• El gobierno pretende recortar 65 mil millones del presupuesto de las universidades.

Por Sthefanny Zúñiga

El gobierno se encuentra haciendo un ajuste brutal sobre la clase trabajadora el cuál se combina con la entrada en vigencia del IVA en la canasta básica, un impuesto sumamente regresivo, máxime en la situación actual donde existen muchas familias sin un empleo o con el salario reducido. Mientras tanto, por otro lado, se le regalan millones al sector privado tal como sucedió con las Obras del Espíritu Santo, a quien se le regalaron 162 millones de colones.

Con este panorama el día de ayer, miércoles 2 de julio, se dio a conocer que el gobierno pretende recortarle unos 65 mil millones de colones a las Universidades Públicas, so excusa de la crisis que afronta el país.

Dicho recorte se haría en el presupuesto extraordinario de este año, en el cuál ya el Ejecutivo anunció que vendrían fuertes recortes a todo el presupuesto, lo cuál afectaría a una gran parte de las instituciones públicas. Es de remarcar que en este momento también están en marcha las negociaciones del FEES, para las cuales también se anunciaron recortes.

Este nuevo ataque implicaría, por ejemplo, para la UCR un recorte de 35 mil millones del presupuesto, una cifra mayor al presupuesto usado en investigación  (que ronda los 31 mil millones) o bien poco menos de la mitad del presupuesto destinado a docencia (aproximadamente 93 mil millones).

Lo anterior sería acompañado por los nuevos ataques contra los salarios del personal universitario como lo es no hacer el ajuste salarial pactado en la convención colectiva para que el mismo no quedase por debajo de la inflación[1].

De conjunto todos estos ataques contra la educación superior pública tendrán serias consecuencias para la comunidad universitaria, por ejemplo, según se estima aproximadamente unos 17 mil millones del este recorte[2] (en el caso de la UCR) serían de gastos operativos, colocando en riesgo la apertura de cupos y la asignación de grupos para el personal docente, principalmente del personal interino. Además de áreas como la acción social la cuál viene sufriendo serios recortes y cabe la posibilidad de sufrir afectación en el sistema de becas.

Junto a este nuevo recorte, el gobierno aseguró que devolvería el dinero cuando pudiera, sin embargo, se debe señalar que esto es un “plato de babas” pues este nunca ha cumplido con los acuerdos. Vivo reflejo de eso es que las universidades aún se encuentran esperando que les reintegren los 10 mil millones que recortaron en el 2018.

El gobierno se encuentra recetándoles martillazos a las universidades aún cuando son estas mismas las que se encuentran como parte de la primera línea de atención de la pandemia, ya sea con las muchas personas graduadas de ciencias de la salud en estos centros o con la investigación, tanto para tratamientos como para construir respiradores.

Mientras, a los grandes empresarios, a los evasores, a las piñeras que devastan el medio ambiente y esclavizan a las personas y a la UCCAEP que solo velan por sus ganancias se les receta el baile.

Por otro lado, se debe recordar que estos no son los únicos ataques que sufren las universidades, pues desde la Asamblea Legislativa se está orquestado la supresión de la autonomía universitaria vía reformas a la Constitución Política para facilitar reducir el presupuesto[3].

Ante todo esto desde ¡Ya Basta! Le hacemos un llamado a la comunidad universitaria para mantener la organización e iniciar la lucha en defensa del FEES y la Autonomía Universitaria. Ya que si pasan estás contrarreformas al sistema de educación superior terminaremos perdiendo el modelo de Universidad Pública.


[1] Sindeu. https://www.facebook.com/512342925443994/posts/3350494291628829/?app=fbl

[2] Gustavo Gutiérrez Espeleta. https://www.facebook.com/185588592379021/posts/401943810743497/?app=fbl

[3] Véase http://izquierdaweb.cr/universidades/la-asamblea-legislativa-pretende-desfinanciar-la-educacion-superior-publica-2/

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre