• Alertamos que ante la próxima negociación del presupuesto estatal para la educación, los de arriba pretenden atacar a las universidades públicas más fuerte que nunca.

Por ¡Ya Basta! UCR

En medio de la emergencia por el Covid-19 distintos gobiernos en todo el mundo optan por profundizar los ataques a los salarios, los derechos democráticos, las conquistas sociales, etc. Las políticas del “sálvese quien pueda” que aplican vulnerabilizan, aún más, a los sectores explotados y oprimidos en beneficio de los grandes empresarios.

Con la excusa de la emergencia, el gobierno y el empresariado integrante de la UCCAEP impulsan medidas de recortes, despidos, congelamiento salarial, entre otras, que atacan las condiciones de vida de la clase trabajadora y sectores populares, y dejan intactas las grandes riquezas y privilegios de los de arriba. Por esto, alertamos desde ya que ante la próxima negociación del presupuesto estatal para la educación, los de arriba pretenden atacar a las universidades públicas más fuerte que nunca. Por lo tanto, debemos discutir y organizarnos ante los ataques que pretenderán aplicar con la misma justificación de la emergencia. Sabemos que es necesario invertir recursos en la atención de esta, pero que se recaude con el cobro a los millonarios, corruptos, banqueros y grandes transnacionales.

A lo interno, la rectoría de la Universidad de Costa Rica optó por virtualizar el primer ciclo de manera precipitada, apenas le dio una semana al personal docente para capacitarse e intentar adaptar los planes de estudio. No tomaron en cuenta los cursos que deben ser presenciales ni las condiciones materiales de acceso desiguales a internet y/o dispositivos electrónicos en las regiones fuera del GAM, hacia donde se dirigió gran parte de estudiantes debido a la pandemia. Además la virtualización es una farsa, en varios cursos reportan que el sistema se cae, la plataforma no aguanta la demanda de tantas personas conectadas, la universidad no está realmente preparada para virtualizar los cursos.

Desde ¡Ya Basta! planteamos la recalendarización de los semestres, aunque entendemos la sensibilidad de las personas que firman para suspender el ciclo lectivo tanto si se hace por solidaridad como por quienes tienen una afectación directa en su proceso de estudio, nos parece un error suspender el semestre por un problema táctico: nos imposibilita organizarnos y dar respuesta a la discusión del FEES que se viene entre mayo y julio, si no, volveríamos a la universidad hasta agosto. Suspender el semestre ya, nos desorganiza, cuando es necesario empezar a dar la discusión y preparar la lucha por la defensa de la educación pública ante los ataques que pretende el gobierno y las rectorías con la excusa de la emergencia, mientras las enormes ganancias capitalistas siguen intactas y protegidas.

Entendemos y compartimos la preocupación que levanta el sector laboral interino con la consigna de “suspender el semestre”, porque las autoridades universitarias han amenazado sus salarios, así como lo han hecho con despidos al sector tercerizado de conserjes y con las becas. A esto sumamos que, la recalendarización de los semestres permitiría que volvamos a nuestras estructuras organizativas y estudiantiles, para enfrentarnos al ajuste que buscarán aplicar desde arriba hacia las universidades, como lo han hecho con el presupuesto, la acción social, las sedes regionales, las horas asistente, etc.

Por lo anterior desde ¡Ya Basta! planteamos:

1- Hay que defender el presupuesto FEES para una educación pública, gratuita y al servicio de la clase trabajadora y los sectores populares. Creación de nuevos impuestos a actividades lucrativas como la producción de piña, zonas francas, call centers, empresas financieras, grandes supermercados, cadenas de comidas rápidas, sector transporte entre otras actividades multimillonarias.

2- No al pago de la deuda externa, especulativa y expoliadora. Dentro de esto incluimos el no pago del préstamo con el Banco Mundial. Estos recursos deben ser redireccionados para la atención de la emergencia, la garantía de las becas, salarios y acción social, donde la universidad puede contribuir a la atención de la emergencia.

3- Llamamos a reajustar el calendario estudiantil posterior a la emergencia, de manera que podamos volver a las clases y estructuras organizativas a preparar la lucha por la defensa del FEES y todas las luchas que debemos dar por nuestros derechos.

3- Nos oponemos a la reducción en las becas y al no pago de horas asistente, estudiante o graduado y las amenazas de despidos a lo interno de la universidad.

4- Proponemos que la universidad habilite un formulario web para declarar cambios en la situación socioeconómica debido a la emergencia, que permita a estudiantes que así lo requieran reducir o eliminar el pago de la matrícula.

5- Hacemos un llamado al conjunto del movimiento estudiantil, asociaciones de estudiantes, sedes y recintos regionales, organizaciones de izquierda, colectivos y grupos organizados para preparar espacios de lucha durante y posterior a la emergencia, que nos permitan defender el FEES y el modelo de educación pública. Proponemos realizar un Encuentro Universitario de Lucha en Defensa del FEES, tomando las prevenciones sanitarias y organizativas necesarias.

6- Exigimos el cierre institucional para garantizar la cuarentena, así como teletrabajo en todos los puestos posibles.

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre