• Reproducimos el siguiente comunicado de parte de la comunidad estudiantil de la UTN en rechazo del ajuste sobre las becas.

17  de  agosto  de  2020

Instrúyanse,  porque  necesitaremos  de  toda  nuestra  inteligencia; Conmuévanse,  porque  necesitaremos  todo  nuestro  entusiasmo; Organícense,  porque  necesitaremos  de  toda  nuestra  fuerza

Gramsci.

Una vez  más  es  necesario  como  estudiantes  defender  aguerridamente  nuestro  derecho a  la  educación,  como  ha sido habitual en  la historia costarricense. Nuevamente  la  agenda política  del  país  decide cargarle  la  crisis  económica  a  los  sectores  más  vulnerables  y desprotegidos  de  la  nación. Para variar, el recorte a las partidas  sensibles  de  la  educación  es  la receta  que  más  gusta  en  la austeridad  neoliberal.  Otra  vez,  la  organización  y  movilización  serán las  vías  que  tendrán  los  y  las  estudiantes  para  impedir  que  se  concreten  los  planes maquiavélicos  de  ciertas  figuras  políticas  de  querer  ver  a  la  Universidad  Pública  en  ruinas.

En  un  país  donde  el  índice  de  desigualdad  social  es  cada  día  más  ancho más  grave,  recortar  los  aportes  socioeconómico y, por  ende,  de  la  educación  superior  para  con  sus estudiantes  no  tendría  lógica,  sin  embargo,  en  la  Universidad  Técnica  Nacional  pareciera  ser un gusto,  pues  no  es  la  primera  vez  que  el  rubro  de  becas  se  ve  lesionado  por  parte  de  sus autoridades,  pero  la  gota -hasta 50% de  rebajo  en  los  montos asignados- derramó  el  vaso.

Los  y  las  estudiantes  de  todas  las  sedes  de  la  UTN  se  muestran  no  solo  preocupados, sino  que  molestos  por  el  hecho  de  saber  que  sus  ingresos  ya  aprobados  por  estudios previamente  realizados  por  el  departamento  de  Trabajo  Social  hoy  se  ven  amenazados  por  todas las  condiciones  socioeconómicas  que  atraviesa  el  país  y  que  sirvieron  como  justificación perfecta  para  concretar  la  “brillante”  idea  de  no  seguir  asignando  la  totalidad  de  los  montos  por becas.  Es  irónico,  no  obstante,  que  las  autoridades  universitarias  comuniquen  a  la  población estudiantil  que  es  la  crisis  que  vivimos  lo  que los  motivó  a  tomar  tal  impopular  decisión,  pero estos  olvidan,  por  conveniencia,  que  ese  escenario  también  nos  afecta,  y  de  la  manera  más cruda.

Sí,  la  misma  Universidad  justifica  que  el  desempleo  alarmante  es  un  monstruo  que  los presionó  a  recortar,  pero  si  el  desempleo  alcanzó  la  descomunal  cifra  del  24%  de  la  población en  edad  para  trabajar  ¿no  pensarán  que  miles  de  padres  y  madres  de  familia  que  velan económicamente  por  estudiantes  de  la  UTN  se  encuentran  dentro  de  ese  porcentaje?  Por  su parte,  la  virtualidad  si  bien  ha  significado  no  haber  incurrido  en  gastos  por  hospedaje  o transporte,  lo  cierto  es  que  NO  ha  significado  ningún  desahogo  económico  para  los  hogares  de los  y  las  estudiantes.  El  mantenerse  más  tiempo  en  casa  genera  que  los  gastos  de  los  servicios públicos  hayan  aumentado  considerablemente,  a  su  vez,  se  ha  tenido  que  invertir  dinero  en  la compra  de  equipo  tecnológico  y  el  gasto  de  la  conectividad,  montos  que  claramente  deben  ser cubiertos  por  una  beca.  Ese  mismo  monstruo  de  desempleo  nos  muestra  una  realidad  que  ya  de por  si  existía,  de  los  551.373  desempleados  en  el  país,  154.513  corresponden  a  jóvenes  de  entre 15  y  24  años,  esto  quiere  decir  que  ser  joven  con  alguna  desventaja  socioeconómica  te  asigna no  tener  derecho  a  educación pública y  mucho  menos  a  un  trabajo  digno.  Miopía  adrede  es  lo que  podemos  observar  en  el  accionar  de  las  autoridades  universitarias.

Utilizando  la  situación  económica  del  país,  volcaron  una  serie  de  modificaciones  al reglamento  de  becas  que  lo  único  que  provocan  es la  lesión  de  nuestros  derechos  y  que  ponen en  peligro  la  permanencia  en  la  universidad  de  muchos  y  muchas,  algo  que  no  será  nunca tolerado  por  la  población  estudiantil.  Es  inconcebible  para  nosotros  y  nosotras  que  se  tomen decisiones  dirigidas  directamente  sobre  los  requisitos  que  se  deben  cumplir  para mantener una beca y los rubros que  esta  contempla;  sin  embargo,  no  hayan  sido  discutidos  previamente  con quienes  seremos los y las  afectadas.

Nuestra  molestia  colapsa  por  todos  los  bordes,  porque  las  representaciones  estudiantiles que  participaron  en  la  discusión  del  recorte  estuvieron  a  favor  de  tal  decisión,  así  consta  en  el acta  de  la  sesión,  donde  se  señala  que  por  UNANIMIDAD  se  acuerda  en  firme.  Exigimos cuentas,  ya  que,  si  por  un  lado  facilitan  un  documento  afirmando  haber  estado  en  contra,  por el  otro  están  a  favor  de  tal  salvajada.  A  este  punto  no  nos  representan  y  exigimos  su  renuncia por  haber  fallado  en  la  defensa  de  los  intereses  estudiantiles.  Y  es  precisamente  una  de  las razones  que  motivan  este  comunicado,  el  recelo  que  existe  con  su  accionar  y  la  falta  de confianza  sobre  sus  intenciones.

La  crisis  la  vamos  a  pagar  una  vez  más  las  clases  desprotegidas  del  país. Ejecutivo  al  mando  del  presidente Carlos  Alvarado  insta  a  toda  la  población a  dar  un  esfuerzo más  grande  para  subsanar  los  efectos  de  la  pandemia,  pero  los  grandes  capitales  se  mantienen intactos,  a  estos  no  se  les  pide  más,  por  el  contrario, se les “chinea”  con  amnistías  y  puertas abiertas en casa presidencial para que dirijan la agenda de reactivación  económica.  A sus representantes, que figuran  como evasores  fiscales  en  los  Papeles  de  Panamá, no se les  persigue como  sí  sucede  con  los  aportes socioeconómicos más nobles del Estado. Si Galeano estuviera vivo,  tendría material suficiente para una segunda parte de su obra.

Exigimos que Marcelo Prieto, actual ministro de  la  Presidencia y ex  Rector  de la UTN de cuentas sobre el déficit presupuestario heredado de su  administración  y  el  cual  parece  ser  el punto  de  quiebre  para  que  se tomara  la  decisión  del  recorte.  Requerimos explicaciones claras sobre  el  manejo  presupuestario  de  la  Universidad, porque  cuando  hay  que  subsanar  partidas,  lo más  sencillo  es  utilizar  los  montos  de  becas.

Instamos a la Asamblea Legislativa a manejar la asignación de fondos  presupuestarios educativos  con  la  mayor  responsabilidad  y  seriedad  posible,  pues  son  estos,  que  elaboran informes  con  gigantescas  falencias,  quienes  toman  decisiones  sobre  el  dinero  que  por  ley  le corresponde  a  la  educación  superior  de  este  país  y  que  nunca  respetan,  aprovechándose actualmente  de  la  poca  capacidad  de  movilización  social  que  la  pandemia  ha  provocado.

En  este  marco,  es  necesario  emplazar  al  poder  ejecutivo  y  al  poder  legislativo  que vienen  legislando  a  favor  de  las  cámaras empresariales,  de  que  es  hora  de  que  empiecen  a legislar  a  favor  de  los  y  las  trabajadoras  de  este  país,  del  pueblo  de  Costa  Rica.

Por otro lado, el déficit presupuestario es  un  tema  de  varios  años,  la  pandemia  no  hizo más  que  acelerar  ese  proceso,  donde  los  que  más  tienen  son  los  que  menos  aportan  al  Estado. Esta  agenda  común  de  condonar  deuda  a  las  grandes  riquezas  de este  país, de permitir  despidos de  nuestros  familiares  y  hoy  en  día  quitarnos  la  posibilidad  de  seguir estudiando, demuestra que  el  gobierno  solo  es  solidario  con  los  empresarios,  y  que  el  ataque  a  los  trabajadores, estudiantes  y  campesinos  en  este  país va  a continuar.

Este  es  un  llamado  estudiantil  al diálogo  de  todos  los  actores  que  se  han  visto involucrados  con  este  tema,  para  que  se  derogue  el  acuerdo  tomado  sobre  recortar  las  becas  y que  la  discusión  se  vuelva  a  dar,  esta  vez  de  manera  pública  utilizando  las  herramientas tecnológicas  que  así  lo  permitan,  procurando  la  transparencia  que  un  proceso  de  estos  requiere. Para  esto,  solicitamos  al  rector  o  al  Consejo  Universitario convoquen  a  Asamblea  Universitaria, garantizando  la  participación  democrática  en  un  tema  tan  sensible.

Extendemos  un  llamado  a  organizarnos desde todos los  sectores  estudiantiles  de  las distintas  universidades  de  Costa  Rica,  a  no  dejar  que  la  educación  superior  pública  siga  siendo atacada  por  el  gobierno  y  el  beneplácito  de  los  sectores  empresariales.

De  parte  de  la  población  estudiantil estamos dispuestos  a  colaborar  en  todo  lo  que  se requiera, pero  no  negociamos  el  recorte  de  nuestras  becas. A  través de este comunicado exponemos que agotamos la  última  vía  de  diálogo  que vemos necesaria y de no recibir una solución se  tomarán  medidas de  presión más drásticas.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre