• Ley de Empleo Público atenta contra la autonomía universitaria

  • La FEUCR desaparece de la discusión del empleo público

Sthefanny Zúñiga

Recientemente el proyecto de Ley de Empleo Público ha desatado una férrea oposición en las universidades públicas, ya que este trae consigo uno de los mayores ataques del gobierno contra la autonomía universitaria al delegar en el Mideplan las evaluaciones, los avances en las escalas laborales y hasta los procesos de contratación del personal universitario.

Lo anterior a todas luces infringe los establecido en el artículo 84 de la Constitución Política, donde se establece que las universidades poseen total independencia con respecto a los otros tres poderes de la República, lo mismo estaría pasando con otras instituciones que gozan de algún grado de autonomía, como lo son las municipalidades y la Caja Costarricense de Seguro Social.

Lastimosamente es hasta ahora que las burocracias universitarias están reaccionando contra este proyecto tan nefasto para las próximas generaciones de profesionales, ya que se le ha dado bastante margen de maniobra al gobierno para que impulse este proyecto hasta llegar a incluirlo en el acuerdo con el FMI (para asegurar que está agenda anti-trabajador siga avanzando en el legislativo).

Las discusiones por arriba del Empleo Público la emprenden contra la clase trabajadora

La discusión sobre las afectaciones del proyecto de Empleo Público se han visto disminuidas, esto, por un lado gracias al accionar de las burocracias tanto sindicales como estudiantiles (sobre estas últimas volveremos luego), ya que estás no plantean ninguna oposición contundente contra este proyecto, ni mucho menos contra el préstamo del FMI.

Esto permite que las discusiones corran por arriba, afectando en mayor medida a las personas trabajadoras, por ejemplo, las declaraciones de un diputado del PAC al Semanario Universidad “Algunos creemos que si estamos hablando de misceláneos, estamos de acuerdo de que haya una regulación. No puede ser que la Universidad de Costa Rica (UCR) o la Universidad Nacional (UNA) tengan misceláneos ganándose un millón de colones y sea de los mismos recursos del sector público. Pero en el tema académico, meramente, es donde tenemos las diferencias”.(1) Acá, en primer lugar cabe desmentir al diputado (al menos en el caso de la UCR) ya que la universidad no contrata personal de limpieza, sino que contrata a una empresa (Selime) que es la que contrata a las personas, las cuales poseen sueldos muy precarizadas.

En segundo lugar, es repudiable el elitismo del diputado, quién básicamente se opone al proyecto no por la afectación sistemática a los salarios de todas las personas trabajadoras, sino sólo por la afectación académica.

Por otro lado, el interés de las burocracias universitarias se decantó por negociar mociones para sacar a las universidades de la ley, algo que si bien es necesario, termina siendo una medida sumamente limitada que no cuestiona por el fondo todas las repercusiones del proyecto.

Retomando la situación del movimiento social, a un nivel general pareciera que persiste la fragmentación entre los sectores, no logrando un frente robusto para enfrentar los ataques del gobierno. En cuanto al movimiento estudiantil no es un secreto que el mismo se encuentra sumamente debilitado a causa de la virtualidad y la desaparición de las federaciones, principalmente la de la Universidad de Costa Rica (dirigida por Alternativa, que transmite las políticas del Frente Amplio).

Sobre estas últimas, resulta indignante que la FEUCR no se digne a organizar asambleas estudiantiles para combatir los ataques del gobierno, situación que se agudizó el año pasado. Máxime cuando últimamente las universidades se han visto avasalladas tanto por los constantes recortes como por los diversos intentos de eliminar la autonomía.

Por ello urge que desde las bases estudiantiles tomemos la organización de espacios independientes contra los ataques del gobierno del PAC fortaleciendo la oposición a los proyectos nefastos impulsados por este y diciéndole No al FMI.

Por lo cuál, aunque nos parece una convocatoria tardía, desorganizada y sin preparación para ganar la lucha, le hacemos un llamado a la comunidad estudiantil a movilizarnos el día de mañana 18 de febrero a la Asamblea Legislativa para luchar en contra del proyecto de Empleo Público. Además le exigimos a la FEUCR la organización de espacios virtuales y físicos para que el estudiantado se involucre en esta discusión nacional.


Notas:

1 Semanario Universidad. https://semanariouniversidad.com/pais/pac-arriesga-autonomia-de-universidades-con-tal-de-aprobar-ley-de-empleo-publico/

2 Semanario Universidad. https://semanariouniversidad.com/universitarias/universidades-promueven-mocion-para-ser-excluidas-del-proyecto-de-ley-marco-de-empleo-publico/

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre