• Estamos ante un nuevo intento por desmantelar las universidades publicas con el fin de pasar contrarreformas, empezando por restringir su autonomía financiera.

Por Sthefanny Zúñiga

Los ataques a la educación superior en el país no cesan. La primera alerta se dio cuando, en la primera reunión para negociar el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), Hacienda posicionó un recorte de 20 mil millones al nuevo presupuesto; paralelamente las universidades tuvieron que tomar 13 mil millones de su presupuesto para “ayudar con la crisis”, aplicando un duro ajuste sobre estas mientras a los grandes empresarios no se les toca ni un solo pelo.

Posteriormente, el pasado miércoles 27 de mayo, la comisión especial para “investigar” el FEES rindió un informe de mayoría, en el cual uno de los aspectos más recurrentes en la discusión fue el tema de la sostenibilidad del FEES. Según Yorleny León (PLN) en un futuro se estarían cerrando universidades o carreras (ya que quieren dejar sólo carreras técnicas).

Wagner Jiménez (PLN) dijo en la comisión que presentaría un proyecto de ley para “reformar” el financiamiento y las políticas salariales, con el cual buscaría atacar los salarios y limitar el crecimiento del FEES con la regla fiscal.

Además de lo anterior, resuena con mucha fuerza el tema del autofinanciamiento de las universidades. Por ejemplo aumentando las cuotas de matrícula para sectores más adinerados, lo cual atentaría contra el carácter público y universal de la universidad e invisibiliza el problema de fondo: cada vez se le da menos presupuesto a las universidades. Por otra parte, fomentaría que las universidades públicas prioricen el ingreso de estudiantes de más altos recursos para obtener más ingresos por el cobro de matrícula.

Este nuevo intento por desmantelar las universidades se da en una coyuntura de envalentonamiento de las élites burguesas, las cuales se dedican al ataque de la educación superior pública con el fin de pasar sus contrarreformas, empezando por restringir su autonomía financiera, pero también atentando contra el carácter crítico que se desarrolla en estos centros educativos.

En éste sentido, Pablo Heriberto (PUSC) dejó condenó que las universidades usaron recursos públicos para atacar a los diputados por cuestionarlas… aún cuando lo que hizo la comisión fue basarse en prejuicios e información falsa, como por ejemplo en el tema de los salarios, que aún cuando en la universidad hay alrededor de un 65% de interinazgo siguen diciendo que todo el sector gana mucho.

La Asamblea Legislativa se apega a las políticas regionales para desmantelar y privatizar las universidades por la vía de los recortes: bajaron el monto del FEES pasando de tener más de un 1.4% del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2015, a un aproximado del 1.33% para este año, lo cual afecta enormemente a las universidades, pues cada vez hay menos presupuesto y más estudiantes.

Ningún proyecto que salga de esa Asamblea Legislativa será para el beneficio de la población universitaria. Por ello desde ¡Ya Basta! consideramos que es necesario que el movimiento estudiantil se organice y salga a las calles (con todas las medidas de seguridad) para pararle la mano a quienes atentan contra la educación pública y quieren desmantelar las universidades, así como el nuevo recorte de 20 mil millones que pretende hacer el gobierno.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre