ríe

del dolor que le causó

un simple no

del cielo

que lo dejó

sin patria

que lo dejó sin tierra

que lo dejó

sin madre

que lo dejó

que lo dejó…

SOBRE LA AUTORA

Eulalia Bernard nació en Puerto Limón, Costa Rica en 1935. Es descendiente de padre y madre, inmigrantes de África. Destaca como promotora de la cultura afrocaribeña. Es escritora, poeta, diplomática y educadora.

A Bernard se la considera representante digna de la literatura caribeña centroamericana, y además una reconocida defensora de los derechos de la mujer y de las minorías, por lo que ha recibido reconocimientos en derechos humanos. Escribe en español, inglés y mecatelio (mek-a-tel-yu, dialecto de Limón), y cuando apareció su primer libro, “Ritmohéroe”, se convirtió en la primera mujer costarricense descendiente de africanos en publicar en Costa Rica.

Profesora de literatura afrocaribeña en universidades de los EE.UU. y Canadá, ha sido invitada como expositora en distintos congresos internacionales sobre temas relacionados con la negritud en el Caribe, Europa y América. Fue también la fundadora, en 1981, de la primera cátedra de estudios africano-americanos en la Universidad de Costa Rica.

Es conocida por sus exóticos recitales tanto en español, inglés y en el créole limonense, donde captura las texturas y sonidos del lenguaje vernacular y los ritmos de la música y la danza afrocostarricenses. Su obra presenta una visión claramente afrocéntrica, enfocada en las relaciones existentes entre África y América. En su poesía, escrita al modo tradicional, expresa humor, ironía y tensión dramática, tratando temas como la herencia cultural africana, las relaciones entre hombres y mujeres y los problemas sociopolíticos de la población negra que vive en pobreza.

En sus poemarios “Ciénaga”, “My Black King” y “Ritmohéroe” se remite no a Jamaica, sino a Limón como espacio de identidad percibido como patria chica, depositario de la memoria ancestral y lugar “at the crossroads of two cultures, negotiated to make it a home space”, según sus palabras.

Bernard fue Agregada Cultural en Jamaica y también ha prestado servicio en la ONU en el área de educación, investigando sobre los trabajos creativos de los negros africanos en las Américas. Dentro de su producción, Bernard también tiene un ensayo de filosofía y un disco llamado Negritud. En el año 2009 su provincia natal, Limón, la distinguió con el Premio Limón Roots.

Sus poemarios publicados son “Negritude” (1976); “Ritmo héroe” (1991); “My black king” (1991); “Ciénaga” (2001) y “Tatuajes” (2011).

Fuente

Sumate a la discusión dejando un comentario:

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí