Por Redacción

 

El lunes 27 de mayo se realizó una asamblea de estudiantes de la Facultad de Artes Plásticas (a la cual se sumaron también docentes) para discutir sobre los problemas de inundaciones en el edificio y las acciones de lucha para buscar soluciones.

De acuerdo a Stephanie Zúñiga, estudiante de Artes y militante de la corriente estudiantil Ya Basta, la “asamblea demostró la disposición de organizarse y luchar por parte de decenas de estudiantes de Artes, cansados de las precarias condiciones de estudio a las que nos someten las autoridades universitarias, pues en la lógica del capitalismo neoliberal las artes somos carreras de segundo categoría”.

Desde el estudiantado se propusieron varias acciones de lucha que se llevaran a cabo en los próximos días, con el objetivo de visibilizar la problemática del estudiantado de la Faculta de Artes Plásticas y presionar a las autoridades universitarias por soluciones. Al final de la asamblea se acordó realizar una movilización hacia la Rectoría, con un recorrido previo por varias facultades del campus.

Al respecto de las acciones, Zúñiga indicó que “desde Ya Basta acompañaremos las acciones de lucha asumidas por la asamblea, a la vez que proseguiremos, junto con el respaldo de estudiantes independientes que se están sumando a la lucha y de la Asociación de Estudiantes, con la campaña de firmas para entregar al rector de la universidad e informar de la problemática a la comunidad estudiantil, con la exigencia de la intervención inmediata del edificio de Artes para que solucionen los problemas de inundaciones, así como que la rectoría garantice la habilitación del antiguo edificio de ingeniería para el uso de Artes Plásticas”.

Esta asamblea y movilización, se suma a otros procesos de organización que se dieron en la Universidad de Costa Rica en los últimos días. Por ejemplo, fue muy notoria la protesta convocada por estudiantes de la Facultad de Derecho contra el docente Mainor Salas, acusado de acoso sexual y trato denigrante a las estudiantes. Asimismo, desde estudiantes de Trabajo Social se llamó a impulsar un movimiento contra la aprobación de la ley anti-sindical que se discute en la Asamblea Legislativa (proyecto de ley 21.049). Estos casos son sintomáticos de un posible recomienzo de la luchas en el movimiento estudiantil, algo muy progresivo ante la inactividad del sector en los últimos años bajo la conducción de los directorios federativos PROGRE y Alternativa que le capitulan al gobierno, y una Rectoría que busca apaciguar las aguas cuando las distintas problemáticas le están desbordando desde muchos ángulos. Ante esto es importante continuar con estos procesos de organización estudiantil que tanto miedo le ocasionan a las burocracias universitarias.”

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre