Por Redacción

Diversas organizaciones de estudiantes de la UCR y el TEC realizaron volanteos informativos para advertir sobre la crisis climática en el marco de la huelga internacional por el clima. La actividad se mostró muy llamativa involucrando a muchas personas interesadas que se sumaron a la jornada.

 

 

Por todo el mundo se levanta una ola de indignación y preocupación por la crisis climática y ambiental en la que nos encontramos, lo que ha resultado en una masiva convocatoria de lucha global por el clima que ya registra 700 ciudades en todo el mundo (1). La crisis ecológica y climática es producto de un sistema económico enfocado en la explotación insostenible de la naturaleza, que prioriza la generación riqueza para las empresas y que socava el equilibrio del medio natural y humano. Un sistema en función del mercado y las empresas y contrario al bienestar del ambiente y de la sociedad.

Informes de la ONU han dado 12 años de tiempo para revertir la crisis climática, de lo contrario será imposible (2). Las convenciones internacionales por el clima y el ambiente son un fracaso total, que después de varios acuerdos y tratados internacionales por el clima (Acuerdo de París, Protocolo de Kioto o el Acuerdo de Río), nada realmente importante han logrado revertir en términos de generación de gases de efecto invernadero, contaminación, destrucción ambiental, etc.

Por el contrario, son irrespetados por los intereses económicos que priman en la toma de decisiones de los estados funcionales a las grandes empresas, tal y como hizo Donald Trump en 2017 al anunciar el abandono de los Estados Unidos del Acuerdo de París que supuestamente pretende evitar que el incremento de la temperatura global sobrepase los 2°C (3). Este país es uno de los más contaminantes del mundo, por lo que su salida del acuerdo simplemente demuestra el fracaso de estos.

La responsabilidad de la crisis ecológica que vivimos es principalmente de las transnacionales, las grandes empresas y los gobiernos complacientes a estos sectores. Según un informe publicado por Carbon Disclosure Project (CDP) el 71% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) son producidas por tan solo 100 empresas. Además, el 10% de las personas más adineradas del planeta son responsables del 49% de estas emisiones (4).

Son los intereses más económicos más poderosos a nivel mundial los que más contribuyen a la destrucción del equilibrio climático y por lo tanto es ahí donde hay que tomar acciones profundas para revertir el cambio climático. Son esos mismos intereses los que impiden que se avance hacia formas de producción ecológicamente sustentables, que tomen en cuenta los ciclos de reproducción naturales y no los intereses privados de unos cuantos millonarios.

 

 

El gobierno de Carlos Alvarado es parte de la misma problemática, pues busca presentar al país ante la comunidad internacional como “verde”, en función de un mercado de turismo extractivista y desigual. La realidad es otra: Costa Rica no es un país verde, se regala el agua a empresas para sus negocios, no se toman acciones contra las piñeras que talan ilegalmente áreas protegidas para sus cultivos, el tratamiento de aguas y residuos es un completo desastre en todo el país, somos el país que más consume agrotóxicos a nivel mundial, las áreas protegidas están en abandono y la complicidad con las empresas destructoras es lo normal.

Nos sumamos a la huelga internacional por el clima, porque nos preocupa el futuro del planeta, de la humanidad y de todas las formas de vida, climas y ecosistemas. Nos preocupamos por resolver la crisis climática y ecológica desde los intereses de los sectores sociales explotados, oprimidos, excluidos, como lo son la clase trabajadora, la juventud, los sectores indígenas y campesinos, las mujeres, el movimiento ecologista, etc.

Desde Costa Rica le externamos al mundo que hay que intensificar las acciones desde nuestros movimientos de la clase trabajadora, ecologistas, indigenistas, feministas, campesinos, populares para detener el desastre ecológico en el que nos tiene este sistema destructor y contrario a la vida. Les hacemos saber que al igual que en todo el mundo, el discurso verde del gobierno costarricense no es más que eso, un discurso.


Notas:

  1. Martínez, I; Benéitez, C; Fernández, D. (2019, 12 set). Mapa: un planeta entero contra la crisis climática. Recuperado de: https://www.elsaltodiario.com/cambio-climatico/mapa-planeta-entero-contra-crisis-climatica-huelga? fbclid=IwAR1CZVqBxLBjR1_RziIXrvDvQD_xawVyq2-XjTAji2p8P8clOJL6sXhWAPM
  2. Becerra, B. (2019, 17 mar). Quedan solo 12 años para revertir el cambio climático. Recuperado de: https://www.elsoldelcentro.com.mx/doble-via/ecologia/quedan-solo-12-anos-para-revertir-el-cambio-climatico-3197577.html
  3. Soto, M. (2017, 1 jun). Estados Unidos abandona acuerdo sobre clima. Recuperado de: https://www.nacion.com/ciencia/medio-ambiente/estados-unidos-abandona-acuerdo-sobre-clima/2BDM4NPKIZBDTLIPSJ36IMQ7VM/story/
  4. (s.f.). Cien empresas son responsables del 71 % de las emisiones de GEI. Recuperado de https://www.sostenibilidad.com/cambio-climatico/cien-empresas-responsables-71-emisiones-gei/

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre