Programa Político de ¡Ya Basta! Elecciones FEUCR 2019

Si la situación en el campus Rodrigo Facio es mala en varias de sus facultades, en las sedes y recintos regionales esto se incrementa en todos los sentidos. Los últimos Informes de la Educación (2015, 2017, 2019) indican las problemáticas existentes en materia de regionalización, donde las universidades públicas mantienen la mayoría de sus sedes y recintos en la zona Central, descuidando a las poblaciones de las demás zonas del país, donde inclusive en materia de carreras a cursar las mismas son muy limitadas existiendo “la concentración por área del conocimiento incluso superior al promedio nacional” (PEN, 2015, p.248)

En la actualidad además del componente cultural que en parte explica esta problemática (el denominado “valle centrismo” institucional) existe un elemento de carácter político que agrava aún más la situación, es decir los recortes sistemáticos a la educación superior, mismos que como quedó en evidencia el año pasado (“en el contexto de la reforma fiscal”) son las zonas fuera del Gran Área Metropolitana (GAM) las más afectadas en términos presupuestarios.

Ejemplo de ello es lo acontecido con la reforma fiscal y el recorte presupuestario a las Sedes y Recintos de la Universidad de Costa Rica, recortes que, si bien “no se concretaron” explícitamente a nivel jurídico, dicho presupuesto en la actualidad mediante la aprobación del expediente N.° 21.277 supedita su asignación a los objetivos de desarrollo de los gobiernos de turno así como a la disponibilidad de los recursos financieros esto según artículo 23 y 24 del capítulo IV de la regla fiscal del Título V de la  Ley No. 9635 “Ley de Fortalecimiento a las Finanzas Públicas”, lo que evidencia una fragilidad presupuestaria de las Sedes y Recintos, constituyéndose en los hechos una medida de recorte a la educación superior pública universitaria.

Así, en la actualidad la Universidad de Costa Rica ha implementado una serie de medidas de austeridad presupuestaria, para hacer frente a la diversidad de recortes presupuestarios producto de la regla fiscal, así como por la Asamblea Legislativa (10.000 millones de colones en el FEES 2019), de modo que si se considera el tamaño de la Sede Rodrigo Facio se esperaría de la misma un mayor margen de acción y no así de las Sedes y Recintos regionales que son las más altamente golpeadas y afectadas con esta serie de medidas.

En ese sentido, es necesario señalar la vulnerabilidad en la que viven las y los estudiantes de las sedes y recintos regionales, ya que la mayoría del tiempo cuentan con una beca para su subsistencia, y sin embargo esta no abarca de manera satisfactoria sus necesidades económicas. Por esta razón se ven en la obligación de trabajar para poder obtener los ingresos que no les provee la universidad en la mayoría de los casos. Al respecto el penúltimo Estado de la Educación, indica que para el 2016 en el sector de la Universidades Públicas las personas que estudiaban y trabajaban eran del 42%.

Sumado a esto se destaca la poca oferta académica que existe, dejando las opciones de las personas que ingresan a las sedes y recintos muy limitadas. Por otro lado, la insuficiente infraestructura es otro de los problemas que afecta a la comunidad estudiantil, que incide en la calidad educativa, impidiéndoles recibir clases o espacios para estudiar. La consecuencia de la poca oferta de cursos obliga al estudiantado a tener que matricularse y trasladarse hasta la sede central, como única opción para recibir algún curso que no se imparte en su sede.

De igual forma, en varias carreras no existe la posibilidad de optar por mayores grados académicos, como licenciatura. Lo cual significa una injusticia para la comunidad estudiantil debe transferirse al campus Rodrigo Facio, cuando anteriormente ya estaban acostumbrados y acostumbradas a la dinámica de su sede o recinto.

Por lo anterior, desde ¡Ya Basta! planteamos:

  1. Por una FEUCR que, junto al movimiento estudiantil articulado en todas las sedes y recintos, se enfoque en mejorar los problemas de las sedes y recintos regionales al igual que se hace en el campus Rodrigo Facio.
  2. Por una FEUCR que se oponga a las medidas que desea realizar el gobierno, en defensa de la calidad de la educación pública, y buscando una inversión más equitativa en las sedes y recintos regionales.
  3. El aumento de la oferta de cursos que se imparten en las sedes regionales, con una franja horaria más amplia adaptada al estudiantado que trabaja.
  4. La descentralización administrativa de las sedes y recintos regionales para que tengan una mayor autonomía en sus gestiones.
  5. La apertura de una mayor oferta académica, que provea mejores oportunidades para las y los estudiantes que asisten a las sedes y recintos regionales.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre