• Recortes afectan el sistema de bibliotecas.
  • Personas trabajadoras y estudiantes verán más precarizadas sus condiciones de estudio y trabajo en la UCR.

Sthefanny Zúñiga

La situación precaria del FEES se agudiza año con año resultado de las negociaciones a la baja del presupuesto a raíz de la aplicación a rajatabla de la “austeridad” promovida por los sectores neoliberales. El año pasado el FEES también se negoció a la baja, lo cual se combinó tanto con la pérdida de los ingresos propios de las universidades y el traspaso de dinero al gobierno y las constantes re-negociaciones de dicho presupuesto.

Este fue el patrón predominante durante la administración de Henning Jensen (y de Carlos Araya) y el cuál continuaría en la recién llegada administración de Gustavo Gutiérrez Espeleta, quién abre su periodo con la aplicación de una serie de recortes que afectan al estudiantado y a las personas trabajadoras de la universidad.

Como resultado, el presupuesto aprobado para este año en la UCR es de ¢327.566.642.853,00. con algunos rebajos por parte de la Contraloría en alimentación, salarios, entre otros. El sistema de bibliotecas SIBDI se verá sumamente afectado con la aprobación de este presupuesto con recortes. Como parte de la afectación las bibliotecas tendrán que suspender la suscripción tanto a revistas como a recursos para, entre otras, detectar plagio.

Los recursos que se perderán son: AMBOSS, APA Style: academic writer, Editorial Médica Panamericana, Oxford Journals, Tumitin, Arts & Humanities Citation Index y Biosis Citation Index (1). En cuanto a las revistas, se perdieron un total de 83 suscripciones (1) de revistas en distintos ámbitos, sobresaliendo las de ciencias médicas y cultura.

Según la circular R-1-2021 emitida el 6 de enero se afectará las siguientes áreas:

Recortes en partidas operativas de tiempo extraordinario y jornales. No se asignan recursos para equipamiento.

No se incorporan proyectos específicos de mantenimiento.

Recorte en viáticos al exterior y transporte al exterior.

Recorte en combustibles.

Sistema de Becas se mantiene el monto asignado en el 2020.

Ajuste en los recursos asignados para la atención de prestaciones legales, seguros, servicios públicos, información bibliográfica, los cuales serán valorados según ejecución presupuestaria en el 2021.

Recorte de 50% en proyectos institucionales; 50% en los montos (bolsas) de recomendación en apoyo de las vicerrectorías y un 14,2% en todas las demás partidas de operación de las unidades ejecutoras.”

Los ajustes salariales serán los siguientes:

No se incorpora estimación por ajuste salarial de costo de vida, ni reserva, en cumplimiento de la Ley 9635.

No se consideran ajustes en los componentes del grupo de partidas de Sueldos al Personal Permanente, en cumplimiento de la Ley 9635.

No se crean plazas.” (2)

Estas son una serie de medidas que afectan a las personas trabajadoras de la universidad, así como a la población estudiantil, mediante la precarización laboral y de las condiciones de estudio. Todo enmarcado en un avance anti-trabajador y anti-educación por parte del gobierno junto a las cámaras patronales y la Asamblea Legislativa, quienes se dedican a recortar y ajustar a los sectores más empobrecidos.

Desde ¡Ya Basta! repudiamos los ajustes hechos tanto por la rectoría como por el gobierno, y le hacemos un llamado al movimiento estudiantil para organizarnos junto a las personas trabajadoras de la universidad para defender el FEES y condiciones de trabajo y estudio dignas.


Notas:

1 Drive. Recursos y revistas electrónicas. https://drive.google.com/file/d/1M9504L6rZxGyoJBQpJ6A12Kk0Dfw7yPl/view

2 Circular R-1-2021

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre