• Los recortes ya ascienden a los 48 000 millones, es necesario salir a defender el modelo de Universidad Pública.

Por Sthefanny Zúñiga

El viernes en la tarde, tras una nueva reunión de la Comisión de Enlace las rectorías anunciaron que lograron establecer un acuerdo con el monto del FEES para este presupuesto extraordinario, pactando entre los altos mandos un nuevo golpe para las universidades públicas.

Los recortes pactados hasta el momento, de manera global, corresponden a un monto aproximado a los 48 000 millones de colones (representando un 9.3% del FEES). Según el desglose que han brindado tanto la UCR como la UNA los montos previenen de las siguientes partidas: 35.000 millones de gastos de capital, 9 800 millones que ya se habían aportado al fondo solidario y 3 200 millones procedentes de Conare -de los cuales 3 000 millones proceden del fondo del sistema , un fondo que entre otras cosas redistribuye una parte del presupuesto para darle más ingresos a las universidades que menos presupuesto reciben.

 

De esta forma las rectorías universitarias han vuelto a pactar un golpe tanto al modelo de Universidad Pública como a la autonomía universitaria, posicionándose en la misma acera que el gobierno. Recordemos que anteriormente pactaron para redirigir los 35 mil millones (y en un principio también los 70 mil millones) a gastos de capital, dejando que el gobierno decidiera sobre cómo deben usar los recursos las universidades.

Las diligencias universitarias están contando con la posterior devolución de estos montos en las próximas negociaciones olvidando qué aún están a la espera de la los 10 mil millones que fueron recortados en el 2018 o que uno de los primeros puntos con los cuales se sentó a negociar Hacienda el próximo presupuesto fue hacer un recorte de 20 mil millones . Olvidan, por demás, que nos encontramos en medio de una crisis y que el gobierno encontrará cualquier excusa para no pagar.

Todo este ataque lo intentan camuflar bajo el discurso de la solidaridad, sin embargo, dicha solidaridad sólo pareciera aplicar para quedar bien con las élites burguesas nacionales, pues muy por el contrario ni el sector trabajador o estudiantil logran ver esa solidaridad .

Más bien son estos los que padecen las consecuencias de los recortes: la reducción de cupos, el incremento de la precarización laboral, los recortes a las becas son el resultado de la solidaridad de las burocracias universitarias con los de arriba.

Por ello desde ¡Ya Basta! Instamos a la comunidad universitaria a continuar organizándonos para retomar las calles en defensa del modelo de Universidad Pública y los derechos que han ganado los sectores populares a lo largo de la historia, ya que sólo presionando en las calles se logra que el gobierno tuerza el brazo.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre